Europa

El lado oscuro del policía y padre perfecto que secuestró y asesinó a Sarah Everard

Wayne Couzens, acusado de exhibicionismo tres días antes del crimen, está casado y es padre de dos hijos. Abandonó el negocio familiar de talleres de coches para ser agente en Londres

Wayne Couzens protagonizó un caso de exhibicionismo público en un restaurante de comida rápida tres días antes de la desaparición de Sarah Everard
Wayne Couzens protagonizó un caso de exhibicionismo público en un restaurante de comida rápida tres días antes de la desaparición de Sarah Everard FOTO: Redes sociales redes sociales

El policía en activo Wayne Couzens, de 48 años, acudió este sábado ante un tribunal de la Corte de Magistrados de Westminster -en el centro de Londres-, tras ser acusado de secuestrar y asesinar a Sarah Everard, de 33 años. Durante esta primera vista, el tribunal determinó que el hombre permanecerá detenido y deberá comparecer de nuevo en una nueva audiencia judicial en el Tribunal Penal de Old Bailey (Londres) el próximo 16 de abril.

La joven desapareció el pasado día 3 cuando volvía a su domicilio en el barrio de Brixton caminando por la noche en el sur de la ciudad tras haber visitado a una amiga. Su cuerpo fue hallado escondido en una zona boscosa de Ashford, en el condado inglés de Kent.

Couzens fue detenido el pasado martes y durante su estancia bajo custodia policial ha tenido que ser trasladado al hospital en dos ocasiones para recibir tratamiento por dos lesiones separadas en la cabeza, sufridas cuando se encontraba solo en su celda.

La actuación de la policía en este caso está siendo revisada por un órgano de quejas independiente tras conocerse que ese mismo agente protagonizó un episodio de exhibicionismo en un restaurante de comida rápida tan solo tres días antes del secuestro de Everard.

Casado y padre de dos hijos y propietario de una casa valorado en más de 240.000 euros, Everard parecía no haber despertado sospechas entre sus compañeros de la Policía Metropolitana de Londres. Sorprende que no fuera sometido a un mayor escrutinio por parte de sus superiores policiales pese a sus sensibles tareas de protección de diputados y diplomáticos.

Couzens ingresó en la policía londinense en septiembre de 2018. Formaba parte desde febrero de 2020 de una unidad armada y uniformada encargada de proteger las embajadas y otras representaciones diplomáticas, precisó la Policía.

La noticia de su arresto tras la desaparición de Sarah, de 33 años, ha dejado a familiares, amigos y colegas conmocionados. Un vecino de Deal, Kent, dijo: “Se le conoce como oficial de policía en toda la calle”. “Que sea arrestado por estos presuntos delitos es nada menos que horrible”.

Sorpresa entre sus compañeros

Couzens viajó a Londres desde su casa en la costa para proteger algunos de los edificios y personas más destacados de Reino Unido. Era su sueño hecho realidad después de haber trabajado anteriormente en el negocio de reparación de coches de su familia.

Se unió a la Policía Nuclear Civil antes de pasar a servir en la Policía Metropolitana. Couzens de cabeza rapada era muy apreciado entre sus colegas por su enfoque tranquilo, un atributo clave para un policía armado. Para uno de sus colegas, “es realmente impactante que haya sido arrestado por la desaparición de Sarah”.

Couzens ha estado viviendo con su esposa Elena, sus dos hijos pequeños, una hija de diez y un hijo de ocho, y su perro Pug. La policía que buscaba a la ejecutiva de marketing Sarah irrumpió por la puerta principal el martes 10 de marzo por la noche.

Los vecinos contaron cómo 25 policías vestidos de civil se reunieron frente a la moderna casa adosada de su familia a las ocho de la tarde antes de atacar. Para asombro de los vecinos, Couzens salió esposado y su esposa también fue arrestada.

Un vecino declaró que “había dos oficiales en la puerta y más colocados al costado de la casa”.