Yaku Pérez, el indígena keynesiano que habla a sus plantas

El activista se disputa la segunda vuelta con el conservador Lasso. Entre sus promesas está prohibir la minería y reducir el Estado

El candidato a la presidencia de Ecuador Yaku Perez llega a los exteriores del Centro de Procesamiento Electoral del CNE, en Quito
El candidato a la presidencia de Ecuador Yaku Perez llega a los exteriores del Centro de Procesamiento Electoral del CNE, en QuitoJosé JácomeEFE

Yaku Pérez nunca se enfada. Al menos eso dice la gente cercana a él. El yoga y la meditación le proporcionan paz espiritual. Tal vez por eso nunca se alteraba durante la campaña ante la pregunta que le repetían una y otra vez: “¿A quién apoyará en segunda vuelta?”. “No contemplamos esa posibilidad. Estamos en segunda vuelta”, respondía con tono sosegado pero firme. Las encuestas no le daban ninguna opción. Este indígena nació hace 51 años en un pueblo de Cuenca, al sur de Ecuador. Allí comenzó su lucha por el acceso al agua. Ha estado en la cárcel seis veces por su activismo ecologista, cambió su nombre por su conexión con la naturaleza, habla a sus plantas y es doctor en jurisprudencia. Tras quedarse viudo hace ocho años, Pérez se volvió a casar en una ceremonia ancestral que no ha admitido como boda oficial el Estado que pretende gobernar.

Sin embargo, la apuesta del partido indígena Pachakutik de presentar por primera vez en su historia un candidato distinto al propuesto por su asamblea, la Conaie, ha dado resultados. Para atraer a sectores más allá de la izquierda, el precio a pagar ha sido el conflicto y la división en el movimiento indígena. Unos se mantienen fieles a pesar del histórico golpe de mando del partido frente a su asamblea. Otros han preferido apoyar al candidato del correísmo Andrés Arauz.

Pérez está disputándose voto a voto con el conversador Guillermo Lasso la participación en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Ecuador. El 11 de abril uno de los dos disputará la presidencia al progresista Andrés Arauz. A pesar de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) escrutado el 98% de los votos, las papeletas válidas suponen el 85%. Deben revisarse el 13% por incidencias como falta de firmas. Contando solo votos válidos, Pérez suma 1.662.046 y 1.609.113 Lasso. La diferencia entre ambos a primeras horas de este martes era de 52.933 votos cuando faltan por validar 1.670.000 votos. El CNE ha informado que pueden tardar varios días en otorgar a uno u otro candidato el segundo puesto. Tras las acusaciones a Lasso y a Correa de “robarnos” la segunda posición, ayer se reunió con el CNE y calmó los ánimos: “Podría ser un proceso electoral trasparente. Sin duda mejor que hace cuatro años”.

El candidato presidencial ecuatoriano Yaku Pérez durante su votación, en un colegio electoral en Cuenca (Ecuador) FOTO: Robert Puglia EFE

La llegada de Pérez a segunda vuelta complicaría la campaña a Arauz. Desde su sonrisa natural, montando en bicicleta y tocando su saxofón por las zonas rurales de Ecuador logra llegar a sectores cercanos al correísmo. Y mantendría el apoyo de los poderes conservadores.

Reducir el número de diputados

Su lucha ecologista se combina con propuestas liberales. Carlos Ranulfo Pérez se cambió el nombre a Yaku Sacha por su conexión con lo ancestral. En la lengua indígena quechua Yaku significa agua y Sacha bosque. Propone una consulta sobre la extracción minera que pretende ilegalizar. Por otro lado, pretende eliminar varias instituciones del Estado, reducir a la mitad los 137 asambleístas, trabajar con los empresarios y está abierto a firmar un acuerdo comercial con Estados Unidos. Estas propuestas le alejan de la izquierda tradicional ecuatoriana.

Pérez ha estado seis veces en la cárcel por defender el agua y oponerse a la minería. Durante el gobierno de Correa fue detenido en cuatro ocasiones. “En 2009, 40 gendarmes me llevaron preso, luego en 2010, en 2013 curiosamente en el día mundial del agua, el 22 de marzo, fui llevado a la cárcel”, recordó durante la campaña.

Este indígena que combina respeto al medio ambiente, recetas keynesianas y postulados liberales ha sacudido el tablero político ecuatoriano. Muchos le critican por su uso de las redes sociales y como se muestra natural en redes como Tik-Tok. Un mes antes hacer explotar la política en Ecuador, Pérez acompañaba con su saxofón y bailaba junto a su esposa la canción ‘Pegao’ del dominicano Omega. Su sonrisa y su calma pueden ser el mayor rival del correísmo.