Putin humilla a Borrell al comparar a Navalni con los presos del 1-O

El Kremlin expulsó a tres diplomáticos europeos durante su visita. Laya corrigió a su homólogo desde Polonia y cuestionó la democracia del país.

Ni la intensa nevada caída en Moscú durante las horas previas al encuentro entre el Alto Representante de la Unión Europea para Política Exterior, Josep Borrell, y el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, pudo enfriar más las relaciones entre Moscú y Bruselas de lo que ya estaban.

Cuatro años han pasado desde la última visita de un responsable de Exteriores de la UE a Rusia y el momento de la vuelta ha sido, sin duda, uno de los más delicados de los últimos tiempos, cosa que se palpaba en el ambiente viendo la rueda de prensa ofrecida por ambos diplomáticos, solo comparable a la presentación de Iván Drago, en Rocky IV. Los posibles temas a abordar fueron eclipsados por Alexei Navalni, el opositor al Kremlin que desde el pasado martes se encuentra en prisión cumpliendo condena por malversación y que desde su llegada a Rusia en enero ha convocado dos manifestaciones en contra del presidente Putin saldadas con miles de detenidos al no haber sido autorizadas.

Borrell reclamó ante su homólogo ruso la puesta en libertad de Navalni y de los manifestantes detenidos durante las últimas semanas, así como una investigación «independiente y completa» que esclarezca los detalles y culpables del presunto envenenamiento del opositor ruso el pasado 20 de agosto, algo que fue inmediatamente respondido por Lavrov poniendo en duda el envenenamiento, a la vez que ha puesto en tela de juicio la investigación de los científicos alemanes criticando los «dobles estándares» en todo lo referente a cómo se ha tratado la noticia en Occidente.

Además, el ministro de Exteriores ruso ha hecho mención de los casos de «brutalidad policial» en Europa y Estados Unidos y la situación de los presos independentistas en España, afirmando que estos «se encuentran en prisión por organizar un referéndum», algo que «la justicia española no ha anulado» a pesar de los fallos en contra de «los tribunales de Alemania y Bélgica». Ante esto, según Lavrov «España ha defendido su sistema judicial y ha pedido no dudar de sus decisiones.

Eso es lo que queremos de Occidente en términos de reciprocidad», apostilló el máximo representante de la diplomacia rusa. Las palabras de Lavrov en alusión a España fueron respondidas poco después por la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, quien recordó que «España es una de 23 democracias plenas en el mundo, y sólo hay 23, Rusia está en el puesto 124 de 167 países». Asimismo, González Laya afirmó que «en España no hay presos políticos, sino políticos presos» y expresó su deseo de que Alexei Navalni «tenga la oportunidad de participar y hacer campaña en las próximas elecciones rusas igual que lo están haciendo los independentistas catalanes».