Alemania

Castigo histórico a la CDU de Merkel en las elecciones regionales

Los Verdes y los liberales del FDP son los únicos que suben en Baden-Württemberg y Renania-Palatinado en el super año electoral y dan cuenta del descontento en la gestión de la pandemia

Winfried Kretschmann, líder del partido Verde en Baden Württemberg
Winfried Kretschmann, líder del partido Verde en Baden Württemberg ANDREAS GEBERT

Los sondeos a pie de urna muestran el castigo de los electores al partido de la canciller Angela Merkel, la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU), que cosecharía los peores resultados de su historia en el Länder de Baden-Württemberg, un antiguo bastión cristianodemócrata, donde baja unos cuatro puntos, así como en Renania-Palatinado, donde baja aún más llegando a los casi 6 puntos menos. El partido de Merkel es el más desfavorecido en unos comicios marcados por la pandemia y por los escándalos de corrupción que afectan ya a tres de sus diputados y que se conocían en las semanas previas a los comicios.

En Baden-Würtemberg los electores han mostrado que quieren una continuidad del partido Verde (Die Grüne), que gobierna y mejora levemente su resultado de 2016 al obtener un 31,5% de los votos, seguido de la CDU con el 25,5%. El tercer partido más votado es la extrema derecha de Alternativa por Alemania (AfD) con el 12,5%, dos puntos menos que en las últimas elecciones, seguido del partido liberal FDP, el único partido junto con los Verdes y los llamados Votantes Libres (FW) que suben. El Partido Sociáldemócrata SPD, el socio de coalición de Merkel, pasa, de este modo, a ser el quinto partido detrás del FDP en dicho estado.

También en Renania-Palatinado han querido los votantes que el SPD, que gobierna la región desde el 2013, continúe al mando, si bien con dos puntos menos y un 35,5% de los votos. Allí también suben Die Grüne y el FDP, cuatro puntos y unas décimas respectivamente. La CDU pierde aquí el mayor número de electores, aunque sigue siendo la segunda fuerza más votada con un 25% del electorado de su parte. También en este estado es la extrema derecha el tercer partido más votado con el 10% de los votos, seguido de los Verdes con 9,5% y el partido liberal FDP con 6,5%.

Los resultados de este domingo dependerán del voto por correo que seguirán contándose el lunes, y que en esta ocasión debido a la pandemia juega un papel especial. En los próximos días se conocerán los resultados definitivos. Los analistas creen que el escándalo de corrupción que afecta al menos a tres diputados de la CDU y que se ha conocido en los últimos días ha podido tener un reflejo directo en estas elecciones, si bien los votos que se emitieron antes de conocerse podrían amortiguar la caída.

El Secretario General de la CDU Paul Ziemiak aseguró que “esta no es una buena noche electoral para la CDU “. Ziemiak aseguró que el escándalo de las mascarillas, según el cual dos diputados se habrían embolsado cientos de miles de euros por la concesión de contratos en su partido, unido a las críticas en relación a la gestión de la pandemia, así como la popularidad de los dos líderes en los estados que ahora se votaba han contribuido a este resultado.

Eso sí, los comicios no afectarían a la elección del candidato llamado a suceder a la canciller Merkel, que el partido quiere concretizar durante las próximas vacaciones de pascua.

Elecciones en el comienzo de la tercera ola

Los comicios han tenido lugar en medio del comienzo de la tercera ola de la pandemia y con la población y la economía muy resentidas. Las pérdidas económicas producidas por la pandemia se elevan a unos 250.000 millones de euros según cálculos del Instituto para Economía Alemana IW. Los cierres en industrias, comercios y los millones de trabajadores en jornada reducida han llevado a unas 16.300 empresas a echar el cierre definitivo y otras 5.000 estarían en estado “zombie”, como le han venido a llamar en el país, por depender de las ayudas pero estar en la quiebra técnica y no tener perspectivas de poder recuperarse tras la pandemia.

Lo peor, sin embargo, tanto en el ámbito económico como en el sanitario, estaría por llegar. Con el país paralizado desde diciembre para evitar mayores contagios, las medidas comenzaron a relajarse hace tres semanas con la vuelta parcial y en grupos reducidos a las escuelas. Desde la semana pasada, algunos negocios como las peluquerías, los centros de jardinería o las floristerías reabrían sus puertas tras tres meses de cierre. Sin embargo, buena parte del comercio minorista permanece cerrado o solo atiende con cita previa. La hostelería y la gastronomía permanecen cerradas y solo ofrecen comida para llevar.

El contagio es, tras tres semanas de apertura parcial de los colegios, en estos momentos “tremendo y muy rápido” entre los menores de edad, explicaba Lothar Wieler, el director del Instituto Robert Koch, el pasado viernes. Las mutaciones del virus, que ya suponen alrededor de la mitad de todas las nuevas infecciones, están llevando a un contagio más rápido de lo que se había visto hasta el momento y se espera que el número de nuevas infecciones tras las vacaciones de pascua sea mayor que el registrado en el mayor pico de la pandemia en Alemania, durante las navidades. Ya entonces las UCIs estaban al borde de su capacidad, las operaciones planificadas pospuestas y los crematorios del país tenían problemas para incinerar a los fallecidos, con una sobremortalidad registrada en ese mes del 29%.

En la última semana se registró un aumento del 33% de las nuevas infecciones y en la horquilla de edad de los menores de 15 se registran en los últimos días los mayores valores desde el inicio de pandemia, con mas de 1.600 niños infectados al día. En el grupo de los mayores de 80 baja sin embargo la incidencia gracias a la vacunación. El control de la pandemia será un aspecto fundamental que determinará el devenir de las elecciones al Bundestag en septiembre.