Los planes de China para una intervención militar en Taiwán y la actual guerra en “la zona gris”

Tras sofocar la revuelta en Hong Kong, Pekín trata de someter por agotamiento a esta isla, con incursiones aéreas y sin pegar un solo tiro

Cazas taiwaneses durante un ejercicio para preparar una invasión, el pasado mes de julio
Cazas taiwaneses durante un ejercicio para preparar una invasión, el pasado mes de julio FOTO: Ann Wang REUTERS

Meses después de aplastar un desafío popular en Hong Kong contra su Pekín, China se está volcando hacia un objetivo aún más importante: el gobierno autónomo de Taiwán. La isla se ha estado preparando para un conflicto con China durante décadas y, en algunos aspectos, esa batalla ya ha comenzado. No es el enfrentamiento final y titánico que Taiwán ha temido durante mucho tiempo, con las tropas chinas asaltando las playas. En cambio, el Ejército Popular de Liberación, el ejército chino de dos millones de efectivos, ha lanzado una nueva forma de guerra de “zona gris”.

En este tipo de conflicto irregular, que se frena antes de una verdadera guerra con disparos, el objetivo es someter al enemigo por agotamiento. Pekín está llevando a cabo incursiones provocativas desde el aire mientras aumenta las tácticas de presión para erosionar la voluntad de Taiwán, según denuncian oficiales militares taiwaneses y estadounidenses. Los vuelos, dicen, complementan los ejercicios de desembarco anfibio, patrullas navales, ciberataques y aislamiento diplomático.

El riesgo de conflicto se encuentra ahora en su nivel más alto en décadas. Los aviones del Ejército Popular Chino vuelan amenazadoramente hacia el espacio aéreo de Taiwán casi a diario, a veces lanzando múltiples salidas en un mismo día. Desde mediados de septiembre, los aviones de combate chinos han volado en más de 100 de estas misiones, según un recuento de Reuters con datos de vuelo extraídos del Ministerio de Defensa Nacional de Taiwán.

Estos datos muestran que en los períodos en que la tensión política en el estrecho de Taiwán alcanza su punto máximo, China envía más aviones, incluidos algunos de sus cazas y bombarderos más potentes. Estas tácticas de invasión son “súper efectivas”, dijo a Reuters en una entrevista el almirante Lee Hsi-ming, quien hasta el año pasado fue el comandante del ejército taiwanés. “Dices que es tu jardín, pero resulta que es tu vecino el que está pasando el rato en el jardín todo el tiempo. Con esa acción, están haciendo una declaración de que es su jardín, y ese jardín está a un paso de tu casa”.

Bajo el presidente Xi Jinping, China ha acelerado el desarrollo de las fuerzas que el Ejército Popular necesitaría para conquistar la isla de 23 millones de habitantes, una misión que es la principal prioridad militar del país, según analistas chinos y occidentales. Con Hong Kong y las inquietas regiones del Tíbet y Xinjiang bajo un control cada vez más estricto, Taiwán es el último obstáculo que queda para el monopolio del poder del Partido Comunista. En un importante discurso a principios del año pasado, Xi dijo que Taiwán, considerada por Pekín una provincia china, “debe estar” unificada con China. No estableció una fecha límite, pero no descartó el uso de la fuerza.

Este año ha habido un “cambio claro” en la postura de Pekín, sostiene un alto funcionario de seguridad taiwanés responsable de la inteligencia sobre China. Las agencias militares y gubernamentales chinas han pasado de décadas de “charlas teóricas” sobre cómo tomar Taiwán por la fuerza a debatir y trabajar en planes para una posible acción militar, según este funcionario.

En un discurso el martes, la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen aludió al cambio. La democracia taiwanesa está bajo una implacable presión de “fuerzas autoritarias”, advirtió, sin entrar en detalles. .

El almirante Lee, el jefe militar retirado de Taiwán, cree que lo único que detiene al Ejército Popular del país comunista de un asalto total es que aún no ha logrado la abrumadora potencia de fuego necesaria para invadir la isla. Aun así, el fortalecimiento militar de China durante los últimos 20 años significa que ahora está “muy por delante” de Taiwán, dijo. “El tiempo definitivamente no está del lado de Taiwán”, añadió. “Es sólo cuestión de tiempo para que reúnan las fuerzas suficientes”.

La visión pacífica, según China

En una declaración escrita a la agencia Reuters, la Oficina de Asuntos de Taiwán de China dijo que Pekín está comprometida con la “reunificación pacífica” con Taiwán, una declaración que ha utilizado durante décadas. Añadió que “los comentarios de los llamados expertos citados en este artículo hablan “de oídas, llenos de prejuicios y muestran una mentalidad de Guerra Fría”.

