Johnson relaja el confinamiento ante la exitosa campaña de vacunación contra la covid

El plan de desescalada comenzará el 8 de marzo con la reapertura de colegios. Reino Unido podría regresar a la normalidad para finales de junio, siempre que los casos sigan remitiendo

Boris Johnson presenta hoy el plan de desescalada para Reino Unido, incluida la vuelta a clases
Boris Johnson presenta hoy el plan de desescalada para Reino Unido, incluida la vuelta a clasesGeoff PughAP

Boris Johnson ha aprendido la lección. Le costó sobremanera imponer el primer confinamiento el año pasado al inicio de la pandemia, pero ahora quiere ir con pausa a la hora de relajar las actuales restricciones, pese a que la campaña de vacunación contra la covid en Reino Unido está siendo todo un éxito. Casi 18 millones de personas han recibido ya la primera dosis.

En una esperada intervención en Westminster, el premier publicó la hoja de ruta para suavizar el tercer confinamiento impuesto el pasado 6 de enero en Inglaterra. Se trata de plan de cuatro fases que comenzará el próximo 8 de marzo con la reapertura de colegios, permitirá el disfrute de las terrazas para mediados de abril y finalizará, siempre que los casos vayan remitiendo, el próximo 21 de junio, cuando terminen ya todas las prohibiciones. Escocia, Gales e Irlanda del Norte tienen su propias competencias, pero la desescalada será similar.

A priori, por tanto, parece que los británicos podrán disfrutar este verano de sus vacaciones, una gran noticia para el turismo español. En cualquier caso, Downing Street aún no ha detallado cuándo se reanudarán los viajes internacionales. No será hasta el próximo 12 de abril cuando haya una estrategia concreta. Aunque todo apunta a que los desplazamientos internacionales no esenciales continuarán vetados, al menos, hasta el 17 de mayo.

El premier quiere llevar a cabo un plan “cauto, pero irreversible”. Por lo tanto, su programa estará sujeto a que las hospitalizaciones y muertes continúen a la baja, no surjan nuevas variantes y la campaña de vacunación siga cumpliendo los objetivos. Para mitad de abril se quiere haber suministrado la primera dosis prácticamente a la mitad de la población.

“Sé que habrá mucha gente a la que le preocupará que estemos siendo demasiado ambiciosos y que sea arrogante imponer cualquier tipo de plan a un virus. Estoy de acuerdo en que siempre debemos ser humildes ante la naturaleza. Otros creerán que podríamos ir más rápido”, señaló el líder ‘tory’. “Lo que les puedo decir es que hoy el final realmente está a la vista. Un año miserable dará paso a una primavera y un verano que serán muy diferentes e incomparablemente mejores que el panorama que vemos hoy a nuestro alrededor”, recalcó.

Las admisiones hospitalarias en Inglaterra de pacientes con Covid-19 se han reducido casi tres cuartas partes de su pico de la segunda ola. Según las últimas cifras oficiales del 19 de febrero, hubo un total de 1.068 ingresos, lo que supone una caída del 74% respecto al récord de 4.134 registrado el 12 de enero. Es también el número más bajo de admisiones diarias desde el 28 de noviembre, unos días antes de que Inglaterra saliera de su segundo encierro.

En este sentido, la reducción de los casos, según los expertos, parece más ligada al confinamiento que a la campaña de vacunación, ya que los ingresos están cayendo a un ritmo más rápido que en Israel, donde se ha vacunado a una proporción mucho mayor de su población (el 53%), pero las restricciones son más flexibles.

Con todo, las consecuencias económicas del encierro son notables. Reino Unido acumula un déficit histórico (un 19% del PIB) y en enero alcanzó el mayor nivel de endeudamiento desde que comenzaron los registros: 8.8 mil millones libras. Por primera vez en 10 años, se pide prestado más en el primer mes del año de lo que se recauda en impuestos. Un panorama complejo para el ministro del Tesoro, Rishi Sunak, que el próximo 3 de marzo debe presentar los Presupuestos.

Durante su intervención, Johnson señaló que las cuatro fases de su hoja de ruta estarán separadas entre sí por cinco semanas, un espacio que permitirá analizar los datos de la evolución de la pandemia y avisar a los sectores afectados al menos con una semana de antelación. Más que en la cantidad de contagios diarios, las decisiones para cambiar de fase se focalizarán en el impacto de la covid-19 en el sistema sanitario y el número de fallecidos.

En marzo, colegios y universidades reabrirán sus puertas, con la obligación de que los alumnos a partir de secundaria se sometan a dos test semanales, y se ampliará el rango permitido de actividades al aire libre.  A partir del 12 de abril, los británicos podrán volver a acudir a peluquerías, gimnasios, museos y bibliotecas, y el 17 de mayo, si se cumplen los plazos previstos, abrirá el interior de bares y restaurantes, los espectáculos con hasta 1.000 personas y estadios con hasta 10.000.

El último paso tendrá lugar el 21 de junio, cuando todas las restricciones sociales quedarán levantadas, volverán a funcionar las discotecas y se permitirán grandes eventos, como festivales de música, si bien ha quedado en el aire la posibilidad de que se exija un test para acceder a ellos.