¿Puede el próximo jefe de Amazon estar a la altura de Jeff Bezos?

Andy Jassy se hará cargo de una empresa en expansión. Eso no significa que sus retos vayan a ser más fáciles de afrontar

Andy Jassy
Andy JassyMike BlakeREUTERS

El 2 de febrero, Amazon, la tercera empresa pública más valiosa de Estados Unidos, anunció su mejor trimestre. Impulsada por la pandemia de covid-19, que ha confinado a los consumidores en sus hogares, la firma informó que las ventas trimestrales habían aumentado un 44% interanual y superaron los 100 mil millones de dólares por primera vez. Fue una presentación impresionante. Pero los resultados no fueron los protagonistas. El mismo día, la firma anunció que Jeff Bezos, su jefe y fundador, dejará el cargo de director ejecutivo este verano después de casi tres décadas en el cargo.

Bezos no dejará la empresa. Planea ascenderse a sí mismo para convertirse en presidente ejecutivo. Ese papel, dijo, le permitirá seguir “comprometido en importantes iniciativas de Amazon”, pero también le dará más tiempo para concentrarse en otros intereses, en particular los viajes espaciales, la lucha contra el cambio climático y el Washington Post, un periódico que compró en 2013. Su reemplazo como director ejecutivo será Andy Jassy, un antiguo empleado de Amazon que construyó y dirige Amazon Web Services (aws), la división de computación en la nube altamente rentable de la empresa.

La noticia provocó abundantes tributos a un hombre que comenzó a vender libros online en 1994 con una puerta de madera reciclada como escritorio. Bernstein, un corredor de bolsa, describió a Bezos como el “más grande de todos los tiempos”. El señor Bezos ciertamente ha dejado huella. En 2019, Amazon entregó 3.500 millones de paquetes, uno por cada ser humano del planeta, y eso fue antes de que la pandemia impulsara las compras online. Su insistencia rigurosa y tacaña en que los empleados de Amazon traten todos los días como si fuera el “primer día” de una startup en apuros ha ayudado a la empresa a moverse hacia nuevas líneas de negocio, desde altavoces inteligentes y video en streaming hasta publicidad y servicios en la nube. Su valoración se ha multiplicado por 3.000 desde su debut en el mercado en 1997. En otras palabras, Jassy tomará el control de una empresa en una posición envidiable. Amazon no está exenta de problemas: ha tenido dificultades en algunos mercados extranjeros y se enfrenta a la atención de los antimonopolistas en Estados Unidos y en otros lugares. Aún así, pocas empresas están en mejor condición para afrontar esos desafíos. A los fundadores a menudo les resulta difícil soltar. Por lo tanto, una pregunta inmediata es cuánto control cederá realmente Bezos. “Creo que es inevitable que haya al menos un poco de conducción en el asiento trasero durante los primeros años”, dice Nick McQuire de ccs Insight, una empresa de investigación. Pero es posible que Bezos no necesite involucrarse en el día a día para que su empresa continúe a su imagen. “Amazon tiene la cultura más codificada de todas las grandes empresas de tecnología”, dice Aaron Levie, el jefe de Box, una empresa de computación en la nube. “Está construida para durar más que su fundador”.

En cualquier caso, el señor Jassy es más un candidato de continuidad que un revolucionario. Brian Olsavsky, jefe de finanzas de Amazon, aseguró a los analistas en la teleconferencia de presentación de resultados que “lleva aquí casi tanto tiempo como Jeff”. Jassy se unió en el año en que Amazon se hizo pública y ha estado cerca de Bezos desde entonces. Da la impresión de ser un detallista y más que un poco sabelotodo, al igual que Bezos en sus primeras décadas a cargo.

Eso no significa que no vaya a cambiar nada. Aunque Bernstein espera que los ingresos relacionados con el comercio minorista de Amazon se mantengan en aproximadamente dos tercios del total en los próximos años, para 2024 los anuncios digitales pueden ser su mayor fuente de ganancias, superando a la computación en la nube; el comercio minorista puede contribuir sustancialmente al resultado final. El año pasado, Jeff Wilke, que dirigía la gigantesca rama minorista, dijo que dejaría la empresa, privando a Jassy de un lugarteniente capaz.

