Meghan Markle lució unos pendientes de 578.000 euros regalados por Bin Salman tras el asesinato de Khashoggi

La duquesa de Sussex llevó los polémicos pendientes en una cena tres semanas después de que el príncipe heredero saudí fuera acusado de orquestar el asesinato del periodista

La duquesa de Sussex, con los pendientes regalados por Bin Salman en las Islas Fiji
La duquesa de Sussex, con los pendientes regalados por Bin Salman en las Islas Fiji

Meghan Markle ha vuelto a acaparar todos los titulares de la crónica social este miércoles tras filtrarse una información entre los medios británicos que ha desatado la polémica. La nuera del príncipe Carlos lució unos pendientes valorados en 500.000 libras esterlinas (unos 578.000 euros) en una cena de Estado en las Islas Fiji el pasado mes de octubre de 2018.

Al parecer estos lujosos complementos fueron un regalo de boda por parte del príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed Bin Salman, acusado de orquestar el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en la embajada saudí de Estambul tres semanas antes.

Los pendientes poseen un valioso diseño de Butani valorado en medio millón de euros. Tal y como recogen varios diarios británcios, el 7 de marzo de 2018 Salmán se reunió con la reina Isabel II en Buckingham durante una visita oficial y fue cuando se los entregó como obsequio de su familia. En aquel momento, la imagen del príncipe heredero saudí era de avance y progreso, pero todo cambió tras su implicación en la muerte del periodista el 2 de octubre de ese mismo año.

La duquesa de Sussex llevó los polémicos pendientes en una cena tres semanas después de que tuviera lugar el mencionado crimen que estremeció al mundo y del que ya se sospechaba que estaba detrás Bin Salman. Al parecer, el Palacio de Kensington recibió instrucciones de transmitir a los medios que dichas joyas fueron prestadas y no un regalo de la familia real saudí.

Los abogados de la mujer del príncipe Harry han negado tajantemente esta información indicando que ella nunca dijo que fueran un préstamo personal, sino un préstamo de la corona británica, pues todos los regalos recibidos de jefes de Estado extranjeros son propiedad de la familia real como institución. Tambien han precisado que Meghan desconocía que Salman estuviera involucrado en el asesinato de Khashoggi cuando decidió ponerse esos pendientes, que curiosamente volvió a lucir tres semanas más tarde en la fiesta del 70 cumpleaños de Carlos de Inglaterra, el 14 de noviembre de 2018.

A pesar de estas informaciones, no hay pruebas de que el príncipe saudí hubiera conocido a Meghan y menos de que le haya regalado joyas personalmente. Esta noticia llega a solo unos días para que el príncipe Harry y Meghan den el salto a la televisión americana para confesarse con Oprah Winfrey, y las informaciones sobre ellos ya ocupan todas las portadas a causa, primordialmente, del adelanto que se ha emitido de la entrevista.