Dos años de López Obrador

Tras cumplir 24 meses en el poder, las cifras sobre el Gobierno mexicano son realmente negativas y aterradoras

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, conocido como AMLO
El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, conocido como AMLODPA vía Europa PressDPA vía Europa Press

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ha cumplido dos años como jefe de Estado. Después de 24 meses, las cifras sobre su Gobierno son negativas. Podría decirse que el primer mandatario mexicano va fracasando en su intento por construir su llamada «Cuarta Transformación».

En primer lugar, y allí todas las encuestas y datos oficiales lo confirman, la seguridad es el gran «dolor de cabeza». Las cifras son sencillamente aterradoras. Según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública y en palabras del periodista Espinosa Granados: «Los dos primeros años del presidente representan el período más violento en la historia contemporánea de México. La cifra de homicidios en los primeros 23 meses de López Obrador (58,034) es mucho más alta que la registrada en el mismo período de los ex presidentes Enrique Peña (32,851) y Felipe Calderón (21,920)».

En lo que respecta a salud, la pandemia ha provocado que la misma Organización Mundial de la Salud (OMS) calificara de preocupante la situación en el país. Hoy, las cifras oficiales apuntan a 100.000 muertos por causa del coronavirus. Sin embargo, voces del sector privado aseguran que las cifras podrían representar el doble.

El tercer elemento es la economía. Según el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), la reanimación de la economía mexicana luego de los estragos producto de la pandemia, resultan «titubeantes». Por otro lado, la Inversión Extranjera Directa (IED) que ingresó al país entre enero y septiembre de este año fue de 23.482 millones de dólares; esto, lejos de ser una buena noticia, representó una caída de 9.9%, si lo comparamos con el mismo lapso de 2019, según reportó la Secretaría de Economía.

A pesar del registro negativo, López Obrador sigue registrando más de dos tercios de apoyo en la opinión pública. ¿Cómo es esto posible? Tres motivos principales: en primer lugar, por una extraordinaria habilidad del populista mexicano para marcar la agenda de la opinión pública; es decir, AMLO marca la agenda de la conversación y, por tanto, lleva ventaja en la arena política cuando se trata de conquistar la verdad. En segundo lugar, una preocupante ausencia de oposición política, de verdadero liderazgo opositor que sirva de contrapeso a las pretensiones del presidente mexicano. En tercer lugar, y quizás con menos peso, la tendencia acomodaticia de varios medios de comunicación que, por años, se acostumbraron a convivir con el poder y no a juzgar severamente y no convertirse en contrapeso de él.

Si este sigue siendo el panorama para el 2021, es probable que el partido del primer mandatario azteca sea el gran victorioso de las elecciones intermedias que se celebrarán en pocos meses, concretamente a mediados del próximo año. La oposición tiene el gran reto de reagruparse y comenzar a marcar la agenda de la conversación. De lo contrario, AMLO y su movimiento seguirán, por mucho tiempo más, reinando en un maltratado «México lindo y querido».