Duras críticas a la visita de Borrell a Moscú: “Fue a besar el culo del Kremlin”

La prensa internacional recoge que el ministro de Exteriores ruso se la jugó al Alto Representante

Ayer Rusia expulsó a tres diplomáticos europeos de Suecia, Alemania y Polonia, después de que observaran las protestas que pedían la liberación del líder de la oposición Alexéi Navalni. A pesar de la polémica generada, el responsable de Asuntos Exteriores de la UE, Josep Borrell, ofreció ayer una rueda de prensa conjunta con el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov.

El Alto Representante felicitó a Rusia por su vacuna Sputnik V contra la covid-19, antes de presionar a la Agencia Europea del Medicamento, que es independiente, para que autorice la inyección y los ciudadanos de la UE puedan utilizarla.

Funcionarios estadounidenses creen que Rusia “se la ha jugado” a Borrell, mientras presionan para que se haga un frente común contra el país en medio de los llamamientos para que libere al Navalni.

En la rueda de prensa del viernes, Borrell dijo: “Tomo la palabra para felicitar a Rusia por este éxito. Es una buena noticia para toda la humanidad porque significa que vamos a tener más herramientas para hacer frente a la pandemia”.

El ex líder del Partido Conservador británico, Iain Duncan Smith, dijo: “Este es un ejemplo de cómo la UE besa el trasero de Rusia”.

Un diplomático de la UE no identificado añadió: “No fue una buena actuación de Borrell. No estaba preparado. Lavrov jugó con sus propias reglas y consiguió todo lo que quería”.

Borrell insiste en que pidió la liberación de Navalni cuando se reunió con el ministro de Asuntos Exteriores ruso, además de pedir una investigación sobre el envenenamiento del líder de la oposición.

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo sobre la decisión: “Consideramos esta expulsión injustificada y pensamos que es otra faceta de las cosas que se pueden ver en Rusia en este momento que están bastante lejos del estado de derecho.

El presidente francés, Emmanuel Macron, condenó las expulsiones y lo ocurrido a Navalny “desde el principio hasta el final”, y expresó su solidaridad con Alemania, Polonia y Suecia.