Liberados los 18 pescadores italianos

Después de más de 100 días, los tripulantes detenidos en Bengasi por los milicianos del mariscal Hafter vuelven a casa

Los pescadores italianos posan en Libia después de ser liberados
Los pescadores italianos posan en Libia después de ser liberadosSTREFE

Los 18 tripulantes de un barco italianos que fueron detenidos y encarcelados hace más de tres meses cuando faenaban frente a las costas que controla el gobierno del Este de Libia fueron liberados hoy, anunció el ministro italiano de Asuntos Exteriores, Luigi di Maio.

El canciller, que viajó este mismo jueves la ciudad de Bengasi, segunda ciudad en importancia de Libia y capital del Este, para garantizar la liberación, informó de la misma a través de una publicación en la red social Facebook, a la que su equipo subió una foto con los pescadores.

Los pescadores italianos que fueron detenidos en un autobús después de ser liberados esta mañana en Bengasi, Libia
Los pescadores italianos que fueron detenidos en un autobús después de ser liberados esta mañana en Bengasi, LibiaSTREFE

“Nuestros pescadores están libres. En muy poco tiempo estarán en sus casas y podrán abrazar a sus familias”, afirmó di Maio.

El barco, en el que navegaban ocho pescadores italianos, seis tunecinos, dos indonesios y dos senegaleses, fue interceptado el pasado 1 de septiembre por patrulleras bajo el mando del mariscal Jalifa Hafter, tutor del Gobierno libio no reconocido en el Este y hombre fuerte del país.

Su liberación ha supuesto un pulso para el Gobierno italiano, uno de los principales apoyos del Gobierno de Acuerdo Nacional sostenido por la ONU en Trípoli (GNA), rival de Hafter.

Según Di Magio, tanto él mismo como el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, se reunieron hoy con Hafter en Bengasi tras la liberación.

Los familiares de los pescadores italianos celebran su liberación en Sicilia
Los familiares de los pescadores italianos celebran su liberación en SiciliaMASSIMO PERCOSSIEFE

“El Gobierno continúa apoyando firmemente el proceso de estabilización en Libia. Esto es lo que el primer ministro Giuseppe Conte y yo reiteramos a Hafter durante nuestras conversaciones hoy en Bengasi”, señaló.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la OTAN contribuyera militarmente a la victoria de los heterogéneos grupos rebeldes sobre la dictadura de Muamar al Gadafi.

En la actualidad es también uno de los escenarios de la guerra por el control del Mediterráneo oriental que libran entre otros Turquía e Italia, apoyos del GNA, y Rusia y Egipto, pilares de Hafter, además de Israel, Francia, Grecia, Siria, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos.