Alerta máxima en el Pentágono por el temor a un ataque iraní

Estados Unidos envía dos bombarderos B-52 y un escuadrón de combate a Oriente Medio para disuadir una acción militar iraní

Un B-52 de EE UU en la base militar de Barksdale en Lousiana
Un B-52 de EE UU en la base militar de Barksdale en LousianaSenior Airman Christopher QuailAP

¿Tambores de guerra en Oriente Medio? El ejército estadounidense está en máxima alerta y apuntalando sus fuerzas en la región para responder a un posible ataque iraní, según informa Politico citando fuentes del Departamento de Defensa de EEUU. Este sería el motivo por el que el Pentágono anunció el jueves el envió de un par de bombarderos B-52 desde su base en Barksdale, Luisiana, a Oriente Medio. ¿El objetivo? Disuadir una posible agresión en la región. El ejército también ha tomado otras medidas en las últimas semanas, incluido el envío del portaaviones USS Nimitz de regreso al Medio Oriente y el envío de un escuadrón de aviones de combate adicional desde Europa.

Las medidas están diseñadas para disuadir a Irán de tomar cualquier acción agresiva contra las fuerzas estadounidenses y de la coalición en la región, dijo un oficial militar que habló bajo anonimato con el medio norteamericano Politico. Al Pentágono le preocupa que Teherán pueda aprovechar la transición presidencial y la retirada de las tropas estadounidenses de Irak y Afganistán, así como el próximo aniversario del asesinato del líder iraní Qassem Suleimani por parte de Estados Unidos.

“Todos esos son factores que hacen que sea prudente tener una postura defensiva fuerte en este momento en la región”, dijo el funcionario, quien enfatizó que los movimientos “no son de naturaleza ofensiva”. “No hay un plan aquí para actuar, hay un plan para representar una postura defensiva fuerte que daría una pausa a un adversario potencial”.

El Pentágono está observando de cerca “indicadores preocupantes de posibles preparativos de ataque” de las milicias iraníes en Irak, dijo el funcionario a Politico. Los grupos pro iraníes han reanudado recientemente los ataques con cohetes allí, casi un año después de que Irán lanzara misiles balísticos en la base aérea de Ayn al Asad en el oeste de Irak. Más de 100 miembros del servicio estadounidense sufrieron lesiones cerebrales en ese ataque.

El medio Axios informó hace quince días que las Fuerzas de Defensa de Israel están preparadas para un posible ataque de EEUU contra Irán antes de que el presidente Trump deje el cargo. Las aguas bajan revueltas en Oriente Medio. Uno de los hechos que ha contribuido a esta situación de tensión es el asesinato del científico nuclear iraní Mohsen Fakhrizadeh, fallecido hace dos semanas tras recibir varios balazos cerca de Teherán. El régimen de los ayatolas culpa a EE UU e Israel de estar detrás de este asesinato.