Parler vuelve a estar activa con ayuda rusa

No ha recuperado la operatividad completa, pero su director «está seguro» de volverá a estar online de manera completa a finales de enero

Una captura de pantalla del sitio web Parler.com y el mensaje del CEO de Parler, John Matze
Una captura de pantalla del sitio web Parler.com y el mensaje del CEO de Parler, John MatzePARLER.COM WEBSITE via REUTERS

La red social Parler, una aplicación popular entre la extrema derecha estadounidense, vuelve a estar activa parcialmente con la ayuda de una empresa de tecnología de propiedad rusa. Regresó Parler, la web que tumbaron Google, Amazon y Apple y vetaron su aplicación en las principales tiendas digitales. Fue liquidada por los gigantes de Silicon Valley. Los ejecutivos de los gigantes tecnológicos, sometidos a una enorme presión, la habían acusado de no moderar los contenidos considerados violentos o responsables de incitar a la violencia.

Parler desapareció de internet cuando Apple y Amazon decidieron dejar de alojarla en sus respectivas tiendas online por moderación deficiente después de que sus usuarios alentaran la violencia y publicaran vídeos glorificando el ataque del 6 de enero al Capitolio de Estados Unidos.

El incumpliento de estos protocolos habría determinado su suerte. La red tenía millones de usuarios. Al mismo tiempo que cobijaba a seguidores del presidente y periodistas estrella, Parler fue señalada por permitir la proliferación de grupúsculos de ultras y de toda clase de teorías conspirativas.

Bajo el radar de sus chats creció el murmullo previo al asalto del Capitolio. Pero su vuelta es, si cabe, incluso más polémica que su salida. Parler habría regresado, y sólo parcialmente, esto es, sin todavía haber logrado resucitar su aplicación, gracias a una empresa rusa. Según publicó el Business Insider, la nueva dirección es propiedad de DDoS-Guard. Una empresa rusa acusada de haber amparado en el pasado a webs con contenido racista y neonazi.

El principal ejecutivo de Parler, John Matze, llevaba días dedicado a intentar recuperar su red social contra todo pronóstico. La caída de su empresa coincidió con el bloqueo de las cuentas del presidente Trump en Twitter y Facebook.

En un comunicado de la pasada semana Matze afirmó que los gigantes tecnológicos mataron la red por motivos espúreos, disfrazados de idealismo y preocupaciones morales. Ahora, en un nuevo comunicado, Matze afirma ahora que «nuestro regreso es inevitable debido al arduo trabajo y la perseverancia contra viento y marea”. También se felicita por la lealtad y la perseverancia de sus trabajadores. «A pesar de las amenazas y el acoso», escribe, «ningún empleado de Parler ha renunciado. Estamos cada vez más unidos y fortalecidos como equipo».

Tim Cook, CEO de Apple, entrevistado durante el fin de semana por el presentador de Fox, Chris Wallace, sostiene que «no consideramos que la libertad de expresión y la incitación a la violencia tengan una intersección». Frente a las acusaciones de limitar la libertad de expresión Cook insistió en que la aplicación de Parler podría regresar a su tienda en cuanto cumpla con las condiciones que exige de Apple.

«Tenemos una App Store», dijo, «que tiene alrededor de 2 millones de aplicaciones. Tenemos términos de servicio para estas aplicaciones. No controlamos lo que hay en Internet, pero tampoco creemos que nuestra plataforma debería de ser una simple réplica de Internet. Tenemos reglas y regulaciones y pedimos que las personas las cumplan».

El lunes, se pudo acceder nuevamente al sitio web de Parler, aunque solo con un mensaje de su director ejecutivo diciendo que estaba trabajando para restaurar la funcionalidad antes de que acabe el mes.

La dirección del protocolo de Internet que utilizó Parler para el regreso parcial es propiedad de DDos-Guard, una empresa con sede en Rusia que proporciona servicios de hospedaje y otros como protección contra ataques distribuidos de denegación de servicio, dijo a Reuters el experto en infraestructura Ronald Guilmette.

Si el sitio web logra estar completamente restaurado, los usuarios de Parler podrían ver y publicar comentarios.

DDoS-Guard ha hospedado otros sitios racistas, de ultraderecha y conspiranoicos. También ha apoyado webs del gobierno ruso. El sitio web de DDoS-Guard enumera una dirección en Escocia con el nombre de la empresa Cognitive Cloud LP, pero que es propiedad de dos hombres en Rostov-on-Don, Rusia, dijo Guilmette. Uno de ellos le dijo a “The Guardian” recientemente que no estaba al tanto de todo el contenido que facilita la empresa. Los críticos de Parler dijeron que era un riesgo potencial para su seguridad depender de una empresa rusa, así como una opción extraña para un sitio popular entre los autodenominados patriotas.

La propaganda rusa ha avivado las divisiones políticas en los Estados Unidos, apoyando al presidente saliente de los Estados Unidos, Donald Trump, y amplificando las narrativas falsas sobre el fraude electoral, pero también las protestas contra la brutalidad policial. Parler, que reveló que tiene más de 12 millones de usuarios, demandó a Amazon el lunes pasado después de que el gigante del comercio electrónico y el proveedor de servicios en la nube cortaron el servicio, citando una mala moderación de las llamadas a la violencia.