Biden sigue los pasos de España para regularizar a miles de venezolanos

El Ministerio del Interior aprobó hace dos años una medida que autoriza la residencia temporal por razones humanitarias. Unos 80.000 venezolanos obtuvieron hasta noviembre de 2020 este permiso

Concentración de venezolanos en la Puerta del Sol de Madrid/Efe
Concentración de venezolanos en la Puerta del Sol de Madrid/Efe

El presidente de EEUU ha dado un paso más para mejorar la situación de los venezolanos en Estados Unidos al ofrecer la residencia temporal a unos 320.000 emigrantes que viven en ese país. España apuntó en la misma dirección en marzo de 2019, cuando aprobó una autorización temporal de residencia para los venezolanos en nuestro país por razones humanitarias que contribuyó a desatascar el sistema de asilo y refugio.

Desde entonces y hasta noviembre del año pasado, 80.000 venezolanos consiguieron esa autorización temporal y prorrogable por un año por razones humanitarias, según datos del Ministerio del Interior, lo que les permite legalizar su residencia. Aunque aún no se ha hecho pública la cifra actualizada a febrero de 2021, fuentes consultadas creen que podría superar la barrera de las 100.000 autorizaciones. Esta residencia otorga otros beneficios como el acceso a la sanidad pública y la libre circulación, además del permiso de trabajo automático.

Expertos en inmigración consideran que bajo la autorización de la cartera dirigida por el ministro Fernando Grande Marlaska existe la intención de la administración de iniciar un proceso de regularización masiva de venezolanos. Hasta entonces, las autoridades españolas habían evitado reconocer la existencia en Venezuela de una represión política lo suficientemente grave como para ser tenida en cuenta a la hora de conceder una protección por razones políticas, tal y como establecen las leyes internacionales. De hecho, en marzo de 2018, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) aseguró que España sólo había aceptado una de cada cuatro solicitudes de asilo.

“El asilo requiere unas condiciones muy rigurosas que tienen que ser demostradas ante las autoridades. Los venezolanos llegan huyendo y no tiene muchas veces cómo demostrar esa persecución”, asegura a LA RAZÓN el abogado venezolano William Cárdenas. “La autorización temporal a los venezolanos les permite vivir en España sin tener que depender del Estado, dejan de ser una carga y generan beneficios porque trabajan, pagan impuestos y contribuyen a descongestionar las oficinas de asilo y refugio que están recibiendo muchísimas solicitudes”, añade.

El éxodo de venezolanos por Estados Unidos, América Latina y España se generalizó a partir de 2014 pero fue con la crisis social venezolana en 2017, tras la represión por las protestas antigubernamentales, cuando se dispararon los casos de migrantes que salieron de su país. En España según las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) hay más de 335.000 venezolanos, si bien Cárdenas calcula que la cifra real ronda el medio millón de migrantes. “Muchos no están recogidos en las cifras del INE porque vinieron a España con pasaporte español porque eran hijos, nietos o bisnietos de españoles, y por lo tanto no son considerados migrantes venezolanos”, argumenta.

La decisión de la administración estadounidense es “muy parecida” a la que adoptó España, basada en una directiva europea de 2001 que estableció un dispositivo para afrontar las llegadas masivas a la Unión Europea de nacionales extranjeros “que no pueden volver a sus países, especialmente por motivos de guerra, violencia o violaciones de los derechos humanos”.

“España marcó el camino que después han seguido otros países, como ahora Estados Unidos y como Colombia, que tomó una resolución bastante más contundente porque aprobó una residencia por diez años de duración que favorece a casi dos millones de personas”, explica Cárdenas, quien agradece a las autoridades españolas “la generosidad” de acoger a miles de venezolanos “que huyen de un país sin medicinas, sin alimentos, sin respeto a los derechos humanos”. A juicio de este abogado venezolano, “es importante que este proceso de mantenga y se intensifique en los próximos años”.

La situación de pandemia ha propiciado una caída en la demanda de los venezolanos para regularizar su situación en España pese a que, según Cárdenas, “desde Venezuela siguen huyendo diariamente miles de personas en el mayor éxodo que ha vivido América Latina”.