“La guerra comercial entre Estados Unidos y China debe acabar”

Richard F. Bensel, profesor de política estadounidense en la Universidad de Cornell, analiza para LA RAZÓN el gabinete de Biden y cuáles deben ser sus desafíos en política exterior

Rebajar la tensión con china es uno de los principales retos de la nueva Administración de Joe Biden
Rebajar la tensión con china es uno de los principales retos de la nueva Administración de Joe BidenJASON LEEREUTERS

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, parece dispuesto a apostar por el multilateralismo y la participación activa de EEUU en el escenario mundial que fue dejada de lado por la agenda nacionalista de Donald Trump estos últimos cuatro años. Y es que el demócrata asumirá el cargo en un mundo significativamente distinto al que dejó Barack Obama en 2017.

Biden debe afrontar un panorama internacional lleno de desafíos y mala voluntad hacia Estados Unidos en países hostiles tras el polémico mandato de Trump. Rebajar la tensión con china, reincorporar al país al Acuerdo Climático o recuperar los lazos con los aliados europeos son algunos de los objetivos de la nueva Administración.

Richard F. Bensel, profesor de política estadounidense en la Universidad de Cornell, analiza para LA RAZÓN el gabinete de Biden y cuáles deben ser sus retos y prioridades en política exterior.

-Biden contará con rostros conocidos de la Administración de Obama en su gabinete. ¿Qué le parecen los nuevos fichajes y cuáles deberían ser las prioridades?

-Las selecciones de Biden han sido extremadamente convencionales. La primera prioridad de la nueva Administración debe ser recuperar los lazos con los aliados tradicionales de Estados Unidos y reabrir el diálogo con aquellas naciones que se consideran rivales. Algunos de esos pasos se adoptarán muy pronto. Por ejemplo, creo que el nuevo gabinete se reincorporará al Acuerdo Climático y abrirá vínculos con Irán casi de inmediato. Pero después de esto la Administración se tomará un tiempo para evaluar las relaciones estadounidenses con el resto del mundo antes de afrontar nuevos retos. El problema más urgente para Estados Unidos ahora es lograr restablecer la confianza y la coherencia en las relaciones internacionales del país y eso necesitará un tiempo.

-China se perfila como el mayor desafío en política exterior para Biden. ¿Qué estrategia debe adoptar EE UU comercial y políticamente?

-Estados Unidos debería dar tres pasos durante los próximos 12 meses. En primer lugar, la guerra comercial debe acabar reduciendo los aranceles y eliminando las cuotas de mercado. El segundo punto estaría en que el país debería cooperar con China siempre que sea posible. La política de cooperación sobre Corea del Norte podría ser un buen punto de partida. El tema del calentamiento global ya sería algo más complejo, pero quién sabe. En algunos casos, EE UU debería indicar claramente cuáles son sus intereses en el Extremo Oriente y cómo los conseguirá. Creo que un acuerdo comercial internacional con naciones del Pacífico (además de China) podría ser una buena forma de normalizar las relaciones con el gigante asiático. Por último, en tercer lugar, Estados Unidos debería cooperar con otros países para condenar las violaciones de los derechos humanos en China occidental. Estas duras condenas deberían estar encaminadas a mejorar las relaciones estadounidenses con los países islámicos, pero no deberían incluir represalias políticas que repriman otras áreas en las que Estados Unidos puede cooperar con China. Estados Unidos debe reconocer que, aunque lamente las violaciones de los derechos humanos por parte de China, no puede obligarles a poner fin a dichas acciones. Lo que sí puede hacer EE UU sin embargo es hacerlos tan notorios como abusivos en términos de la opinión pública internacional.