Primera protesta en Londres por las consecuencias del Brexit

Decenas de transportistas del sector pesquero se manifiestan contra las trabas aduaneras que dificultan la exportación

Un tráiler con el eslogan "Gobierno incompetente destruye la industria pesquera" atraviesa Trafalgar Square en Londres
Un tráiler con el eslogan "Gobierno incompetente destruye la industria pesquera" atraviesa Trafalgar Square en LondresAlastair GrantAP

Decenas de transportistas del sector pesquero protestaron este lunes frente a Downing Street contra las trabas aduaneras que se han levantado desde que Reino Unido materializó su salida de la UE el 31 de diciembre. Más de 20 camiones ralentizaron el tráfico en la avenida Whitehall, que desemboca frente al Parlamento, y la Policía metropolitana de Londres informó de que se multó a catorce de los participantes en la marcha por haberse saltado las restricciones del confinamiento.

A pesar de que el acuerdo de salida de la UE permite el comercio sin aranceles ni cuotas entre ambos lados del canal de la Mancha, los nuevos controles y requisitos aduaneros están pasando factura al sector pesquero, que ha visto cómo el papeleo incrementa el coste de su mercancía y los retrasos en la frontera dificultan la exportación de productos frescos. Algunas embarcaciones británicas incluso han comenzado a descargar directamente sus capturas en Dinamarca para evitar cuellos de botella en la aduana, según asegura la Federación Escocesa de Pescadores.

El consejero delegado de esa federación, Elspeth Macdonald, ha escrito una carta a Boris Johnson en la que critica que el acuerdo del Brexit es «manifiestamente desequilibrado y contrario a los intereses de la industria pesquera de Reino Unido». Los arreglos sobre los derechos de las flotas europeas en aguas británicas fue precisamente uno de los asuntos más espinosos de las negociaciones con Bruselas y uno de los últimos capítulos que logró cerrarse antes de firmar el pacto.

El «premier» recalcó ayer que se ha establecido un fondo de 23 millones de libras (26 millones de euros) para ayudar a la industria pesquera a adaptarse a los nuevos requisitos aduaneros.

“Para las empresas que, sin haber cometido ningún error por sí mismas, han experimentado retrasos burocráticos y dificultades para enviar sus mercancías, y que cuentan con un comprador genuino y dispuesto a hacer la transacción al otro del canal, existe este fondo de compensación”, declaró.