La investidura de Biden: militarizada, con poco público y Trump y Carter ausentes

Lady Gaga cantará el himno nacional. Se desplegarán 191.500 banderas y 56 pilares de luz y no asistirán ni Trump ni Carter

Dobles de Joe Biden y Kamala Harris ensayan la ceremonia horas antes el Capitolio.Lady Gaga cantará el himno nacional. Se desplegarán 191.500 banderas y 56 pilares de luz y no asistirán ni Trump ni Carter
Dobles de Joe Biden y Kamala Harris ensayan la ceremonia horas antes el Capitolio.Lady Gaga cantará el himno nacional. Se desplegarán 191.500 banderas y 56 pilares de luz y no asistirán ni Trump ni CarterAgenciasLa Razón

Joe Biden, el segundo católico en alcanzar la Casa Blanca y el decimoquinto vicepresidente que logra el ascenso, tomará posesión del cargo mañana en una ceremonia inusual en Washington, con la capital tomada por tropas de la Guardia Nacional como consecuencia del asalto del 6 de enero protagonizado por seguidores de Donald Trump. La pandemia ha obligado, además, a celebrarla sin público y con una lista reducida de asistentes. A la ceremonia de Barack Obama asistieron un millón de personas. Trump dijo que el público era mayor durante su inauguración. Con Biden será muy distinto.

Una ceremonia reducida

Joe Biden asumirá la presidencia en una ceremonia reducida en los terrenos del Capitolio en Washington. La capital y su área metropolitana circundante estarán en alerta máxima debido a las amenazas de ataques contra instituciones federales en todo el país, según ha alertado el FBI. El National Mall, que se extiende desde el Capitolio hacia el Lincoln Memorial y que es donde cientos de miles de estadounidenses se congregan tradicionalmente para saludar a su nuevo presidente, permanecerá cerrado al público así como decenas de calles, monumentos e instalaciones federales.

No habrá tribunas para el público. Donde habitualmente se reunían unas 200.000 personas para recibir al nuevo presidente, solo habrá mil invitados como consecuencia del ataque de la semana pasada, pero también para evitar posibles contagios por coronavirus. En su lugar, serán ubicadas 191.500 banderas y 56 pilares de luz que representarán a aquellos que no podrán asistir. El equipo de Biden ha pedido que nadie se acerque a la zona. De hecho, para el evento solo se ha entregado mil entradas. Airbnb ha dejado de alquilar casas en estas fechas y ha cancelado todas las reservas en el área metropolitana. Hasta 20.000 soldados de la Guardia Nacional han llegado a la capital, donde se han colocado vallas alambre y bloques de cemento para proteger edificios y monumentos como la Casa Blanca y el Capitolio.

Trump y Carter, ausentes

Donald Trump ha anunciado que no asistirá a la ceremonia de inauguración rompiendo una larga tradición. Según la tradición, el presidente saliente y la primera dama dan la bienvenida a la nueva pareja presidencial en la mañana de la inauguración y luego todos juntos van hasta el Capitolio.

Tampoco asistirán el ex presidente Jimmy Carter y su esposa, Rosalynn Carter. Es la primera vez que la pareja, de 96 y 93 años, respectivamente, se ha perdido la ceremonia desde que el propio Carter asumió el cargo de presidente número 39 en 1977. Quienes sí están confirmados son Barack Obama y George W Bush, acompañados de las ex primeras damas Michelle Obama y Laura Bush. También estarán presentes Bill Clinton y Hillary Clinton. El vicepresidente Mike Pence se ha comprometido a asistir con espíritu de unidad, en desafío directo a Trump.

Comienza el espectáculo: la jura y las estrellas del pop

La toma de posesión oficial se inicia con el desfile del presidente desde la Casa Blanca hasta el Capitolio, sede del Senado y la Cámara de Representantes. La vicepresidenta Kamala Harris hará primero su juramento y se convertirá en la primera vicepresidenta mujer afroamericana e indígena estadounidense.

Después, Biden realizará una invocación y el juramento de lealtad en el frente oeste del Capitolio. El nuevo mandatario pronunciará estas palabras: “Juro solemnemente que ejerceré fielmente el cargo de Presidente de Estados Unidos, y hasta el límite de mi capacidad, preservar, proteger y defender la Constitución de los Estados Unidos”.

Lo siguiente será la interpretación del himno nacional a cargo de la estrella del pop estadounidense Lady Gaga. Después habrá un lectura de una poesía de Amanda Gorman y la actuación musical de la cantante Jennifer Lopez. Después, los asistentes se trasladarán a la iglesia para recibir la bendición del reverendo Silvester Beaman de la Iglesia Episcopal Metodista Africana Bethel (Delaware), amigo de la familia Biden durante 30 años.

La primera acción oficial del presidente y la vicepresidenta consiste en la ceremonia de la firma oficial. Luego, los asistentes brindan en el almuerzo inaugural, una tradición que se remonta a 1897. Posteriormente, Biden y Harris luego se dirigirán a los escalones frente al Capitolio para asistir al desfile de regimientos militares ceremoniales, grupos de ciudadanos, bandas de música y carrozas que se abrirán camino por la avenida Pennsylvania hasta la Casa Blanca. Las tropas escoltarán a Biden y Harris desde el Capitolio hasta el cementerio de Arlington, donde colocarán una corona de flores en el homenaje a los soldados caídos por el país.

Un baile virtual

El tradicional baile de inauguración, en el que el nuevo inquilino de la Casa Blanca aparece junto a la primera dama frente a dignatarios y otras figuras políticas, no se realizará. En lugar de los tradicionales bailes y conciertos se emitirá un especial de televisión llamado “Celebrando América” conducido por el actor Tom Hanks y en el que se verá hablar a Joe Biden y Kamala Harris en la pantalla. Se unirán músicos como Jon Bon Jovi y otras estrellas del pop como Demi Lovato y Justin Timberlake. Otras presentaciones son las de Bruce Springsteen y Foo Fighters y la aparición de celebridades como Eva Longoria y Kerry Washington.