Ocho agentes secretos rusos participaron en la operación para envenenar a Navalni

Todos los agentes implicados han sido ya identificados. Al parecer siguieron al opositor ruso de forma permanente durante meses hasta el día del atentado

El líder opositor ruso, Alexéi Navalni (c), en una imagen de archivo
El líder opositor ruso, Alexéi Navalni (c), en una imagen de archivo

Un total de ocho agentes de los servicios secretos rusos FSB participaron en la operación para envenenar con el agente tóxico Novichok al disidente Alexéi Navalni el pasado 20 de agosto, según una investigación conjunta entre la red internacional de periodismo de investigación ‘Bellingcat’ y ‘The Insider’, en cooperación con ‘Der Spiegel’ y ‘CNN’.

Todos las personas implicadas han sido ya identificadas por sus nombres: Alexey Alexandrov, Ivan Osipov, Vladimir Panyaev, Stanislav Makshakov, Oleg Tayakin, Konstantin Kudryavtsev, Alexey Krivoschekov y Mikhail Shvets. Los ocho son varones y tienen distintas formaciones: hay tres médicos, dos químicos militares, un experto en guerra biológica y, por supuesto, dos espías del FSB. Con excepción del supervisor de la operación, todos tienen alrededor de 40 años. Al parecer, siguieron al líder opositor ruso de 44 años de forma permanente durante meses hasta el día del atentado.

Tanto el medio alemán como ‘Bellingcat’ afirman que en el ataque con la intención de “eliminar” al crítico del presidente Vladimir Putin participaron también especialistas rusos en armas químicas que se encargaron de manipular el veneno. En las horas previas y posteriores al ataque estuvieron todos ellos en contacto constante con un centro secreto en Moscú dedicado al desarrollo y producción de armas químicas.

En base a los datos de los vuelos investigados, los agentes del FSB siguieron y vigilaron estrechamente a Navalni en al menos 37 viajes durante varios meses e incluso años antes al atentado. Por todo ello, el equipo de periodistas de esta investigación internacional llegó a la conclusión de que la responsabilidad del atentado contra el abogado y disidente es absolutamente del Estado ruso.

Asimismo, todos los medios internacionales que colaboraron en la investigación coincidieron de que Rusia ha continuado desarrollando un programa de armas químicas, pese a que en 2010 anunció oficialmente que abandonaba ese campo militar y que tenía intención de destruir sus arsenales.

Navalni cayó enfermo en un vuelo que lo trasladaba de Tomsk a Moscú el pasado 20 de agosto, tras participar en una campaña electoral regional, y fue trasladado dos días después a Berlín para recibir tratamiento en un hospital tras las presiones de Angela Merkel. Dos semanas después salió del coma.