Países Bajos expulsa a dos diplomáticos rusos por espionaje

Los oficiales de inteligencia, que trabajaban como diplomáticos en la embajada de Moscú en La Haya, espiaban a empresas e instituciones de alta tecnología

El ex espía y presidente ruso, Vladimir Putin
El ex espía y presidente ruso, Vladimir PutinAlexei NikolskyAP

Países Bajos declaró “persona non grata” y ordenó la expulsión de dos diplomáticos rusos, después de descubrir que supuestamente hacían labores de espionaje en busca de información confidencial de empresas e instituciones neerlandesas de alta tecnología, confirmó este jueves el servicio de inteligencia (AIVD).

En un comunicado, el AIVD aseguró que ha “desmantelado una red de espías” en Países Bajos que lideraban dos oficiales de inteligencia rusos que trabajaban oficialmente como diplomáticos acreditados en la embajada de Moscú en La Haya y que resultó que se dedicaban al “espionaje en el campo de la tecnología y la ciencia”.

Habían “construido una red de fuentes que están o han estado activas en el sector neerlandés de alta tecnología” y que tiene acceso a “información confidencial dentro del sector” que compartían con los espías a cambio de “un pago”, agregó.

Los dos agentes de inteligencia rusa han sido declarados “persona non grata” por el Ministerio neerlandés de Exteriores, lo que supone que ya no pueden ejercer como diplomáticos en Países Bajos y deben irse de inmediato.

“Como AIVD, estamos comprometidos a limitar y, cuando sea posible, prevenir daños a la economía y la seguridad nacional por el espionaje”, destacó el director general del servicio de inteligencia, Erik Akerboom.

Los espías expulsados estaban interesados en información sobre “inteligencia artificial, semiconductores y nanotecnología”, gran parte de la cual es “útil tanto en aplicaciones civiles como militares”, según el AIVD, que lamentó que este caso de espionaje “ha causado daños a las organizaciones donde la fuentes estaban o estuvieron activas” y, por lo tanto, “también a la economía neerlandesa y la seguridad nacional”.

El AIVD ha rechazado revelar la identidad tanto de las fuentes involucradas como de las empresas e instituciones universitarias afectadas.

No es la primera vez que las autoridades neerlandesas descubren a oficiales rusos espiando en Países Bajos. Uno de los principales incidentes tuvo lugar en 2018, cuando cuatro agentes rusos fueron arrestados por intentar piratear la red informática de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) en La Haya.

En ese momento, la OPAQ investigaba el envenenamiento del ex espía ruso Serguei Skripal y su hija Yulia en la ciudad británica de Salisbury con el agente nervioso Novichok, de fabricación soviética, así como el uso de armas químicas en Siria, de lo que se acusaba al régimen de Bachar al Asad, respaldado por el Kremlin desde comienzos de la guerra civil en el país árabe en 2011.

Por su parte, Moscú denunció el pasado agosto que se había encontrado un equipo de rastreo en el coche de un agregado militar ruso destinado en Países Bajos, lo que añadió tensión a las ya difíciles relaciones entre ambos países tras el derribo del avión malasio MH17 en 2014 en el este de Ucrania, tragedia de la que La Haya acusa a Moscú.