Bolsonaro descarta el confinamiento en pleno repunte de casos por la nueva cepa

A pesar del avance de la variante del Amazonas y la saturación de las UCIs, el presidente de Brasil rechaza imponer restricciones

Trabajadores del Hospital HRAN de Brasilia, reciben a un nuevo paciente de coronavirus
Trabajadores del Hospital HRAN de Brasilia, reciben a un nuevo paciente de coronavirusEraldo PeresAP

En pleno empeoramiento de la situación epidemiológica en Brasil, su presidente, Jair Bolsonaro, ha vuelto a descartar este lunes la posibilidad de decretar el confinamiento domiciliario como medida para evitar el avance del coronavirus y ha asegurado que la población puede “tener por seguro” que él no utilizará a “su” Ejército “para obligar a nadie a quedarse en casa”.

“Algunos quieren que decrete el confinamiento. No lo voy a decretar y de una cosa pueden estar seguros, mi Ejército no sale a la calle para obligar a la gente a quedarse en casa. Mi Ejército, que también es el tuyo”, ha dicho Bolsonaro durante el habitual encuentro que mantiene con sus seguidores que se apelotonan a las puertas del Palacio de la Alvorada.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro FOTO: UESLEI MARCELINO REUTERS

Desde el inicio de la pandemia, Bolsonaro ha protagonizado encontronazos con las autoridades locales y estatales que decretaron medidas de aislamiento para evitar un aumento de los contagios.

Paro y pobreza

El principal argumento que utiliza el presidente brasileño para huir de este tipo de políticas son las cifras de paro y pobreza que se producirían en caso de que muchas de estas personas permanezcan en sus hogares, consciente del gran número de trabajadores informales que no pueden aspirar a los programas de ayuda.

“Parece que está volviendo la moda del confinamiento. Pónganse en el lugar del jefe de familia que no tiene nada que llevar a casa”, ha asegurado Bolsonaro, quien siempre ha defendido este tipo de medidas como “remedios que pueden ser peores que la enfermedad”.

En los últimos días Brasil ha experimentado un repunte de los casos de coronavirus, así como en el número de fallecidos. En total, son ya más de 11 millones de personas las que han contraído la enfermedad, de la que han muerto 265.411 personas. Aun así, todos los especialistas sanitarios alertan de que para las próximas semanas se espera un fuerte aumento de la curva pandémica, entre otras cosas por la alta incidencia de una mutación surgida en Amazonas y que ya se ha expandido por todo el país. La variante, conocida como P.1, ha hecho que colapsen los hospitales de Manaos y que los centros se queden sin oxígeno.

Aumento de casos

De acuerdo con las cifras oficiales del Gobierno, entre el sábado y el domingo se presentó un avance en el número de casos (+15,6 %) y una reducción significativa en el de muertes (-30,1 %), que, sin embargo, se mantienen con un promedio por encima de los mil óbitos por día.

Los fines de semana suelen reducirse las cifras informadas por falta de personal para el cómputo de datos en algunos municipios apartados, aunque la divulgación también coincide con la imposición de medidas más rígidas de control a la circulación y el cierre de comercios y servicios no esenciales en gran parte del país.

Brasil, uno de los tres países en el mundo más afectados por la pandemia del nuevo coronavirus en números absolutos junto a Estados Unidos e India, registra una tasa de mortalidad de 126 decesos por cada 100.000 habitantes y una incidencia de 5.244 personas infectadas en la misma proporción.

El estado de Sao Paulo, el más poblado del país con 46 millones de habitantes, sigue siendo la región con más casos confirmados (2.113.738) y muertes (61.463).

Justamente Sao Paulo, también el estado más rico, inició el sábado el cierre de todos los negocios, salvo los de primera necesidad, durante las próximas semanas debido al grave repunte de casos y muertes por covid-19, las cuales han puesto su sistema sanitario al borde del colapso.