Israel revela claves de su futuro sistema antimisiles Arrow-4 diseñado con EEUU

El nuevo desarrollo defensivo será el más avanzado de su tipo en el mundo y proporcionará una nueva capa de defensa contra las amenazas regionales

Un misil defensivo del sistema israelí Arrow-2
Un misil defensivo del sistema israelí Arrow-2Israel Aerospace IndustriesIsrael Aerospace Industries

Los anuncios del régimen iraní sobre el desarrollo de nuevos misiles de largo alcance han generado una reacción por parte de las autoridades israelíes al anunciar de manera oficial que la Agencia de Misiles de Estados Unidos está colaborando con la Organización de Defensa de Misiles de Israel (IMDO) para avanzar el diseño de una nueva generación del sistema de defensa de misiles Arrow.

El Arrow-4 reemplazará al Arrow-2 en las próximas décadas y tendrá “capacidades para de vuelo y de interceptación sin precedentes, lo que garantizará la seguridad del Estado de Israel”, según Moshe Patel, director de la Organización de Defensa de Misiles de Israel. Israel sostiene que que el sistema Arrow es una herramienta clave en su sistema de defensa de múltiples capas, que incluye potentes sistemas de radar, el sistema anti-cohete Iron Dome, Arrow 2 y Arrow 3, que entraron en uso operativo en 2017.

Israel puso en marcha hace 30 años este sistema defensiva tras sufrir las amenazas de Irak con el lanzamiento de misiles Scud. Si bien la primera batería Arrow operativa se entregó a la Fuerza Aérea de Israel en 2000.

Benny Gantz, ministro de Defensa, afirmó que se mejorará “las capacidades defensivas y ofensivas contra los misiles balísticos que amenazan a nuestra nación” y que dará como resultado un salto “tecnológico y operativo, preparándonos para el futuro campo de batalla y las amenazas en desarrollo en Oriente Medio y más allá”.

Cabe recordar que recientemente Irán anunció que podría transportar misiles balísticos hasta Irak, algo que desde Israel se contempla como un aumento del grado de amenaza. En enero, Teherán llevó a cabo una serie de ejercicios militares con misiles balísticos en medio de la tensión con Estados Unidos.

Según The Times of Israel, Teherán alberga una capacidad de hasta 2.000 kilómetros en sus misiles, lo suficiente para alcanzar bases militares de Israel y de Estados Unidos en la región. Un hecho que se pudo probar después de EEUU asesinara al general Suleimani en enero de 2020. La respuesta iraní vino con el lanzamiento de misiles balísticos contra bases militares estadounidenses en Irak, donde decenas de soldados fueron heridos.

El futuro sistema de Arrrow-4 servirá, además, para contrarrestar las amenazas tanto dentro como fuera de la atmósfera, haciéndolo endoatmosférico y exoatmosférico. “El sistema de armas Arrow, que fue uno de los primeros en el mundo en interceptar misiles balísticos, se actualizará con una capacidad significativa, producida por Israel Aerospace Industries, en la forma del interceptor Arrow-4. El interceptor será el más avanzado de su tipo en el mundo y proporcionará una nueva capa de defensa al Estado de Israel y sus ciudadanos “, dijo Jacob Galifat, gerente general de la División MLM del IAI.

El anuncio de este sistema defensivo vino tras la llamada del presidente Joe Biden al primer ministro israelí Benjamin Netanyahu la pasada semana, el primer contacto entre ambos desde la llegada del demócrata a la Casa Blanca. La colaboración de Estados Unidos en este ambiciosa proyecto militar pone de manifiesto el alto grado de compromiso con su aliado israelí. Así lo dijo el vicealmirante Jon Hill, director de la Agencia de Defensa Militar de EEUU. Actualmente, existe un memorando de entendimiento entre Israel y Estados Unidos por el cual Israel recibió 500 millones de dólares en fondos anuales para su defensa aérea multicapa.