Irán prueba con éxito un nuevo vehículo de lanzamiento de satélites

Permite poner en órbita un satélite de hasta 220 kilos de peso a una altura de 500 kilómetros

El presidente iraní, Hasán Rohani
El presidente iraní, Hasán RohaniDPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

El Gobierno de Irán ha anunciado el éxito de la prueba de su nuevo vehículo lanzador de satélites este lunes, que permite poner en órbita un satélite de hasta 220 kilos de peso a una altura de 500 kilómetros, en una acción que puede tensar todavía más las relaciones con Washington. Así lo ha detallado el Ministerio de Defensa y la Agencia Espacial iraní, que han incidido en que se trata de “la tecnología de motor de cohetes más potente del país”.

Según ha explicado en declaraciones a la televisión estatal IRIB del país el portavoz de la operación aeroespacial de la cartera de Defensa, Ahmad Hosseini, “el cohete se puede lanzar usando una plataforma de lanzamiento móvil”. Hosseini ha precisado en IRIB que “uno de los logros más importantes de este experimento espacial es la consecución del motor de combustible sólido más potente del país, con un empuje de más de 750 toneladas y la validación de otras nuevas tecnologías utilizadas en este producto”.

Tras las pruebas de investigación y la estabilización de la tecnología, “este satélite estará listo para poner en órbita satélites operativos, y sus principales características son la reducción de costos y el aumento de la velocidad”, ha subrayado.

La misma televisión estatal ha mostrado la prueba del vehículo de lanzamiento espacial, llamado Zuljanah -el nombre del caballo del nieto del profeta Mahoma, el imán Hussein-. No obstante, no se ha detallado ni el lugar ni la hora exacta en la que se ha llevado a cabo la prueba.

En abril de 2020 Irán consiguió poner en órbita un satélite a una altura de 425 kilómetros tras diversos intentos fallidos. Teherán ha asegurado en diferentes ocasiones que los satélites iraníes solo proporcionan datos sobre la meteorología, las catástrofes naturales y la agricultura, y no tienen ningún objetivo militar. Sin embargo, tanto Estados Unidos como Israel temen que esta tecnología pueda ser empleada por Irán para construir misiles militares de largo alcance.

La prueba se da además en medio de un reciente recrudecimiento de las tensiones entre los países, y a la espera de conocer la línea estratégica que adoptará el nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, con respecto a Irán.