Así es la casa donde vivirá Kamala Harris

La vicepresidenta no se mudará de inmediato a la residencia destinada a su cargo por la necesidad de hacer reformas

Number One Observatory Circle
Number One Observatory CircleNumber One Observatory Circle

La vicepresidenta Kamala Harris y su esposo, Doug Emhoff no se mudarán de inmediato a la residencia destinada a quien ocupa su recién estrenado, el llamado Number One Observatory Circle, en el noroeste de Washington, D.C., según informa la CBS. Según un asistente de Harris, el retraso se debe a la necesidad de hacer algunas reformas en la casa, que serán más fáciles de hacer sin nadie viviendo en ella, especialmente cambiar los revestimientos de las chimeneas y otras tareas de mantenimiento del hogar.

Harris, quien era senadora de California antes de ascender a la vicepresidencia, tiene un piso de 150 metros cuadrados en Washington, D.C., por el que pagó más de 1,4 millones de euros, pero aún no se sabe dónde va a vivir hasta que terminen las obras..

Históricamente, los vicepresidentes vivían en sus propias casas, pero ante la dificultad, y el coste, de asegurar casas privadas, surgió la necesidad de establecer una residencia oficial para el vicepresidente. El Observatorio Naval fue construido en 1893 y en 1974 el Congreso autorizó su remodelación y transformación en casa oficial. El primer vicepresidente en habitarla fue Walter Mondale. Allí también han vivido George H.W. Bush, Dan Quayle, Al Gore, Dick Cheney, el ahora presidente Joe Biden y, hasta ayer, Mike Pence. Durante 45 años ha sido habitada por hombres blancos, así que Harris rompe otro techo de cristal siendo la primera mujer, la primera afroamericana y la primera persona de ascendencia asiática en vivir ahí.

Mucho menos conocida que la Casa Blanca, esta majestuosa villa de tres plantas, diseñada por el arquitecto Leon E. Dessez, de 836 metros cuadrados, incluye una biblioteca, una cocina en el sótano y varios dormitorios. El ático ahora cuenta con cuatro dormitorios, que alguna vez fueron los cuartos de servicio. Todo tras una Imponente puerta, contraventanas verdes, tejado oscuro y setos cuidadosamente recortados, en un entorno similar a un bosque, a tan solo tres kilómetros de la casa presidencial.

La casa estaba originalmente destinada al superintendente del Observatorio Naval de los Estados Unidos y sirvió de residencia de los jefes de operaciones navales y sus familias desde 1920.

Durante mucho tiempo se ha rumoreado que la propiedad contiene un búnker subterráneo, que puede resistir explosiones nucleares. En 2002, poco más de un año después de los ataques del 11 de septiembre, los vecinos de la propiedad se quejaron de fuertes explosiones y ruidos de construcción. Poco después, recibieron una carta en la que se les decía que “debido a su naturaleza sensible en apoyo de la seguridad y la defensa nacionales, la información específica del proyecto está clasificada y no puede ser divulgada”.

Cierto o no, cada habitante de la casa ha realizado alguna reforma: Dan Quayle añadió una piscina y un gimnasio. George H.W. Bush instaló un pozo en el jardín y una pista de atletismo y Dick Cheney redecoró la casa con una combinación de colores crema y verde. Quién sabe si Harris cambiará algo más que las chimeneas