Así es el “asesino de portaaviones” Tu-22M3, el bombardero ruso en el que murieron tres pilotos

Esta aeronave, que tuvo su bautizo de guerra en Afganistán entre los años 1987 y 1989, posee uno de los misiles antibuque más rápidos del mundo

Las fuerzas aéreas rusas emplearon al bombardero Tu-22M3 en su operación contra el Daesh en Siria
Las fuerzas aéreas rusas emplearon al bombardero Tu-22M3 en su operación contra el Daesh en Siria

Una de las pesadillas de la OTAN durante la Guerra Fría, el bombardero ruso “asesino de portaaviones” Tu-22M3, ha regresado este martes a las portadas de los medios después de que tres miembros de la tripulación de este prototipo Tupolev murieran tras activarse de manera accidental del sistema de eyección de su asientos durante los preparativos para el despegue.

El Tupolev Tu-22M3 se trata de un modelo de avión de largo alcance capaz de llevar a cabo ataques nucleares, convencionales, anti-buque y misiones de reconocimiento. Es una aeronave de ataque versátil, diseñado inicialmente para operaciones en Europa y Asia, pero capaz de realizar misiones intercontinentales contra EE UU llegado el caso.

Fue diseñado en los años 60 para sustituir al Tu-22, cuyo rendimiento resultaba inferior al deseado. Gracias a sus nuevos motores y a las alas de geometría variable se demostró muy superior a su predecesor. Aunque su primer vuelo se produjo en 1972, fue presentado oficialmente en unos ejercicios del Pacto de Varsovia en 1980.

Su fabricación comenzó en Kazán en 1969 y terminó en 1993, con un total de 497 ejemplares. Se estima que en 1991 la Comunidad de Estados Independientes (CEI) disponía de 370 ejemplares de este aparato. 210 en la Fuerza Aérea Militar de Rusia y 160 en la Aviación Naval. Bielorrusia transfirió sus Tu-22 a Rusia mientras que Ucrania optó por desguazarlos.

Rusia ha bautizado de distintas maneras a los diferentes modelos de sus bombarderos Tu-22. El Blinder era conocido como Shilo (punzón) por su forma alargada. A los Tu-22M2 se les aplicó el sobrenombre de Dvoika (dúo) y a los Tu-22M3 el de Troika (trío) ya que en él volaba una tripulación de tres personas formada por el piloto, el oficial de armamento el navegador.

El Tu-22M3 tuvo su bautizo de guerra en Afganistán entre los años 1987 y 1989. Desde una base en Turkmenistán llevó a cabo una serie de misiones de bombardeo contra los Muyahidines en Khost y Kandahar, así como misiones de apoyo a las tropas de tierra durante la retirada del Ejército Soviético en 1989. En 1995 participó, durante la Guerra de Chechenia, en la Batalla de Grozni.

El 9 de Agosto del 2008, en pleno el conflicto ruso-georgiano, un aparato Tu-22 resultó derribado por un los misiles de un sistema defensa antiaérea Buk adquirido en Ucrania. La misión del aparato era bombardear un convoy militar georgiano que circulaba por la carretera Korbouli-Kareli-Gori. Hubo un único superviviente que, tras caer en manos enemigas, fue devuelto a Rusia en un intercambio de prisioneros.

En julio del 2015, el Ministerio de Defensa ruso anunció el despliegue de un escuadrón de bombarderos Tu-22M3 en Crimea, como “una de las medidas de respuesta al despliegue de la base antimisiles en Rumanía”. Con esta medida se reduce significativamente la capacidad del escudo antimisiles del sur de Europa. En su operación contra el Daesh en Siria, las fuerzas aéreas rusas han empleado este aparato en varias ocasiones desde 2015.

La razón del apodo de “asesino de portaaviones” del Tu-22 radica principalmente en algunas de las letales armas con las que está equipado. Una de ellas es el misil KH-15, capaz de alcanzar una gran altura para luego picar sobre el objetivo acelerando hasta una velocidad de Mach 5, lo que le convierte en uno de los misiles antibuque más rápidos del mundo. Otro poderoso elemento disuasorio es el misil de crucero Raduga Kh-22, que puede hacer blanco en un objetivo situado a 600 kilómetros de distancia a una velocidad de Mach 4′6. La aproximación final se realiza a tan solo 500 metros de altura.