China niega que sus ciudadanos anden como pingüinos después de los test anales

Las autoridades censuran un vídeo que muestra a personas caminando de manera extraña a la salida de un hospital

Thumbnail

Las autoridades chinas se han visto obligadas a desmentir que sus ciudadanos caminen como pingüinos tras someterse al test anal de Covid-19. Y todo por un vídeo que se ha vuelto viral que muestra a un grupo de personas caminando de forma un tanto curiosa. Los funcionarios tranquilizaron a sus ciudadanos asegurando que no caminarían así después de someterse al procedimiento médico, que se está utilizando en el país para detectar los casos de COVID-19. No dieron, sin embargo, ninguna explicación oficial de por qué se filmó a las personas caminando de esta manera.

Los centros de cuarentena de China comenzaron la semana pasada a usar test anales en busca de COVID-19. Algunos expertos creen que el método es mucho más preciso que un test nasal o de garganta y puede aumentar las posibilidades de detectar el virus. De acuerdo con las instrucciones oficiales, el hisopo anal debe insertarse entre tres y cinco centímetros en el recto del paciente y debe rotarse varias veces para recolectar su muestra. Se entiende que la prueba la realiza un trabajador médico y tarda unos 10 segundos.

El video que se ha vuelto viral pretende que se trata de ciudadanos chinos caminando con las piernas rígidas con los brazos ligeramente abiertos mientras salen de un hospital. Supuestamente fue filmado el 28 de enero en Shijiazhuang, la capital de la provincia de Hebei en el norte de China. El vídeo había sido visto millones de veces en varias plataformas de redes sociales chinas antes de ser eliminado por los censores de Internet.

El Centro de Informes de Internet de Shijiazhuang afirmó que las imágenes habían sido editadas y manipuladas para difundir ‘rumores’. En una publicación oficial en las redes sociales el domingo, las autoridades citó al departamento de salud municipal y a un médico para demostrar que el video no era auténtico. La publicación admitió que los médicos de Shijiazhuang habían usado hisopos anales en pacientes hospitalizados con COVID-19 que también sufrían de diarrea. Pero agregó que el método nunca se había utilizado durante las pruebas masivas. Tuvieron que recalcar que los pacientes no experimentarían molestias después de la prueba.

Global Times, medio propagandístico chino, publicó ayer un artículo en inglés titulado ‘No caminarás como un pingüino después de la prueba de coronavirus con frotis anal’, ya que tenía como objetivo transmitir el mensaje oficial a sus lectores.