El Ministerio de Defensa de Taiwán informó en un comunicado que está intensificando las patrullas navales y aéreas y mejorando la preparación para el combate para contrarrestar las tácticas de la zona gris de China. Los militares “se adhieren a la postura firme de ‘no provocar y no tener miedo del enemigo’ y el principio de ‘cuanto más se acercan a la isla principal, más activa es nuestra respuesta’”.

A medida que aumenta la amenaza, el ejército taiwanés está en peores condiciones para enfrentarla. Los funcionarios del gobierno de Taiwán actuales y anteriores, militares en servicio y ex oficiales, reclutas, reservistas y expertos militares estadounidenses y extranjeros señalan debilidades graves. Con la excepción de algunos elementos del ejército de Taiwán, incluida la fuerza aérea, las fuerzas especiales y partes de la marina, décadas de aislamiento y falta de fondos por parte de los sucesivos gobiernos han dejado a los militares vacíos.

En cualquier escenario de invasión china es poco probable que gran parte del costoso arsenal de la isla sobreviva a un aluvión de misiles de precisión del Ejército chino y sus ataques aéreos, dicen oficiales taiwaneses. Las fuerzas terrestres serían cruciales para repeler los desembarcos en las playas de las tropas chinas y contrarrestar los asaltos aéreos, dicen. Además, los miembros del servicio taiwanés y los observadores occidentales creen que Taiwán está sufriendo un deterioro grave y cada vez mayor en la preparación y el entrenamiento de sus tropas, particularmente sus unidades del ejército.

Un Ejército inexperto

Un soldado del ejército dijo a Reuters que solo había disparado entre 30 y 40 rondas con su rifle durante el entrenamiento y nunca le enseñaron cómo despejar un arma atascada. “No creo que sea capaz de luchar en una guerra”, dijo Chen, el soldado, que habló con la condición de que no se revelara su nombre completo. “No creo que sea un soldado calificado”.

La presidente Tsai está bajo presión en casa y en Washington para apuntalar las defensas de la isla. Su gobierno planea aumentar el gasto en defensa en más del 10% el próximo año. “El ejército ha sido reducido”, afirma Grant Newsham, un coronel retirado del Cuerpo de Marines de Estados Unidos que pasó la mayor parte del año pasado en la isla evaluando su capacidad de defensa en un proyecto de investigación financiado por el gobierno de Taiwán. “Es casi como si luchar por defender el país fuera responsabilidad de otra persona”, dijo Newsham, ahora investigador del Foro Japonés de Estudios Estratégicos.

El Ministerio de Defensa de Taiwán rechazó la tesis de que no podría defenderse o que su arsenal no resistiría un ataque chino. Las defensas aéreas de la isla se han reforzado y su “capacidad de combate asimétrica y móvil” se ha reforzado, dijo el ministerio en una respuesta escrita a las preguntas de Reuters. Tomar Taiwán sería una hazaña aún mayor para Xi que sofocar el movimiento democrático en Hong Kong, pero también un desafío mucho mayor.

Las tropas del EPL (el Ejército chino) han estado guarnecidas en Hong Kong desde que la ciudad volvió al dominio chino en 1997. Sin embargo, el movimiento de protesta de la ciudad fue sofocado esta primavera no por la fuerza militar, sino por una combinación de vigilancia policial agresiva, la imposición de una ley de seguridad nacional draconiana y la erupción de la pandemia COVID-19, que permitió al gobierno prohibir todas las reuniones masivas.

Para Xi, el Taiwán democrático es ahora el último bastión de resistencia a su sueño de una China unificada y rejuvenecida que pueda desplazar a Estados Unidos como la principal potencia en la región de Asia y el Pacífico. Taiwán se ha mantenido independiente desde 1949, cuando el gobierno derrotado de la República de China de Chiang Kai-shek se retiró a la isla después de la Guerra Civil China. Poner a Taiwán bajo el ala de Pekín le daría al Ejército comunista una posición de mando en Asia. La Armada del EPL podría dominar las rutas marítimas hacia el norte de Asia, dando a Pekín una poderosa palanca sobre Japón y Corea del Sur. Esta Armada china tendría libre acceso al Pacífico Occidental.

Dominio de Estados Unidos

En el camino de ese sueño se halla Estados Unidos. Sería catastrófico para el dominio norteamericano en la región si las fuerzas chinas tomaran el control de Taiwán, según sostienen la mayoría de los analistas militares, ya sea mediante tácticas de zona gris o una invasión a gran escala. El prestigio global y el papel de Estados Unidos como garante de la seguridad en Asia quedarían destrozados.

