El duque de Edimburgo pidió a su hijo Carlos que acudiera al hospital para discutir el futuro de la familia real británica

El príncipe Felipe, de 99 años, lleva ya 13 días ingresado en un hospital en Londres por una “infección”

El príncipe Felipe (en una foto de archivo de 2017) ya lleva 13 días ingresado
El príncipe Felipe (en una foto de archivo de 2017) ya lleva 13 días ingresadoWILL OLIVEREFE

Uno de los momentos más preocupantes sobre el estado de salud del duque de Edimburgo fue cuando las cámaras y medios de comunicación captaron a su hijo, el príncipe Carlos, visiblemente afectado tras salir del hospital King Edward VII el fin de semana pasado.

El príncipe Carlos sale del hospital Rey Edward VII con lágrimas en los ojos el pasado 20 de febrero
El príncipe Carlos sale del hospital Rey Edward VII con lágrimas en los ojos el pasado 20 de febrero Alberto PezzaliAP

La visita tuvo lugar el 20 de febrero e hizo saltar todas las alarmas sobre la salud del marido de Isabel II. El príncipe Carlos abandonó el hospital privado de Londres en el que está ingresado su padre, con lágrimas en los ojos.

Lo cierto es que el duque de Edimburgo continúa ingresado en el hospital. Desde el martes 16, ya son trece los días que el príncipe Felipe lleva hospitalizado, se trata del mayor número de días que el monarca ha pasado en un hospital en su vida.

Según ha publicado hoy el “Daily Mail”, el príncipe Felipe le habría pedido a su hijo Carlos que acudiera a su cama del hospital para así discutir el futuro de la familia real británica. Las declaraciones las ha hecho Dickie Arbiter, el antiguo secretario de prensa de la reina Isabel desde 1988 hasta 2000.

De acuerdo con Arbiter, fue el propio Felipe quien solicitó al príncipe Carlos su presencia en el hospital el fin de semana pasado pues Felipe estaría preocupado por el futuro de la familia real.

La última vez que el Palacio de Buckingham actualizó la información del estado de salud del duque de Edimburgo, que en junio cumplirá 100 años, fue el martes pasado, cuando indicaron que el marido de la reina estaba “cómodo” en el hospital privado donde seguía siendo tratado por una infección.

El esposo de la reina Isabel II se siente “cómodo y responde al tratamiento médico, pero no se espera que salga del hospital hasta dentro de varios días”, señaló el Palacio de Buckingham en un comunicado recogido por la agencia AP el martes, justo una semana después de que fuera ingresado.

No es covid-19

Desde el Palacio de Buckingham insisten en recordar que el duque de Edimburgo fue ingresado porque se sentía enfermo y que su enfermedad no está relacionado con el coronavirus, sino que se trataba más de una “medida de precaución”.

Tanto el príncipe como la reina Isabel recibieron la primera dosis de la vacuna contra la covid-19 en enero.

Este martes también lo visito su hijo menor, el príncipe Eduardo. Preguntado en Sky News, el príncipe Eduardo reconoció que su padre estaba “mucho mejor” y que estaba “deseando salir, así que cruzamos los dedos”.

Con todo, aún no le han dado el alta.

Fuentes del Palacio de Buckingham informaron al “Daily Mail” de que hoy no se esperaban nuevas actualizaciones sobre su estado de salud.