El ex embajador que huyó de Corea del Norte califica los castigos de Kim Jong Un como «espantosos»

Aproximadamente 30.000 funcionarios de la administración norcoreana han huido del país ante el temor e incertidumbre de represalias contra su familia

Kim Jong Un paseando con un misil hinchable
Kim Jong Un paseando con un misil hinchableTYRONE SIUREUTERS

Ryu Hyen Woo, uno de los pocos funcionarios de alto perfil que ha podido desertar de Corea del Norte, relató a la CNN el periplo para poder escapar del régimen de Pyongyang aprovechando su estancia en Kuwait como emabajdor norcoreano para poder escapar junto a los miembros de su familia.

No obstante, señaló su temor a las represalias que el régimen de Kim Jong Un pudiese tomar contra su familia.

“Aquellos enviados al extranjero a menudo se ven obligados a dejar a un hijo en casa como rehén, asegurando que sus padres no deserten”, explicó el ex embajador. “Creo que el hecho de que Corea del Norte mantenga un castigo familiar colectivo de tipo feudal en el siglo XXI es espantoso”, dijo Ryu.

Sobre su familia señaló: Solo quiero verlos vivir mucho tiempo”. Ahora mismo su principal preocupación recae en sus tres hermanos y su madre de 83 años

Los planes nucleares del dictador

Según Hyeon-woo, Kim Jong-un no renunciará a su arsenal nuclear, pero puede estar dispuesto a negociar una reducción de armas para aliviar las sanciones internacionales que paralizan la economía de Pyongyang.

Ryu también dijo a la cadena estadounidense que las anteriores administraciones de Estados Unidos se habían sentido “arrinconadas” luego de haber exigido que Corea del Norte renunciase a su nuclearización.

Por otra parte, señaló que la experiencia de Joe Biden en la administración Obama respecto a la crisis nuclear con Irán será útil para que el nuevo presidente de Estados Unidos aborde la cuestión norcoreana.

Ryu dijo que creía que Corea del Norte podría estar dispuesta a negociar la reducción de sus armas nucleares, aunque es poco probable que las abandone por completo. Sin embargo, dijo que las sanciones pueden haber sido un factor para empujar a Corea del Norte a la mesa de negociaciones en 2018

Ryu y su familia llegaron a Corea del Sur en septiembre de 2019. Decidido a darle a su hija adolescente una vida mejor, el ex embajador dijo que él y su esposa planearon escapar durante aproximadamente un mes mientras vivían en Kuwait.

Ryu recordó que le dijo a su hija que iban a desertar al sur mientras fingía llevarla a la escuela. “Ven con mamá y papá para encontrar la libertad”, le dijo. La adolescente estaba “sorprendida” por la repentina sugerencia de que cambiaría sus vidas, pero respondió “está bien”. Luego pidieron asilo en la embajada de Corea del Sur en Kuwait y de allí viajaron a Corea del Sur.

Al rededor de 30.000 funcionarios norcoreanos han huido de la represión y la pobreza para asentarse en el Sur, casi todos ellos primero cruzando en secreto la porosa frontera con China.