“Este soy yo”: las fotos de los asaltantes que el FBI examina con lupa

La agencia federal investiga a los partidarios de Trump que hicieron alarde de su actividad el día de la insurrección mortal

Cartel elaborado por el FBI con sospechosos de asaltar el Capitolio
Cartel elaborado por el FBI con sospechosos de asaltar el CapitolioERIK S. LESSEREFE

“ESTE SOY YO”, publicó un hombre en Instagram con un emoji de una mano apuntándose a sí mismo en una imagen de la turba violenta que avanzaba hacia el Capitolio de Estados Unidos. “Así que hemos irrumpido en el Capitolio jajaja”, escribió una mujer a alguien mientras estaba dentro del edificio. “Solo quería incriminarme un poco”, escribió otro en Facebook sobre un selfie que se tomó en el interior durante el motín del 6 de enero.

En docenas de casos, los partidarios del presidente Donald Trump hicieron alarde de su actividad en las redes sociales el día de la mortal insurrección. Algunos, al darse cuenta de que podían tener problemas con la ley, borraron sus cuentas solo para descubrir después que sus amigos y familiares ya habían tomado capturas de pantalla de sus selfies, vídeos y comentarios y las habían enviado al FBI.

El FBI examina las imágenes y vídeos de ese día FOTO: John Minchillo AP

Su total falta de preocupación por ser detenidos y la disposición de sus amigos a entregarlos ha ayudado a las autoridades a acusar a unas 150 personas hasta el lunes de delitos federales. Pero incluso con la ayuda de los propios alborotadores, los investigadores aún deben trabajar rigurosamente para vincular las imágenes con el vandalismo y los sospechosos con los actos del 6 de enero para poder probar su caso en los tribunales. Y debido a que muy pocos fueron arrestados en el lugar, el FBI y el Servicio de Alguaciles de los Estados Unidos se han visto obligados a enviar agentes para rastrear a los sospechosos.

“Aunque haya dejado la región de DC, aún puede esperar que alguien llamen a su puerta si descubrimos que fue parte de una actividad criminal dentro del Capitolio”, aseguró Steven D’Antuono, director asistente a cargo de la oficina del FBI en Washington, a principios de este mes. “En resumen, el FBI no está escatimando recursos en esta investigación”.

En las últimas semanas, el FBI ha recibido más de 200.000 fotos y videos relacionados con el motín. Los investigadores han colocado vallas publicitarias en varios estados con fotos de asaltantes buscados. Trabajando con informaciones de compañeros de trabajo, conocidos y amigos, los agentes han rastreado las fotos de permisos de conducir para hacer coincidir sus rostros con los capturados por la cámara en el edificio. En algunos casos, las autoridades obtuvieron registros de Facebook o Twitter para conectar sus cuentas de redes sociales a sus direcciones de correo electrónico o números de teléfono. En otros, los agentes utilizaron registros de lectores de matrículas para confirmar sus viajes.

Se cree que más de 800 personas entraron en el Capitolio, aunque es probable que no todos puedan ser localizados y acusados de un delito. Los fiscales federales se están concentrando en los casos más críticos y los ejemplos más atroces de irregularidades. Y deben sopesar la mano de obra, el coste y las pruebas al cargar contra los alborotadores.

Un grupo especial de fiscales está examinando la posibilidad de presentar cargos de sedición contra los alborotadores, que conllevan hasta 20 años de prisión. Tres fueron acusados de conspiración; la mayoría han sido acusados de delitos como entrada ilegal y alteración del orden público.

Riley June Williams, una mujer de Pensilvania acusada por el FBI de entrar ilegalmente en el Capitolio de EE. UU. y dirigir a la gente a la oficina de Nancy Pelosi, FOTO: DAUPHIN COUNTY PRISON via REUTERS

Muchos asaltantes publicaron selfies dentro del Capitolio en sus cuentas de redes sociales, dieron entrevistas a los medios de comunicación describiendo su experiencia y admitieron rápidamente cuando los investigadores federales les preguntaron si estaban allí. Un hombre creó un álbum de Facebook titulado “¿De quién es la cámara? Nuestra casa“ llena de fotos de él y otros en los terrenos del Capitolio, dijeron las autoridades. “Es posible que hayan pensado, como tantas personas que trabajan con Trump, que si el presidente me dice que lo haga, no estoy infringiendo la ley”, dijo Michael Gerhardt, experto en juicio político y profesor de la Escuela de Educación de la Universidad de Carolina del Norte.

Otros cometieron errores, como un oficial de policía de Houston, que negó haber entrado en el Capitolio y luego accedió a permitir que los agentes vieran las fotos en su teléfono. Dentro de su carpeta de fotos borradas había fotos y videos, incluidos selfies que tomó dentro del edificio, dijeron las autoridades. Otro hombre llevaba un monitor GPS impuesto por un tribunal por una condena por robo que rastreaba todos sus movimientos dentro del edificio.

Un bombero retirado de Long Island, Nueva York, envió un mensaje de texto con un video de sí mismo en la rotonda del Capitolio al hermano de su novia, diciendo que estaba “en la punta de la lanza”, dijeron las autoridades. El hermano resultó ser un agente federal del Servicio de Seguridad Diplomática del Departamento de Estado, que entregó el video al FBI. Un abogado del hombre, Thomas Fee, dijo que “no fue parte de ningún intento de apoderarse del Capitolio de los Estados Unidos” y que “la acusación es que simplemente entró por una puerta abierta en el Capitolio, nada más”.

Otro hombre que estaba dentro del Capitolio estaba dispuesto a delatar a otro alborotador que robó el atril de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y envió el video por correo electrónico a un agente del FBI, incluso firmando con su propio nombre. “Hola, agradable señora del FBI”, escribió, “aquí están los enlaces a los vídeos”.

En otro caso, un hombre estaba en un vuelo que salía de D.C. dos días después de los disturbios cuando seguía gritando “¡Trump 2020!” y fue expulsado. Un oficial de policía del aeropuerto vio al hombre bajar del avión y reservar otro vuelo. Cuarenta y cinco minutos después, el oficial estaba viendo un video en Instagram y reconoció al hombre en un grupo de asaltantes. El hombre, que vestía la misma camisa que el día que irrumpió en el Capitolio, fue arrestado en el aeropuerto, dijeron las autoridades. Incluso los abogados defensores han reconocido que la evidencia les plantea un problema.

“No soy un mago”, dijo un abogado del hombre que se ve en una foto con el atril de Pelosi. “Tenemos una fotografía de nuestro cliente que parece estar dentro de un edificio federal o dentro del Capitolio con una propiedad del gobierno”, dijo a los periodistas.

La policía en el Capitolio solo se preparó para una manifestación de libertad de expresión y se vio abrumada por la turba que irrumpió y vagó por los pasillos del Capitolio durante horas mientras los senadores tenía que esconderse. Cinco personas murieron en el tumulto, incluido un oficial de policía del Capitolio que fue golpeado en la cabeza con un extintor de incendios.

Trump fue acusado después de los disturbios de “incitar a la violencia contra el gobierno de Estados Unidos”. Los argumentos a favor del impeachment comenzarán la semana del 8 de febrero. Es el primer presidente en ser acusado dos veces y el primero en enfrentarse a un juicio después de dejar el cargo.

A diferencia de los casos penales, los juicios de acusación no tienen reglas específicas sobre pruebas, por lo que todo lo que se dijo e hizo ese día se puede utilizar. Y varias de las personas acusadas han dicho en entrevistas con periodistas o agentes federales que simplemente estaban obedeciendo al presidente cuando marcharon hacia el Capitolio