La reciente agresividad de Pekín, lo que incluye la fortificación de los islotes en disputa en el Mar de China Meridional, ya ha generado una respuesta liderada por Estados Unidos. La administración del presidente Donald Trump ha estado poniendo en servicio nuevas armas y realineando las fuerzas estadounidenses en Asia para contrarrestar a China. Las potencias regionales Japón, India y Australia están estrechando la cooperación con los estadounidenses.

No está claro cómo responderá el presidente electo Joe Biden al aumento de la presión de Xi sobre Taiwán. Un portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos dijo que China se ha “involucrado en una campaña cada vez más amenazante para intimidar a Taiwán”. El respaldo de la defensa estadounidense a Taipei, dijo el portavoz, va más allá de la venta de armas. “Apoyamos a Taiwán con entrenamiento y alentamos enfoques asimétricos a la guerra”.

Desde que Estados Unidos cambió su reconocimiento diplomático de Taipei a Pekín en 1979, la ley ha exigido a las administraciones estadounidenses que proporcionen a Taiwán los medios para defenderse. Pero Washington también ha mantenido una política de “ambigüedad estratégica”, negándose a dar garantías explícitas de seguridad a la isla.

En las últimas tres décadas, el Ejército chino ha reunido diferentes tipos de misiles y una enorme armada diseñada para mantener a raya a las fuerzas estadounidenses. Hay peligro para Taipei al descuidar sus propias defensas, dijeron a Reuters cinco ex comandantes estadounidenses de alto rango: Taiwán está poniendo su destino en manos de Washington, pero existe la posibilidad de que Estados Unidos y sus aliados sean derrotados por China.

El Ministerio de Defensa de Taiwán señaló a Reuters que está aumentando la autosuficiencia de la isla mediante el desarrollo de su industria de defensa nacional y está progresando en la producción de armas locales, incluidos aviones de entrenamiento y submarinos.

Los líderes del Partido Comunista siempre han insistido en que China preferiría tomar Taiwán sin guerra. La Oficina de Asuntos de Taiwán de Pekin culpó a Taipei de la tensión actual. El partido gobernante de Tsai y los partidarios del separatismo, dijo la oficina, “se han coludido con fuerzas externas y se han comprometido con la independencia de Taiwán”. Pero no hay señales de que los taiwaneses estén dispuestos a abrazar la unificación. La creciente represión en Hong Kong contra las fuerzas a favor de la democracia les ha ofrecido una idea de cómo podría ser la vida bajo el gobierno del Partido Comunista.

Cualquier campaña militar sería un grave riesgo para Xi y el Partido Comunista. Pekín podría convertirse en un paria internacional. Y, a pesar de las debilidades de Taiwán, un aterrizaje anfibio a través del Estrecho de Taiwán, de 130 kilómetros de ancho en su punto más estrecho, podría ser extremadamente difícil y sangriento. El ejército taiwanés ha tenido 70 años para fortificar los pocos lugares de aterrizaje adecuados para asaltos por las playas. Por estas razones, algunos creen que la guerra total sigue siendo muy poco probable.

Dos fuentes diplomáticas con sede en Taipei, citando informes de funcionarios de seguridad occidentales, dijeron que no han cambiado su evaluación de la probabilidad de un conflicto convencional. “No hay señales de preparativos de guerra en China”, dijo una de las fuentes. Los riesgos para China pueden explicar en parte por qué Xi, por ahora, ha optado por la guerra en la zona gris.

Sin disparar un solo tiro, el ejército de China está imponiendo fuertes restricciones a la fuerza aérea de Taiwán. El teatro de acción es la Zona de Identificación de Defensa Aérea de Taiwán (ADIZ). Un ADIZ es un área que se extiende más allá del espacio aéreo de un territorio donde los controladores de tráfico aéreo solicitan que los vuelos entrantes se identifiquen. Cuando los aviones del Ejército Popular Chino ingresan al ADIZ de Taiwán, los cazas preparan su respuesta. En ocasiones, las unidades de misiles de defensa aérea se ponen en alerta. Hasta ahora, la mayoría de los aviones chinos interceptados y vigilados están entrando en la esquina suroeste de la zona de Taiwán. El ritmo es implacable.

El ministro de Defensa de Taiwán, Yen De-fa, señaló en octubre que la fuerza aérea había actuando 2.972 veces contra aviones chinos este año. El Ministerio de Defensa indicó que durante el año hasta principios de octubre, sus aviones habían volado 4.132 misiones. Eso supone un aumento del 129% en todo el año pasado, según cálculos de Reuters. También hay presión en el mar. El mes pasado, el ministerio dijo al parlamento que desde enero a noviembre, los barcos taiwaneses habían realizado 1.223 misiones para interceptar barcos del EPL, un aumento de unas 400 misiones de este tipo con respecto al año anterior.