Maduro se vacuna contra el coronavirus antes que los médicos

El líder venezolano se inmuniza con la rusa SputnikV sin esperar a los grupos vulnerables

Nicolás Maduro recibe este sábado en Caracas la primera dosis de la vacuna rusa Sputnik V
Nicolás Maduro recibe este sábado en Caracas la primera dosis de la vacuna rusa Sputnik VPrensa de MirafloresPrensa de Miraflores/EFE

En Venezuela, quien gobierna pone el ejemplo. Así lo ha demostrado otra vez Nicolás Maduro al vacunarse contra el coronavirus cuando la inmunización de personas vulnerables no ha sido completada. En declaraciones a la cadena Telesur, el mandatario afirmó que «esperamos a que transcurriera la vacunación del personal médico y como dije al pueblo estoy cumpliendo». Pero no es cierto que todos los sanitarios hayan sido vacunados.

Según un registro independiente de Monitor Salud, una organización que busca brindar datos en medio de la opacidad oficial, 56 centros de vacunación se prepararon para recibir vacunas, pero solo llegaron a 24. Además, de esos 24 centros solo 10 manejaban la información de la cantidad de dosis recibidas, que en total ascendió a 12.194, mientras que los demás hospitales no tienen información de las vacunas entregadas y si se han o no aplicado, debido al hermetismo que mantiene el Gobierno venezolano al respecto. Por otra parte, según Monitor Salud, solo 44 de los 56 centros habilitados para vacunar disponen de las neveras necesarias para mantener la cadena de frío de las dosis.

No todas han estado destinadas a población vulnerable. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado inmunizar a personal de salud y a la tercera edad. En Venezuela, donde no se ha publicado un plan de vacunación detallado, Maduro había anunciado hace casi un mes que se le daría prioridad a médicos, militares y funcionarios de alto nivel. De hecho, la mayoría de los gobernadores han sido ya vacunados, así como todos los 277 diputados y sus suplentes ¡en la Asamblea Nacional controlada por el chavismo.

Maduro dijo este fin de semana que «ya llevamos un 60% de las vacunas rusas y el lunes arrancamos con las chinas». Sería el equivalente a 60.000 vacunas aplicadas del primer lote de 100.000 Sputnik V que llegó en febrero.

Según un informe regional al que tuvo acceso LA RAZÓN y muestra un plan de distribución, sumado a la contabilidad de los anuncios hechos por funcionarios públicos, en Venezuela se han distribuido menos del 60% de esas 100.000 vacunas. El resto no se sabe si han sido entregadas, o al menos no ha sido comunicado efectivamente.

Maduro se inyectó junto a su esposa Cilia Flores, también diputada, y sentó las bases para el discurso que se dará ante la posible escasez del fármaco en el país: «Hay escasez de vacunas en el mundo». A pesar de ello, recordó que llegó a un acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud para la importación de vacunas, refiriéndose al mecanismo Covax que se ha activado gracias a acuerdos con el gobierno interino de Juan Guaidó, que mantiene el control sobre recursos venezolanos en cuentas extranjeras en países que no reconocen al régimen chavista.

El 1 de marzo llegó a Venezuela un lote de 500.000 dosis de la vacuna china Sinopharm, cuyo uso se aprobó apenas horas antes de que aterrizara el avión con el cargamento. Se anunció que será aplicada al sector educativo. Este fin de semana, ha llegado un segundo envío de otras 100.000 vacunas rusas con las segundas dosis respectivas. Entretanto, se anuncia que en el país se registra un mayor ritmo de contagios por la llegada de la variante brasileña.