El nuevo ministro de Defensa de Brasil pide “comprender y celebrar” el golpe de 1964

El presidente Jair Bolsonaro, capitán de la reserva del Ejército, es un defensor de aquella dictadura militar

El nuevo ministro de Defensa de Brasil, Walter Braga Netto, ayer
El nuevo ministro de Defensa de Brasil, Walter Braga Netto, ayerEraldo Peres

El nuevo ministro de Defensa de Brasil, Walter Braga Netto, recordó que los acontecimientos que llevaron al golpe de Estado de 1964, cuyo aniversario se cumple este miércoles, “deben ser comprendidos y celebrados” con contexto histórico. El 31 de marzo de 1964 quedó instalado un régimen militar en Brasil que se prolongó por 21 años en medio de movimientos en los cuarteles y la salida de Brasilia del presidente Joao Goulart, que a su vez había reemplazado al gobernante renunciante, Janio Quadros. El aniversario de este año se recuerda en medio de una grave crisis política que derivó el lunes y el martes en el reemplazo de seis puestos ministeriales, incluyendo la cartera de Defensa, y la sustitución de los tres jefes de las Fuerzas Armadas.

”Los eventos ocurridos hace 57 años, así como todo acontecimiento histórico, sólo pueden ser comprendidos a partir del contexto de la época”, comienza una “Orden del Día Alusiva al 31 de marzo de 1964” difundida anoche por Braga Netto. El texto recuerda que en aquella época la inestabilidad regional derivó en Brasil en un “escenario de inseguridades y grave inestabilidad política, social y económica”, así como “una amenaza real para la paz y la democracia”. Ello condujo a un golpe, el llamado Movimiento del 31 de marzo de 1964, que permitió, dice el texto, interrumpir “la escalada del conflicto” a partir de las acciones de “diversos sectores de la sociedad organizada y las Fuerzas Armadas”. ”El Movimiento de 1964 es parte de la trayectoria histórica de Brasil. Por lo tanto, los hechos de ese 31 de marzo deben entenderse y celebrarse”, añade el documento.

El actual gobernante, Jair Bolsonaro, capitán de la reserva del Ejército, es un defensor de aquella dictadura militar. El año pasado, en el aniversario anterior dijo que se vivía un “gran día de la libertad”. Braga Netto, general en la reserva, reemplazó el lunes en la cartera de defensa al general Fernando Azevedo e Silva, que fue sustituido en el cargo horas después de que anunciara su renuncia el canciller Ernesto Araújo. Esa crisis política derivó en un reemplazo en otros cuatro puestos ministeriales del gabinete de Bolsonaro y, al día siguiente, fueron “sustituidos” los comandantes del Ejército, de la Fuerza Aérea y la Armada, según un comunicado oficial. EFE