Cinco años del peor atentado yihadista en Bélgica

Las autoridades belgas rinden homenaje a las víctimas del Estado Islámico en el quinto aniversario de los mortíferos ataques terroristas en el aeropuerto y el metro de Bruselas

El rey de Bélgica Felipe y la reina Matilde durante el minuto de silencio en el aeropuerto de Bruselas, en Zaventem
El rey de Bélgica Felipe y la reina Matilde durante el minuto de silencio en el aeropuerto de Bruselas, en ZaventemStephanie Lecocq

Los reyes de Bélgica, Felipe y Matilde, y el primer ministro del país, Alexander De Croo, rindieron homenaje este lunes a las víctimas de los atentados de Bruselas, en el quinto aniversario de los dos ataques terroristas en el aeropuerto y el metro de la capital que causaron 32 muertos y más de trescientos heridos.

El 22 de marzo de 2016 tres terroristas suicidas hicieron estallar cargas explosivas en el aeropuerto de Zaventem a las 7:58 horas de la mañana y, poco después, a las 9:11 horas, en el metro de Maelbeek, aledaño a las instituciones de la Unión Europea.

Según informa la agencia EFE, acompañados de representantes de las asociaciones de víctimas Life4Brussels y V-Europe, los monarcas y el primer ministro realizaron sendas ceremonias de homenaje guardando un minuto de silencio a la hora exacta de cada atentado, primero en el aeropuerto y después en la estación de metro, tras leer el nombre de las víctimas mortales y depositar una ofrenda floral.

En el primer atentado, dos terroristas se inmolaron en la sala de salidas del aeropuerto de Bruselas, matando a 16 personas, y en el segundo, un tercer terrorista y hermano de uno de los dos anteriores, repitió la acción en un tren de metro que acababa de salir de la estación de Maelbeek, en plena hora punta, cerca del barrio europeo de la capital, dejando también 16 muertos.

Ambos atentados, que dejaron más de 340 heridos de diversa consideración, fueron reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), que en aquel momento dominaba un “califato” en parte de Irak y Siria.

Los reyes y el primer ministro belga se reunieron con las víctimas y los familiares de los fallecidos después de que el rey Felipe depositara unas flores frente a una placa conmemorativa. Después, de acuerdo con la agencia AP, se desplazaron hasta la estación de metro de Maelbeek, y guardaron otro minuto de silencio exactamente a las 9:11, en el momento en que el tren subterráneo estalló por los aires.

Un policía rinde tributo después de depositar unas flores en la estación de metro de Maelbeek FOTO: Francisco Seco

Cómo va el proceso judicial

A principios de este año, se ordenó a 10 personas, incluido el único sospechoso superviviente conocido en los ataques mortales de París de 2015, que fueran juzgadas en relación con los atentados suicidas de Bruselas.

Entre los que serán juzgados se encuentran Salah Abdeslam, quien también es sospechoso de desempeñar un papel importante en los ataques de París del 13 de noviembre de 2015, y Mohamed Abrini, un vecino de Bruselas y muy buen amigo de Abdeslam que abandonó el aeropuerto Zaventem después de que sus explosivos no detonaron. Abrini fue durante días conocido como el “yihadista del sombrero”, pues se le veía en las imágenes de las cámaras de seguridad con una gorra y una enorme maleta que no fue capaz de detonar.

Aún no se ha fijado una fecha para el juicio.

Abdeslam fue capturado en Bruselas el 18 de marzo de 2016, y se cree que su arresto (después de meses escondido en el barrio de Molenbeek) pudo haber llevado a otros miembros de una célula del grupo Estado Islámico en Bruselas a adelantar un ataque planeado. En las investigaciones posteriores se vio que el plan de los yihadistas iba a ser meses después en eventos masivos, más parecido a lo que planearon en París aquel fatídico 13N. Sin embargo, cuatro días después de la detención del pequeño de los Abdeslam, los terroristas suicidas detonaron sus explosivos en el aeropuerto y el metro de Bruselas durante la hora punta de la mañana.

En París, la red de extremistas franceses y belgas mató a 130 personas en ataques tanto en la sala de conciertos Bataclan, el estadio nacional de fútbol así como en bares y restaurantes.

Alrededor de 900 personas sufrieron traumas físicos o mentales en los ataques de Bruselas, que fueron reclamados por el Estado Islámico.

Homenaje sobrio y reacciones

Este homenaje nacional se completó con una ceremonia “sobria” y “cálida” a mediodía en el monumento a las víctimas de estos actos terroristas, cerca de la rotonda Schuman, y al lado de las sedes de la Comisión Europea y del Consejo.

La cooperación europea e internacional es realmente esencial en la lucha contra el terrorismo”, tuiteó el primer ministro belga para agradecer un mensaje de apoyo de su homólogo neerlandés, Mark Rutte, al tiempo que manifestó sentirse “emocionado” e “impresionado” tras su conversaciones esta mañana con supervivientes de los atentados y con familiares de las víctimas.

Al homenaje a las víctimas se sumaron los ministros de Exteriores de la Unión Europea al inicio de una reunión presencial que celebran este lunes en Bruselas, informó en su cuenta en Twitter el alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell.

El terrorismo y el extremismo no tienen cabida en nuestras sociedades. Seguimos unidos para defender la libertad y los valores democráticos”, añadió Borrell en su tuit.

Hace cinco años de los cobardes atentados terroristas de Bruselas, en el corazón de Europa. En este trágico aniversario, lloramos con las familias de las víctimas y sus seres queridos. Debemos permanecer unidos contra el extremismo y el odio”, escribió, por su parte David Sassoli, el presidente del Parlamento Europeo, cuya sede se encuentra también cerca de la parada de metro Maelbeek.

Cinco años después, “el dolor continúa vivo” por aquellos “terribles atentados” que mataron a 32 personas, dijo, por su parte, el portavoz principal de la Comisión Europea, Eric Mamer.

“Hoy dedicamos un pensamiento a las víctimas de los atentados terroristas de Bruselas de hace 5 años. Nunca Olvidamos Recordamos”, escribió en Twitter la presidencia portuguesa de turno de la UE.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, también recordó el aniversario de los atentados de Bruselas, donde se encuentra la sede de la Alianza.

“Cinco años desde los horribles ataques de Bruselas. Hemos visto muchos otros ataques terroristas desde entonces, en Londres, París, Kabul y Christchurch. Los terroristas pueden intentar esconderse tras la religión o la ideología, pero nuestra respuesta debe ser la misma: defender nuestros valores contra la violencia y el odio”, escribió en Twitter.