Las medidas de Reino Unido para dar “más tranquilidad” a las mujeres

Se endurecerán las sentencias y se reforzará la presencia policial en las calles

Flores en memoria de Sarah Everard
Flores en memoria de Sarah Everard FOTO: HANNAH MCKAY

El Gobierno británico anunció el martes una batería de medidas con el objetivo de proporcionar a las mujeres y niñas de Reino Unido “más tranquilidad”, tras la conmoción causada por el secuestro y asesinato de la joven Sarah Everard. Como principal sospechoso se ha detenido a un agente de Scotland Yard.

Entre las nuevas medidas, destacan 25 millones de libras (algo más de 29 millones de euros) adicionales a invertir en una mejor iluminación de las calles y un sistema de vigilancia por cámaras de seguridad CCTV, así como un plan piloto para desplegar a agentes vestidos de civil en pubs y clubes del país.  Además, el premier Boris Johnson aseguró que el Gobierno aprobará una “legislación histórica” para endurecer las sentencias por violencia machista y desplegar a más agentes de Policía en las calles de Reino Unido.

“En última instancia, debemos eliminar la violencia contra las mujeres y las niñas y hacer que cada parte del sistema de justicia penal funcione para protegerlas y defenderlas mejor”, justificó.

El asesinato de Sarah coincide precisamente con el inicio de la tramitación en Westminster de una legislación que endurecerá las sentencias asociadas a violaciones y otros delitos sexuales, y dificultará el acortamiento de penas para los condenados por ese tipo de crímenes.

Sin embargo, el proyecto “Ley de Policía, Criminalidad, Sentencias y Tribunales” ha sido criticado al mismo tiempo por incrementar la capacidad de la Policía para evitar y disolver manifestaciones.

Las imágenes de los policías empleando la fuerza contra algunas de las participantes de una vigilia en honor a la joven asesinada celebrada el pasado fin de semana han creado una grave crisis en Scotland Yard. Y por tercer día consecutivo, centenares de personas se manifestaron frente a Westminster en protesta por la nueva normativa.

Por su parte, el tribunal penal londinense de Old Bailey fijó ayer para el próximo 25 de octubre la fecha provisional del juicio a Wayne Couzens, el policía británico acusado de raptar y asesinar a Sarah Everard cuando volvía a su casa en Londres el pasado 3 de marzo.

En una breve vista por internet, el juez Mark Lucraft ordenó que Couzens, de 48 años y padre de dos hijos, permanezca en prisión provisional en el centro de alta seguridad de Belmarsh hasta participar en una audiencia preliminar el 9 de julio.

El sospechoso asistió por videoconferencia desde Belmarsh a la sesión de este martes, cuando solo habló para confirmar su nombre y fecha de nacimiento, mientras que también la siguieron por internet algunos familiares de la víctima, según fuentes judiciales.