El legado de Trump: la vergüenza y la oportunidad

La invasión del Capitolio y la victoria de los demócratas en Georgia cambiarán el rumbo de la presidencia de Biden

El presidente Donald Trump, en el Despacho Oval, en una imagen de abril de 2017
El presidente Donald Trump, en el Despacho Oval, en una imagen de abril de 2017

Hace cuatro años, Donald Trump se colocó frente al edificio del Capitolio para tomar posesión del cargo y prometió poner fin a la “matanza estadounidense”. Su mandato concluye con un presidente en ejercicio instando a una turba a marchar hacia el Congreso, y luego elogiándolo después que hubiera recurrido a la violencia. No tenga ninguna duda de que Trump es el autor de este ataque letal al corazón de la democracia estadounidense. Sus mentiras alimentaron el asalto, su desprecio por la Constitución se concentró en el Congreso y su demagogia encendió la mecha. Las imágenes de la turba que asalta el Capitolio, transmitidas alegremente en Moscú y Beijing tanto con lamentos en Berlín y París, son las imágenes definitorias de la presidencia antiamericana de Trump.

La violencia del Capitolio pretendía ser una demostración de poder. De hecho, enmascaró dos derrotas. Mientras los partidarios de Trump quebraban la seguridad y entraban, el Congreso certificaba los resultados de la incontrovertible derrota del presidente en noviembre. Mientras la turba rompía ventanas, los demócratas celebraban un par de victorias poco probables en Georgia que les darán el control del Senado. Las protestas de la turba repercutirán en el Partido Republicano cuando se encuentre en la oposición. Y eso tendrá consecuencias para la presidencia de Joe Biden, que comienza el 20 de enero.

Dejando atrás las tonterías sobre las elecciones robadas, la escala del fracaso de los republicanos bajo Trump se vuelve clara. Habiendo ganado la Casa Blanca y retenido la mayoría en el Congreso en 2016, la derrota en Georgia significa que el partido lo ha perdido todo solo cuatro años después. La última vez que les sucedió a los republicanos fue en 1892, cuando la noticia de la humillación de Benjamin Harrison viajó por telégrafo.

Normalmente, cuando un partido político sufre un revés de tal magnitud, aprende algunas lecciones y se vuelve más fuerte. Eso es lo que hicieron los republicanos después de la derrota de Barry Goldwater en 1964, y los demócratas después de la derrota de Walter Mondale en 1984.

La reinvención será más difícil esta vez. Incluso en la derrota, el índice de aprobación de Trump entre los republicanos ha rondado el 90%, mucho mejor que el 65% de George W. Bush en el último mes de su presidencia. Trump ha aprovechado esta popularidad para crear el mito de que ganó las elecciones presidenciales. La encuesta de YouGov para The Economist revela que el 64% de los votantes republicanos creen que el Congreso debería bloquear la victoria de Biden.

Quizás el 70% de los republicanos en la Cámara y una cuarta parte en el Senado se confabularon en su conspiración al jurar intentar justamente eso; para su vergüenza, muchos de ellos persistieron incluso después de la toma del Congreso. Como truco antidemocrático, no tenía precedentes en la era moderna (ni ninguna posibilidad de éxito). Y, sin embargo, también es una señal del control maligno de Trump. Después de ver cómo puso fin a las carreras de leales como Jeff Sessions y eligió a otros, como el gobernador de Florida, Ron DeSantis, los que afrontan primarias siguen aterrorizados de provocarlo.

El mito electoral que ha tejido Trump puede haber roto el circuito de retroalimentación necesario para que el partido cambie. Dejar a un líder fracasado y una estrategia rota es una cosa. Abandonar a alguien que usted y la mayoría de sus amigos creen que es el presidente legítimo, y cuyo poder fue arrebatado en un gigantesco fraude por sus enemigos políticos, es algo completamente diferente.

Si algo bueno va a salir de la insurrección de esta semana, será que esta forma de pensar perderá algo de valor. Ver a un partidario de Trump descansando en la silla del presidente debería horrorizar a los votantes republicanos a quienes les gusta pensar que el suyo es el partido del orden y de la Constitución. Escuchar a Trump incitando a los disturbios en el Capitolio puede persuadir a algunas partes del centro de Estados Unidos a darle la espalda para siempre.

Para Biden, mucho depende de si los republicanos escépticos de Trump en el Senado comparten esas conclusiones. Eso se debe a que las victorias de Jon Ossoff y Raphael Warnock, el primer afroamericano en ser elegido demócrata al Senado por el sur, han abierto repentinamente la posibilidad de que el gobierno en Washington, DC, esté menos plagado de obstrucciones republicanas y trucos trumpianos.

Hace una semana, cuando la opinión general era que el Senado permanecería bajo el control republicano, parecía que las ambiciones de la administración de Biden se limitarían a lo que podría lograr mediante órdenes ejecutivas y nombramientos en agencias reguladoras. Una división 50-50 en el Senado, con la vicepresidenta, Kamala Harris, emitiendo el voto de desempate, es la mayoría más estrecha que se puede obtener. No permitirá milagrosamente que Biden lleve a cabo las reformas radicales que a muchos demócratas les gustaría, pero marcará la diferencia.

Por ejemplo, Biden podrá obtener la confirmación de sus elegidos para el poder judicial y para su gabinete. El control de la agenda legislativa en el Senado pasará de los republicanos a los demócratas. Mitch McConnell, el líder saliente de la mayoría del Senado que habló con contundencia esta semana contra el vandalismo institucional de Trump, era un maestro en bloquear los votos que podrían dividir su caucus. Eso generó el estancamiento en Washington del que los votantes suelen culpar al partido del presidente.

Los demócratas también pueden obtener algunas medidas a través del Senado por la vía de la reconciliación, un procedimiento peculiar que permite que los proyectos de ley de presupuestos se aprueben con una mayoría de uno o más, en lugar de los 60 votos necesarios para evitar tácticas obstruccionistas, que dentodas formas se mantendrán por mucho que el ala izquierdista del partido quiera cortarlo.

Donde entran los republicanos es en el ámbito de los votos. Cuanto más sientan que América Central se ha horrorizado por los disturbios, más probable es que algunos de ellos rechacen el nihilismo de bloquear todo por el simple hecho de hacerlo. Cuanto más esté su grupo en guerra consigo mismo, más libres serán para hacer su parte con el fin de restaurar la fe en la república.

Para los republicanos, el precio del maldito acuerdo que su partido hizo con Trump nunca ha sido más claro. Los resultados de noviembre dieron señales de que un partido reformado podría volver a ganar las elecciones nacionales. Los votantes estadounidenses desconfían del gran gobierno y no le han otorgado a un partido más de dos mandatos consecutivos en la Casa Blanca desde 1992. Pero para tener éxito y, lo que es más importante, fortalecer la democracia estadounidense una vez más en lugar de representar una amenaza para ella, necesitan deshacerse de Trump. Porque, además de ser un perdedor de proporciones históricas, ha demostrado estar dispuesto a incitar a la matanza en el Capitolio.

© 2021 The Economist Newspaper Limited. Todos los derechos están reservados. Desde The Economist, traducido por France Philippart de Foy bajo licencia. El artículo original en inglés puede encontrarse en www.economist.com