Detenido el hombre con pieles y cuernos, protagonista del asalto al Capitolio

El polémico chamán, Jake Angeli, ha sido arrestado y ya está en manos de la Justicia de EE UU. También el ladrón del atril de Pelosi ha sido detenido en Florida

El cháman y trumpista, Jake Agneli, de ARizona en el Capitolio
El cháman y trumpista, Jake Agneli, de ARizona en el CapitolioManuel Balce CenetaAP

Sus caras y atuendos se han hecho tristemente populares por protagonizar uno de los episodios más trágicos de la historia de la democracia moderna de Estados Unidos. Hoy, tres de ellos han sido detenidos según ha informado el Departamento de Justicia de EE UU.

Han pasado a disposición judicial y han sido acusados hoy en un tribunal federal del Distrito de Columbia en relación con los disturbios en el Capitolio de Estados Unidos el miércoles 6 de enero de 2021, el día de la vergüenza para muchos estadounidenses.

Jacob Anthony Chansley, también conocido como Jake Angeli, de Arizona, fue acusado de entrar o permanecer a sabiendas en cualquier edificio o terreno restringido sin autoridad legal, y de entrada violenta y conducta desordenada en los terrenos del Capitolio. Chansley fue detenido hoy, informaron desde el Departamento de Justicia.

Se alega que Chansley fue identificado como el hombre visto en la cobertura de los medios de comunicación que ingresó al edificio del Capitolio vestido con cuernos, un tocado de piel de oso, pintura facial roja, blanca y azul, sin camisa y pantalones color canela.

Este individuo llevaba una lanza, de aproximadamente 6 pies de largo, con una bandera estadounidense atada justo debajo de la hoja.

El chamán y trumpista, Jake Angeli, con su apropiado atuendo para el asalto al Capitolio
El chamán y trumpista, Jake Angeli, con su apropiado atuendo para el asalto al CapitolioManuel Balce CenetaAP

También, Adam Johnson, de 36 años, de Florida, fue acusado de un cargo de entrar o permanecer conscientemente en cualquier edificio o terreno restringido sin autoridad legal; un cargo de robo de propiedad del gobierno; y un cargo de entrada violenta y conducta desordenada en los terrenos del Capitolio. Johnson fue arrestado ayer y actualmente se encuentra bajo custodia.

Johnson, partidario del presidente Donald Trump captado cuando cargaba el atril de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE UU, Nancy Pelosi, en una fotografía de la toma del Capitolio el miércoles, fue detenido en Florida.

En la foto policial de su detención aparece sin la brillante sonrisa que lucía cuando fue fotografiado el 6 de enero durante la toma del Capitolio por parte de partidarios de Trump que habían asistido poco antes a un mitin del mandatario, el cual les instó a marchar hasta el edificio que alberga las dos cámaras del Congreso.

Entre otras cosas, Trump dijo a sus seguidores que si no luchaban con fuerza, no iban a tener más “un país” y que había que dejar fuera a los débiles porque había llegado “la hora de la fuerza”.

Johnson, según la ficha policial, tiene 36 años, reside en Tampa, fue detenido el 8 de enero. Se alega que el 6 de enero de 2021, Johnson ingresó ilegalmente al Capitolio de Estados Unidos y retiró el atril del Presidente de la Cámara de Representantes.

La OSINT, Open Source Intelligence, es decir a las investigaciones de personas en internet, llevó a las fuerzas del orden hasta Johnson, a quien supuestamente se le ve en una foto de amplia circulación dentro del Capitolio llevando el atril.

Asimismo, Derrick Evans, de 35 años, de West Virginia, fue acusado de un cargo de entrar o permanecer conscientemente en cualquier edificio o terreno restringido sin autorización legal; y un cargo de entrada violenta y conducta desordenada en el Capitolio. Evans fue detenido el viernes.

Se alega que el 6 de enero de 2021, Evans, un miembro recientemente elegido de la Cámara de Delegados de Virginia Occidental, transmitió en vivo en su página de Facebook un vídeo de él mismo uniéndose y alentando a una multitud que ingresaba ilegalmente al Capitolio de Estados Unidos. En el vídeo, supuestamente se ve a Evans cruzando el umbral de la entrada al Capitolio de los Estados Unidos y gritando: “¡Estamos adentro, estamos adentro!” ¡Derrick Evans está en el Capitolio!”.

Con todo, desde el Departamento de Justicia son cautos y añaden que toda la información contenida en los documentos de acusación son meras acusaciones. A pesar de los centenares de imágenes que en ocasiones ellos mismos han difundido. Los acusados se presumen inocentes hasta que se pruebe su culpabilidad.