Los clientes en Estados Unidos están comenzando a quejarse de que Amazon se está convirtiendo en un mercadillo, con productos cada vez más de peor calidad con críticas falsas. Esto todavía no les ha impedido comprar allí, como atestiguan los últimos resultados. Pero podría convertirse en un problema. En el extranjero, donde las ventas crecieron rápidamente el año pasado, el jefe entrante tendrá que decidir si desea expandirse en lugares como Sudamérica e India, donde Amazon se enfrenta a una dura competencia local.

Al menos a un inversor le preocupa que la experiencia de Jassy en computación en la nube pueda hacer que luche por dirigir el brazo minorista de la empresa. Mientras tanto, aquellos que preferirían ver la mina de oro de aws transferida en una empresa separada pueden preguntarse si el hombre que la creó tiene más ganas de una medida tan radical que Bezos.

Esos no son los únicos dilemas en los retos del señor Jassy. Las exigencias de Amazon a los trabajadores en sus almacenes y, en ocasiones, la vigilancia intrusiva han sido objeto de escrutinio. La empresa ha gastado mucho en mejorar las condiciones laborales y paga un salario mínimo de 15 dólares en Estados Unidos. Pero sigue recibiendo críticas, especialmente porque se resiste a la sindicalización entre los trabajadores de la logística. Muchos de los programadores bien pagados de AWS se solidarizan con sus colegas del almacén. En mayo, Tim Bray, un ejecutivo de aws, dimitió disgustado por lo que describió como el despido de trabajadores que se habían quejado de la falta de seguridad durante la pandemia por parte de Amazon.

En medio de una amargura generalizada por las promesas utópicas de la gran tecnología, el éxito de Amazon también ha atraído la atención de los antimonopolistas estadounidenses. Les preocupa que pueda estar utilizando datos de ventas de vendedores externos en su plataforma para desarrollar productos internos que luego llevarán a esos vendedores a la quiebra. Un informe del Congreso en 2020 citó afirmaciones de que Amazon utilizó las ricas ganancias de aws para subvencionar sus operaciones minoristas poco lucrativas, pero dijo que la empresa no había proporcionado los datos necesarios para tomar decisiones en un sentido u otro. Algunos políticos han planteado impedir que Amazon compita con sus vendedores externos, o incluso dividirlos. Amazon niega haber hecho algo malo.

Algunos especulan que tal dificultad política que se avecina puede haber influido en el momento de la decisión de Bezos de dar un paso atrás. Quizás. Bezos, por su parte, da todos los indicios de ser un hombre con una vocación superior. Cuando Bill Gates dejó el cargo de jefe de Microsoft en 2000, se dedicó de todo corazón a la Fundación Gates, que, como la mayor organización benéfica privada del mundo, financia todo, desde la prevención de la malaria hasta la investigación sobre el SIDA.

Bezos, cuya fortuna de casi 200.000 millones de dólares es incluso mayor que la de Gates, puede estar planeando un cambio de enfoque similar. Simpatiza con al menos algunas preocupaciones ambientales: ha dicho anteriormente que el creciente consumo de recursos no es compatible con un planeta finito. De sus muchos otros negocios, Blue Origin, su empresa de ingeniería espacial, es ampliamente reconocida como su favorita. Como Elon Musk, quien este año lo superó como el hombre más rico del mundo, Bezos es un entusiasta espacial. Blue Origin ya está involucrado en los planes de Estados Unidos de volver a mandar astronautas a la luna.

En 2019, Bezos esbozó una visión del futuro en la que un billón de seres humanos viven en hábitats gigantescos y artificiales que viajan por el espacio, aliviando la presión sobre una Tierra abarrotada. Es una idea apocalíptica y, para decirlo suavemente, audaz. Para Bezos, puede parecer más divertido que administrar una tienda por departamentos online con una actividad secundaria en torres de servidores y vallas publicitarias virtuales, incluso una que definió una era como Amazon.

© 2021 The Economist Newspaper Limited. Todos los derechos están reservados. Desde The Economist, traducido por F. Philippart de Foy bajo licencia. El artículo original en inglés puede encontrarse en www.economist.com