“La presencia de EE UU en Irak es clave para detener el crecimiento del Estado Islámico y la expansión de Irán”

Benjamin Weinthal, investigador de la Fundación para la Defensa de las Democracias (FDD), considera que “si lBiden trabaja para lograr un acuerdo entre Arabia Saudí e Israel, éste ayudará a acelerar la paz entre el Estado judío y los palestinos”

Irán aconseja a EE. UU. que retire sus tropas de Oriente Medio
Varios viandantes cruzan un paso elevado en el que se muestra un cartel gigante del líder supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, mientras abraza al comandante de la Fuerza Quds, Qasem Soleimaní,ABEDIN TAHERKENAREHEFE

¿El proceso de normalización de las relaciones de Israel con los países árabes continuará o se congelará? ¿Veremos normalización con Arabia Saudí (o son grandes palabras)?

El establecimiento de relaciones diplomáticas entre Israel y otros países árabes continuará si la Administración Biden elige priorizarlo y aprovechar los éxitos de la Administración Trump en el proceso de paz de Oriente Medio. Los acuerdos diplomáticos y de paz entre Israel, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Sudán son un verdadero cambio de juego en Oriente Medio y África del Norte. Si la Administración Biden trabaja para lograr un acuerdo de paz entre Arabia Saudí (y Omán, Qatar, Kuwait) con Israel, ayudará a acelerar un proceso de paz entre el Estado judío y los palestinos.

Sospecho que no habrá normalización bajo el rey saudí Salman, porque sigue casado con un concepto obsoleto de que Arabia Saudí solo puede aceptar reconocer a Israel cuando se cree un Estado palestino. Sin embargo, sospecho firmemente que una vez que el príncipe heredero, Mohammed Bin Salman, se convierta en rey, existe una sólida posibilidad de un rápido acuerdo de paz entre Israel y Arabia Saudí. El príncipe heredero tiene una visión más modernizada de Oriente Medio y comprende que Israel es un aliado de los países suníes del Golfo contra el régimen de Irán, el principal patrocinador estatal internacional del terrorismo, según las Administraciones de Obama y Trump.

Se habla mucho de que Biden retomará el pacto nuclear con Irán como muestra de voluntad de volver a involucrarse en los grandes acuerdos, pero es posible que el muro de desconfianza entre Irán y Estados Unidos se vuelva a romper. Teherán ha abandonado de facto el acuerdo y va a pedir una indemnización para volver. ¿Está Biden en condiciones de dar eso?

Biden no entregará compensación al régimen de Irán por las sanciones impuestas por Estados Unidos al régimen. Después de todo, Irán está violando actualmente el acuerdo con respecto al enriquecimiento ilegal de uranio para construir un dispositivo de armas nucleares. El líder supremo de Irán, Ali Jamenei, continuó la falta de transparencia de Irán sobre sus instalaciones nucleares antes de la retirada de Estados Unidos del acuerdo atómico en 2018. Se espera que Biden busque ayudar al movimiento democrático en en Irán y promover los derechos humanos.

El asesinato en septiembre del régimen del inocente campeón de lucha Navid Afkari por protestar contra la corrupción del régimen mostró al mundo nuevamente las ejecuciones extrajudiciales que el régimen lleva a cabo con frecuencia para aterrorizar a sus ciudadanos. Estados Unidos sancionó al régimen por la ejecución de Afkari, mientras que el principal diplomático de la UE, Josep Borell, no impuso sanciones de derechos humanos al régimen por el asesinato de Afkari.

¿Cree que la presión yihadista de Siria sobre Europa continuará como ha sucedido en Francia? ¿La salida de Estados Unidos de Irak y Afganistán podría favorecer una reconstrucción del Estado Islámico?

Los brotes de terrorismo yihadista seguirán afectando a Europa. La falta de un riguroso escrutinio de refugiados y migrantes, junto con los abrumados servicios de seguridad, no augura nada bueno para la lucha contra el terrorismo en Europa. Tanto los terroristas chiíes de Hizbulá como los terroristas suníes del Estado Islámico de Siria y otros países de Oriente Medio han entrado en Europa desde 2015. Europa todavía se niega a prohibir todo el movimiento terrorista de Hizbulá. España podría seguir unilateralmente el ejemplo de Reino Unido en 2019 y Alemania en 2020 y prohibir la milicia chií

También está el problema del terrorismo yihadista de cosecha propia que Austria experimentó el mes pasado, en el que un musulmán austríaco, que era partidario del Estado Islámico, asesinó a cuatro personas e hirió a 23. En pocas palabras, Europa tiene un problema masivo de terrorismo yihadista.

La retirada de Estados Unidos de Irak, sin duda, le daría un tiro en el brazo al Estado Islámico. Obama fracasó estrepitosamente cuando redujo las tropas e inició el proceso de retirada de Irak. Como resultado, el Estado Islámico llenó el vacío. Trump está cometiendo un error similar. La presencia de Estados Unidos en Irak es la clave para detener el crecimiento del Estado Islámico y la expansión de la República Islámica de Irán en la región. Y la presencia de Estados Unidos también puede ayudar a disuadir a una nueva ola de refugiados y migrantes en Europa al brindar estabilidad al Medio Oriente. Lo mismo ocurre con Afganistán. Si Estados Unidos abandona Afganistán, los ganadores serán los movimientos terroristas yihadistas, desde los talibanes hasta el Estado Islámico y Al Qaeda. Las tropas europeas y estadounidenses deberían quedarse a largo plazo en Afganistán. Una vez que las tropas occidentales y de la OTAN desaparezcan de Afganistán, el país se convertirá en un nuevo caldo de cultivo para los movimientos terroristas islámicos que utilizarán el territorio afgano para lanzar ataques contra Estados Unidos y Europa. Mucha gente no ha interiorizado que Afganistán fue el centro neurálgico que permitió los atentados del 11-S.