Europa

¿Quién es Nika Melia, el líder opositor georgiano detenido?

La Fiscalía le acusa de organizar las manifestaciones antigubernamentales de 2019 en medio de una grave crisis política que amenaza la democracia en Georgia

Nika Melia, el líder del mayor partido de la oposición en Georgia
Nika Melia, el líder del mayor partido de la oposición en GeorgiaZurab TsertsvadzeAP

Después de 17 días atrincherado en la sede del Movimiento Nacional Unido (MNU), Nikanor Melia, líder opositor al gobierno de Georgia, fue detenido este martes por efectivos antidisturbios. En la operación policial los agentes emplearon gas lacrimógeno y detuvieron a una decena de personas que intentaban impedir la detención del opositor.

Melia, de 41 años, presidente de la mayor formación opositora del país, fue privado de su inmunidad parlamentaria el pasado día 16 de febrero a petición de la Fiscalía General de Georgia, que lo acusa de organizar los disturbios que tuvieron lugar en Tiflis en junio de 2019 y que dejaron decenas de heridos.

La decisión judicial provocó la renuncia del primer ministro de Georgia, Georgui Gajaria, quien expresó su desacuerdo con la medida. Tras esto, el Ministerio del Interior suspendió la orden de arresto contra el líder opositor. Sin embargo, este lunes, Sueño Georgiano, la formación gobernante propuso el nombre de Irakli Gabrilashvili, que fue aceptado por el Parlamento y propició la detención de Melia.

Según la Fiscalía General, Melia lideró el intento de asalto del Parlamento de hace dos años y organizó manifestaciones violentas contra el Gobierno, algo que Melia niega. El delito que se le imputa al político opositor se sanciona en Georgia con hasta 9 años de prisión.

La orden de detención de Melia profundiza una crisis política que ha asolado a la nación del Cáucaso desde las elecciones parlamentarias del pasado mes de octubre, cuando los partidos de oposición afirmaron que la votación fue manipulada después que el partido Sueño Georgiano obtuviera una ajustada victoria.

El nuevo primer ministro es considerado un fiel de Bidzina Ivanishvili, el fundador del partido Sueño Georgiano, y el hombre más rico del país. Se sospecha que es él quien realmente controla el poder.

Para el experto Matthew Bryza, del círculo de reflexión estadounidense Atlantic Council, Georgia ha llegado a un punto en el que “los partidos de oposición dicen que ya no pueden trabajar en el Parlamento, ya que el sistema democrático está roto”. “Sin una mayor mediación de Occidente, la situación podría convertirse en muy peligrosa” agrega este antiguo diplomático.

En el poder desde 2012, Sueño Georgiano ha perdido popularidad en un contexto de estancamiento económico y agravios a los principios democráticos.

Preocupación internacional

El portavoz de Naciones Unidas, Stéphane Dujarric, ha llamado a la “calma” en Georgia frente a la reciente detención del líder opositor y ha abogado por un “diálogo que respete el Estado de derecho” en el país.

En una conferencia de prensa este martes, Dujarric ha asegurado que Naciones Unidas sigue “con preocupación” los acontecimientos que se han dado en las últimas horas en Tiflis.

Ante estos, es “muy importante que haya calma, que se aborden las cuestiones políticas pendientes mediante el diálogo, que se respete el Estado de derecho y, por supuesto, el proceso democrático”, ha ultimado el representante de la ONU.

También el Departamento de Estado de Estados Unidos se ha mostrado “profundamente preocupado” por el arresto de Melia y otros miembros de la oposición. Según el portavoz del departamento, Ned Price, “la retórica polarizante, la fuerza y la agresión no son la solución a las diferencias políticas de Georgia”, por lo que Estados Unidos hace un llamamiento a todas las partes para que “eviten acciones que puedan aumentar aún más las tensiones y entablen negociaciones de buena fe para resolver la actual crisis política”. Price también ha reiterado que Estados Unidos apoya “una Georgia democrática, segura y próspera”.