La oficina antifraude de la UE investiga a Frontex por devoluciones en caliente

Los retornos ilegales de inmigrantes se habrían producido en la frontera entre Turquía y Grecia

Varios inmigrantes descansan en el muelle de Arguineguín tras ser rescatados por Salvamento Marítimo en Gran Canaria el pasado diciembre
Varios inmigrantes descansan en el muelle de Arguineguín tras ser rescatados por Salvamento Marítimo en Gran Canaria el pasado diciembreElvira Urquijo A.EFE

El cerco se estrecha sobre Frontex. La agencia de fronteras europea se encuentra en el ojo del huracán desde hace meses por presuntas prácticas irregulares en la gestión de los flujos migratorios. Según adelantaron los medios “Político” y “Eurobserver”, la Oficina Europea de la Lucha contra el Fraude (OLAF) se ha sumado a las pesquisas sobre el trabajo de la agencia ante las sospechas de acoso, mala conducta y posibles devoluciones en caliente de migrantes en la frontera marítima entre Grecia y Turquía.

El artículo publicado por “Político” cita hasta cuatro fuentes anónimas que han confirmado la existencia de esta investigación. Según este medio on-line, los trabajadores de OLAF han estado entrevistando a miembros de este organismo radicado en Varsovia desde el comienzo del mes pasado. Estas pesquisas han venido originadas por las denuncias de acoso y mala conducta realizadas por personal de la propia agencia, entre ellos un funcionario de alto nivel. La oficina contra el fraude se ha limitado a constatar la existencia de esta investigación, sin aclarar los detalles. Frontex también ha reconocido que está colaborando con OLAF para aclarar lo ocurrido.

“Como en toda investigación, esperamos una cooperación plena. Confiamos en que con los procesos establecidos por el consejo de administración y la cooperación del director ejecutivo los temas debatidos se puedan abordar de forma constructiva. La Comisión está deseando trabajar con ellos”, aseguró este martes el portavoz de Interior, Adalbert Jahnz.

Fabrice Leggeri, director ejecutivo de Frontex
Fabrice Leggeri, director ejecutivo de Frontex

A pesar del secretismo de los comunicados oficiales, llueve sobre mojado. En el mes de octubre, algunos medios europeos entre los que se encuentra el alemán “Der Spiegel” publicaron reportajes en los que acusaban a la agencia de estar colaborando en devoluciones forzosas de migrantes en la frontera marítima entre Grecia y Turquía, una práctica que iría en contra en los estándares internacionales. Aunque función principal de OLAF es preservar la correcta utilización del dinero comunitario, también estaría investigando estos hechos, según la información de “Político”.

Después de las primeras denuncias de “Der Spiegel”, la comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, convocó una reunión extraordinaria de la junta directiva de la agencia y también la defensora del pueblo europea, Emily O’Reilly, abrió el 13 de noviembre una investigación.

Ante al polvareda levantada, el director de la agencia, Fabrice Leggeri, compareció ante la comisión de Libertades Civiles de la Eurocámara, donde negó que Frontex estuviera vulnerando los derechos de los migrantes. Sus explicaciones no convencieron a los socialistas europeos, quienes pidieron su dimisión.

En el mes de septiembre, el Ejecutivo comunitario propuso una nueva iniciativa para reformar la política de asilo europea en la que el blindaje de las fronteras europeas y un papel más protagonista para Frontex eran dos de los ejes principales. A pesar de que la Presidencia alemana confiaba en encarrilar el debate antes de finales de año, las diferencias entre los socios del club comunitario persisten.

En el mes de noviembre, España Italia, Grecia y Malta hicieron frente común y firmaron una misiva en la que se mostraban en contra de esta última propuesta de la Comisión Europea que entierra las cuotas obligatorias de reparto de refugiados.