Los retrasos en la entrega de las vacunas encienden los ánimos en Europa

Reino Unido y la UE vuelven a estar en desacuerdo

Vacunas contra la covid-19 de la farmacéutica AstraZeneca
Vacunas contra la covid-19 de la farmacéutica AstraZeneca FOTO: DADO RUVIC REUTERS

El inicio de 2021 en Europa estaba destinado a los golpes dirigidos a las armas. En cambio, son los dedos los que apuntan y las amenazas. Los retrasos en las entregas de la vacuna contra la covid-19 en los países de la UE amenazan con retrasar los planes de inoculación ya letárgicos del bloque. Las noticias sobre problemas en la producción han hecho que los ánimos se enfurezcan mientras los políticos, eurócratas y las empresas farmacéuticas se intentan repartir la culpa. Los llamamientos al proteccionismo de las vacunas en Europa para solucionar el problema podrían impedir que otros países aseguren las vacunas.

La campaña de vacunación de la UE ya se encuentra entre las más lentas del mundo rico: solo se han administrado dos dosis por cada 100 europeos, en comparación con siete en Estados Unidos y once en Reino Unido. Las cosas parecían estar mejorando, aunque lentamente, a medida que los Gobiernos nacionales intensificaban sus esfuerzos para distribuir y administrarlas. Luego, AstraZeneca, el 22 de enero, informó discretamente a la Comisión Europea en Bruselas de que sus fábricas en Europa estaban enfrentando dificultades para producir cantidades suficientes del jab que había desarrollado junto con la Universidad de Oxford. Eso se sumó a Pfizer-BioNTech, otro fabricante de vacunas, que también retrasó unas semanas las entregas prometidas.

Lo que AstraZeneca había intentado pintar como un mero reajuste logístico provocó un estallido de furia que rara vez reunía la Comisión. El brazo ejecutivo de la UE ha estado a cargo de conseguir vacunas para los 27 Estados miembros del club. Los políticos nacionales ya se habían quejado de que los eurócratas habían tardado demasiado en comprar vacunas y aprobarlas. La noticia de que las entregas de AstraZeneca se reducirían en dos tercios o más en el primer trimestre del año agravó la percepción de indolencia en Bruselas.

La Comisión respondió reciclando la ira y desviándola hacia la firma anglo-sueca. Stella Kyriakides, comisaria de Sanidad de la UE, señaló los grandes pagos anticipados que había hecho Europa para poner en funcionamiento sus líneas de producción y exigió un retorno de su inversión. Las filtraciones sugieren que la Comisión piensa que AstraZeneca ha estado enviando a Europa al final de la cola, quizás para satisfacer a otros clientes. Jens Spahn, ministro de Sanidad de Alemania, pidió a Europa que restringiera las exportaciones de dosis producidas en las instalaciones de la UE.

El 26 de enero, Reino Unido, temeroso de que tal política pudiera cortar sus importaciones de la vacuna Pfizer de Bélgica, advirtió de los peligros del “nacionalismo de las vacunas”. Más tarde se supo que la UE quería que AstraZeneca compensara los déficit en las fábricas europeas de sus instalaciones británicas. Desde entonces, Reino Unido no ha repetido sus llamamientos a la solidaridad transfronteriza.

Esperando a Soriot

El retraso de AstraZeneca es particularmente desagradable en Europa. Aunque no se esperaba que su vacuna fuera aprobada por los reguladores de la UE hasta el 29 de enero (y al principio puede estar reservada para menores de 55 años), la compañía había prometido muchas entregas rápidamente. Un calendario de entregas esperadas en Francia publicado el 7 de enero sugirió que el 62% de todas las inoculaciones en febrero serían con el suero de AstraZeneca.

Otros países de la UE estarán en una situación similar. Dado que gran parte de la producción de vacunas de Pfizer ahora debe reservarse para segundas dosis para aquellos que ya han recibido un primer pinchazo de Pfizer, algunas partes de Europa, como Rumanía y partes de Italia, ya han ralentizado las inoculaciones. Las estimaciones del reverso del sobre sugieren que se podrían administrar muchas menos primeras dosis que en las últimas semanas, precisamente en el momento en que Europa esperaba aumentarlos. Eso podría significar cierres más prolongados, recesiones económicas más profundas y votantes más iracundos (como en los Países Bajos, donde estallaron disturbios durante tres noches consecutivas por toques de queda).

Los retrasos en la entrega centraron la atención en el papel de la Comisión como comprador central de la vacuna. Cada país que lo hiciera solo podría haber resultado en una indecorosa lucha libre, dejando a algunos europeos atacados y a otros no. Pero esto dejó a la Comisión Europea a cargo de un contrato de compra del tipo que generalmente manejan los Estados miembros. A diferencia de ellos, la burocracia de Bruselas no conoce bien las complejidades de realizar pedidos por miles de millones de euros para aviones de combate y nuevos hospitales. En parte como resultado, los acuerdos de la UE para asegurar las vacunas se firmaron varios meses después de los de Reino Unido y Estados Unidos.

Por mucho que haya resoplado y resoplado, la UE parece tener pocos recursos contra AstraZeneca. El contrato que firmó no es público, pero otro, que se cree similar, sí lo es. Sugiere que los proveedores de vacunas tengan todos los contratos en caso de retrasos. Pascal Soriot, el jefe de AstraZeneca, dijo que el acuerdo que su empresa firmó con la UE “no era un compromiso” con Europa, simplemente una promesa de tratar de suministrar dosis rápidamente. En una entrevista con periódicos europeos, dijo que la UE estaba siendo tratada de manera justa, pero que debería haber moderado sus expectativas y haber realizado su pedido antes.

De ahí la explosiva idea de Spahn de frenar las exportaciones. Este enfoque chocaría con las proclamas europeas sobre la importancia del libre comercio y de compartir el suministro de vacunas más allá del mundo rico. Otros se desesperaron. ¿Cómo podría la UE lidiar de manera creíble con el proteccionismo de, digamos, India si usara los controles de exportación como primer recurso en una pelea por las vacunas?, se preguntó un diplomático. “Temíamos un Singapur en el Támesis [en la forma de Reino Unido posterior al Brexit]; estas ideas nos están convirtiendo en Cuba-on-the-Seine “.

A medida que los ánimos se enfriaban, la Comisión parecía estar dispuesta a implementar un “mecanismo de transparencia” más suave, diseñado no para bloquear los envíos sino para rastrearlos. Pero la disputa no ha terminado, y si los retrasos continúan o empeoran, es probable que resurja la amenaza de restricciones a la exportación. Después de todo, en una crisis, a menudo es cada uno por sí mismo.

© 2021 The Economist Newspaper Limited. Todos los derechos están reservados. Desde The Economist, traducido por P. G. Poyatos bajo licencia. El artículo original en inglés puede encontrarse en www.economist.com