“El futuro de Escocia será el próximo gran problema al que se enfrentará el gobierno de Londres”

Erik Goldstein, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad de Boston, analiza el futuro del Reino Unido a partir de ahora

La primera ministra escocesa Nicola Sturgeon
La primera ministra escocesa Nicola SturgeonDPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

Europa ya se prepara para la desconexión definitiva de los británicos el 1 de enero. ¿Qué aspectos cambiarán principalmente entre Reino Unido y UE? ¿Cómo será la nueva relación entre ambas partes después de casi cinco años enfrentados?

Ahora que se ha superado el obstáculo de un acuerdo básico, gran parte de la tensión entre el Reino Unido y la UE debería disminuir. Pero aún no está claro lo que depara el futuro sobre cómo funcionará la nueva relación en la práctica, y es probable que surjan puntos de fricción inesperados. Se necesitarán al menos los próximos cinco años para que la realidad tome forma.

- El Gobierno británico ha vendido el acuerdo comercial como el logro de sus objetivos. ¿Cuáles serán las prioridades de Boris Johnson después del Brexit?

- Están las prioridades de Boris Johnson y las de su partido gobernante. El apoyo a Johnson, tanto a nivel nacional como dentro de su propio partido, ha disminuido desde su victoria electoral hace un año. Habrá críticas por no haber llegado a un mejor acuerdo, o incluso por haber llegado a un acuerdo por parte de los intransigentes que querían un “Brexit duro”. Su manejo de la pandemia de Covid se ha considerado deficiente. Johnson espera lograr un éxito rápido con los nuevos tratados comerciales, especialmente con los Estados Unidos. Pero no es probable que se alcance un tratado comercial estadounidense en un futuro próximo. Su partido querrá demostrar que es un partido de gobierno eficaz y puede decidir cambiar de líder mucho antes de las próximas elecciones.

- ¿En qué consiste realmente el proyecto “Global Britain” que Johnson quiere implementar en esta nueva era?

- Johnson es bueno con los eslóganes y el entusiasmo, pero tiene un historial deficiente a la hora de aportar sustancia a sus ideas. Es difícil encontrar una estrategia clara en lo que hasta ahora no es más que un eslogan.

- El acuerdo comercial ha ampliado la brecha entre el Reino Unido y Escocia. ¿Cree que finalmente el SNP aprovechará el pacto para impulsar su propuesta independentista? ¿Westminster realmente ha ignorado a los escoceses?

- El Brexit y el manejo de las negociaciones han acercado a la opinión pública en Escocia a la independencia. Escocia votó claramente a favor de permanecer en la UE y siente que se ve obligada a irse debido a la política inglesa. El SNP tiene todas las razones para aprovechar este momento para intentar otra votación sobre la independencia. El nuevo líder del Partido Laborista (Keir Starmer) ha propuesto recientemente como compromiso la posibilidad como tercera opción de “devolución máxima”, para ser incluida en cualquier referéndum futuro. Esta podría ser la única forma en que se evite una división completa. La cuestión del futuro de Escocia será el próximo gran problema al que se enfrentará el gobierno de Londres. Actualmente, el gobierno de Johnson está manejando mal el tema.

Erik Goldstein es profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad de Boston