Un divorcio en el que todos pierden

Paul Schmidt, secretario general de la Asociación Austriaca de Asuntos Europeos, analiza el acuerdo comercial del Reino Unido con la UE

Carteles anti-Brexit en las puertas de Downing Street en Londres, Gran Bretaña, el 24 de diciembre de 2020
Carteles anti-Brexit en las puertas de Downing Street en Londres, Gran Bretaña, el 24 de diciembre de 2020HANNAH MCKAYREUTERS

¿Quién pierde mas tras este acuerdo? ¿Reino Unido o la Unión Europea?

Creo que la posición negociadora de la UE era más fuerte. Solo hay perdedores porque nadie en la UE quería el Brexit. No hay distorsión alguna del mercado interior.

¿La UE necesitaba mostrar que no sale gratis salir del bloque comunitario?

Cuando sales de la UE, eres un país tercero. Debe haber desventajas. El Brexit no podía ser un ejemplo.

¿El caos en el Canal de la Mancha ha empujado a Londres al pacto?

Ha demostrado la debilidad y la interdependencia que hay. Aunque Reino Unido sea una isla, no se pude decir que se cierre fronteras y que todo va a volver a ser como en el pasado glorioso. El bloqueo ha dado un empujón político y mediático.

¿Han primado más en Johnson los intereses económicos o políticos?

El argumento económico no es el más importante, sino que la identidad y la política tienen más peso que los argumentos y los hechos. Aunque el coste económico sea importante, el empujón político lo era más. Se puede ser muy crítico con Johnson pero ha conseguido el acuerdo de salida y el acuerdo comercial. No se puede decir que haya luchado por el interés de su país, pero como populista ha conseguido lo que había prometido. Según su punto de vista, ha logrado todo lo que quería.

¿El Brexit ha bloqueado a la UE los últimos años?

Ha habido otros muchos temas, pero solucionar el Brexit pertenece más al pasado. Es importante pasar página y mirar hacia el futuro.

Paul Shchmidt es secretario general de la Asociación Austriaca de Asuntos Europeos