Cuarta noche de protestas y disturbios en Países Bajos

La Policía pide a los padres que mantengan a los adolescentes en sus casas. Los jóvenes han atacado hasta hospitales en ciudades como Róterdam. Ya son más de 470 detenidos

La Policía detiene a un joven que protestaba contra las restricciones impuestas por el coronavirus en Rótterdam
La Policía detiene a un joven que protestaba contra las restricciones impuestas por el coronavirus en RótterdamSTRINGERREUTERS

En Países Bajos se preparaban para una cuarta noche consecutiva de disturbios contra las restricciones por el coronavirus. Algunas tiendas protegían con maderas sus ventanas y mandaban al personal a casa antes por seguridad.

La Policía holandesa detuvo a más de 180 personas el lunes por la noche, cuando grupos de indignados prendieron fuego, arrojaron piedras y saquearon tiendas en varias ciudades.

El primer toque de queda en Países Bajos desde la Segunda Guerra Mundial se impuso el sábado a pesar de semanas de caída de infecciones, después de que el Instituto Nacional de Salud (RIVM) informara de que una variante de propagación más rápida encontrada por primera vez en Inglaterra estaba causando un tercio de los casos.

Ataques a hospitales

Un hospital en Rótterdam advirtió a los visitantes de los pacientes que se mantuvieran alejados, después de que los alborotadores hayan intentado atacar hospitales en varias ciudades en los últimos días.

Un llamamiento nacional emitido por las autoridades policiales el martes por la noche pidió a los padres que mantengan a los adolescentes en sus viviendas, advirtiendo que podrían terminar con antecedentes penales y obligados a pagar “enormes daños a automóviles, tiendas y propiedades públicas”.

“Hemos tenido disturbios en el pasado, pero es raro que ocurran durante varias noches en todo el país”, reconoció la portavoz de la Policía Nacional, Suzanne van de Graaf. “No solo se encuentra en áreas problemáticas conocidas, sino que está mucho más extendido”.

La Policía antidisturbios con escudos y porras tuvo que intervenir en más de 10 ciudades, muchas de las cuales habían emitido decretos de emergencia para otorgar a los agentes mayores poderes para realizar registros.

La Policía se había enfrentado a los alborotadores en varias ciudades hasta altas horas de la noche, persiguiéndolos por calles estrechas con camionetas o a pie mientras los helicópteros volaban sobre sus cabezas.

En Ámsterdam el lunes, grupos de jóvenes lanzaron fuegos artificiales, rompieron escaparates y atacaron un camión de la Policía, pero fueron interrumpidos por una presencia policial masiva.

Violencia en Rótterdam

Diez agentes de policía resultaron heridos en Rótterdam, donde 60 alborotadores fueron detenidos durante la noche después de saqueos y destrucción generalizados en el centro de la ciudad, explicó una portavoz de la Policía. Se saqueron los supermercados de la ciudad portuaria, mientras que se incendiaron cubos de basura y vehículos.

Dos fotógrafos resultaron heridos tras ser atacados por bandas que les lanzaron piedras, uno en Ámsterdam y otro en la cercana ciudad de Haarlem, según la Policía.

Las infecciones por coronavirus han disminuido en las últimas semanas, y la cantidad de casos nuevos se redujo en un 8% durante la semana pasada. El martes se informaron algo menos de 4.000 nuevas infecciones, el aumento diario más pequeño desde el 24 de noviembre.

Van de Graaf manifestó que gran parte de la violencia durante los tres días de disturbios había sido dirigido contra agentes de Policía. Más de 470 personas han sido arrestadas, con la Policía antidisturbios desplegando cañones de agua y agentes a caballo en varios lugares.

Las escuelas y las tiendas no esenciales de Países Bajos han estado cerradas desde mediados de diciembre. Los bares y restaurantes estaban cerrados dos meses antes. El número de muertos en el país es de 13.664, con 956.867 infecciones hasta la fecha.