Harris desempata en el Senado el paquete de estímulo para Estados Unidos

El Senado ha aprobado un proyecto de ley presupuestaria que es un paso clave para la aprobación por la vía rápida del plan de ayuda de 1,9 billones de dólares

La vicepresidenta Kamala Harris se sienta en la silla en el pleno del Senado para emitir el voto de desempate
La vicepresidenta Kamala Harris se sienta en la silla en el pleno del Senado para emitir el voto de desempate AP

El Senado de EE UU aprobó a primera hora de este viernes una medida que permitiría a los demócratas hacer pasar por la cámara el plan de ayuda contra el coronavirus de 1,9 billones de dólares del presidente Joe Biden sin el apoyo de los republicanos. La vicepresidenta Kamala Harris estuvo presente en el pleno para emitir el voto de desempate, su primero.

Los demócratas en la cámara aplaudieron después de que Harris anunciara la votación 51-50 alrededor de las 5:30 a.m. Esta acción se produjo después de una agotadora sesión de toda la noche, donde los senadores votaron sobre las enmiendas que podrían definir los contornos del eventual proyecto de ley de ayuda COVID-19.

El presupuesto vuelve ahora a la Cámara de Representantes, donde tendrá que ser aprobado de nuevo debido a los cambios realizados por el Senado. La aprobación final desbloqueará la siguiente fase de la redacción del proyecto de ley de ayuda al virus, con el trabajo dividido entre varios comités del Congreso.

El líder de la mayoría del Senado Chuck Schumer calificó la aprobación de la resolución como el “primer gran paso para poner a nuestro país de nuevo en el camino de la recuperación”.

Al avanzar por la vía rápida, el objetivo de los demócratas es que el alivio del coronavirus se apruebe antes de marzo, cuando expira la asistencia extra por desempleo y otras ayudas por la pandemia. Se trata de un calendario agresivo que pondrá a prueba la capacidad de la nueva administración y del Congreso para cumplirlo.

El impulso de los estímulos se produce en medio de nuevas señales de debilitamiento de la economía estadounidense. Los empleadores sólo añadieron 49.000 puestos de trabajo en enero, tras recortar 227.000 empleos en diciembre, según informó el viernes el Departamento de Trabajo. Los restaurantes, los minoristas, los fabricantes e incluso el sector de la sanidad se desprendieron de trabajadores el mes pasado, y los gobiernos estatales y locales también dejaron marchar a empleados no escolarizados.

Biden, que se ha reunido con legisladores en los últimos días para discutir el paquete de medidas, hablará el viernes en la Casa Blanca con los presidentes de las comisiones de la Cámara de Representantes, que ensamblarán el proyecto de ley bajo el proceso presupuestario conocido como “reconciliación”.

Biden también tiene previsto hacer declaraciones el viernes sobre la economía, mientras mantiene la presión sobre el Congreso para que “actúe a lo grande” en su paquete de ayuda.

Con un número creciente de muertos por el virus y una economía en dificultades, el objetivo del presidente es que se apruebe el alivio de la COVID-19 antes de marzo, fecha en la que expiran las ayudas extraordinarias al desempleo y otras medidas de ayuda para la pandemia. Está en juego el dinero para la distribución de vacunas, los pagos directos a los hogares, la reapertura de las escuelas y las ayudas a las empresas.

La maratoniana sesión del Senado puso a prueba las votaciones de varias prioridades demócratas, como el salario mínimo de 15 dólares. El Senado adoptó por votación oral una enmienda de la senadora Joni Ernst, republicana de Iowa, que se oponía a aumentar el salario durante la pandemia. Ernst dijo que un aumento salarial en este momento sería “devastador” para las pequeñas empresas.

Ninguna de las enmiendas al presupuesto es vinculante para los demócratas mientras elaboran su plan COVID, pero la aprobación de un aumento salarial podría resultar difícil.

El senador Bernie Sanders, uno de los principales defensores del aumento salarial, prometió seguir adelante. “Tenemos que acabar con la crisis de los salarios de hambre”, dijo.