Confinamiento total en Países Bajos durante cinco semanas

Con los contagios disparados, el primer ministro Rutte anuncia las drásticas medidas entre las que se incluye el cierre colegios y de toda la actividad no esencial. Pide a los neerlandeses que no viajen hasta el 15 de marzo

El primer ministro Mark Rutte durante su discurso a la nación anunciando las drásticas medidas
El primer ministro Mark Rutte durante su discurso a la nación anunciando las drásticas medidasBART MAATEFE

El Gobierno neerlandés acaba de anunciar un endurecimiento del actual “confinamiento parcial” debido a que los contagios de coronavirus se han disparado a 10.000 por día. Así, el primer ministro neerlandés, Mark Rutte, en un discurso inusual (un jefe del gobierno en Países Bajos no suele dar un discurso a la nación, este es el segundo desde el pasado marzo con el estallido de la pandemia de coronavirus), ha informado de las nuevas y duras medidas para frenar los contagios.

Rutte anunció el cierre de guarderías, colegios e institutos, y de toda la actividad no esencial, lo que incluye comercios, gimnasios, prostíbulos y museos, hasta el 19 de enero, en el confinamientos más rígido aplicado en Países Bajos desde marzo.

El “premier” fue interrumpido con pitidos y gritos de fondo precisamente por una protesta convocada delante de su oficina contra las restricciones. Con todo, Rutte confirmó que Países Bajos “estará confinada” de forma inmediata y durante cinco semanas, tras dispararse los contagios a unos 10.000 casos por día.

“Cuantos menos contactos tengamos, mejor. Tenemos que hacer todo lo posible para llegar a un lugar mejor. Y sí, mejorará”. Rutte hizo un llamamiento a la gente para que posponga los viajes internacionales no esenciales hasta el 15 de marzo, dos meses después de una recomendación anterior.

“La realidad es que no se trata de una gripe inocente, como creen algunos de los que protestan afuera, sino de un virus que puede afectar a cualquiera”, dijo Rutte.

Dos meses después de cerrar bares y restaurantes para controlar sin éxito los contagios, Rutte, que calificó las medidas de “severas y drásticas, pero vitales”, ha pedido a los ciudadanos reducir sus salidas, confinarse, no viajar al extranjero y limitar el número de invitados a casa a un máximo de dos personas, y a tres en Navidad.

El cierre inmediato de las tiendas de productos no esenciales se considera uno de los principales agravantes de la situación actual, debido a los descuentos de Black Friday y las compras navideñas, que han dejado estas semanas imágenes de calles comerciales abarrotadas de gente sin mascarillas ni distanciamiento social.

Las guarderías, los colegios de Educación Primaria y los institutos de Educación Secundaria pasarán a la educación en línea al menos hasta el 19 de enero, como el resto de las medidas que se van a aplicar y que incluirán el cierre de museos, cines, teatros, gimnasios, y profesiones que, como las peluquerías y los masajistas, requieren contacto físico.

La atención educativa presencial a los niños permanecerá disponible para los hijos de profesionales vitales, como los sanitarios y policías.

El miedo a que los alemanes crucen la frontera a hacer sus compras navideñas en Países Bajos está siendo una presión añadida para el Gobierno neerlandés, que ha convocado ayer y hoy reuniones de urgencia para decidir sobre las medidas, y adelantado el anuncio a este lunes en un discurso a la nación, en lugar de las ruedas de prensa de los martes.