Billy Evans, el “mártir de la democracia” que murió frente al Capitolio

El agente arrollado por un joven de 25 años era padre de dos hijos y llevaba 18 años en el cuerpo

El policía asesinado frente al Capitolio William "Billy" Evans
El policía asesinado frente al Capitolio William "Billy" EvansU.S. CAPITOL POLICE

De los dos agentes heridos que tuvieron que ser hospitalizados tras el nuevo ataque al Capitolio provocado por un asaltante solitario al volante, uno de ellos no sobrevivió, según confirmó en rueda de prensa Yogananda Pittman, jefe interina de la Policía del Capitolio, pocas horas después del altercado. El agente William “Billy” Evans.

“Con profunda tristeza les comparto la noticia de la muerte del agente William ‘Billy’ Evans por las heridas sufridas durante un ataque en la Barricada Norte por un asaltante solitario”, publicó Pittman en un comunicado. El otro agente herido se encuentra estable y su vida no corre peligro.

“Billy” Evans se unió a la Policía del Capitolio en 2003, donde trabajó durante 18 años y era miembro de la unidad de primeros auxilios. El agente fallecido se convertía en el sexto miembro del cuerpo policial de la sede del legislativo en morir en cumplimiento del deber, según el Departamento. Las víctimas mortales incluyen al oficial Brian D. Sicknick, quien murió el 7 de enero, tras el histórico asalto al Capitolio de EEUU.

La noticia de la muerte del agente Evans dejó a su paso multitud de condolencias, especialmente de funcionarios de gobierno y legisladores, quienes estaban de receso por vacaciones de Eastern (Pascua), incluyendo el presidente Joe Biden, quien además ordenó desde Camp David que las banderas de la residencia presidencial ondearan a media asta desde la tarde del viernes, así como las del Capitolio de EEUU.

La Casa Blanca emitió, a su vez, un comunicado dando a conocer que tanto el presidente de EEUU, Joe Biden, como la primera dama se encontraban “devastados” por lo sucedido. “Enviamos nuestras condolencias a la familia del agente Evans y a todos los que estén llorando su pérdida. Sabemos lo difícil que ha sido esta temporada para el Capitolio, para quienes trabajan allí y quienes les protegen”, añadió Biden.

También la vicepresidenta Kamala Harris emitía un comunicado sobre el incidente, calificándolo de “inexplicable acto de violencia” y reconociendo que el oficial William Evans hizo el máximo sacrificio para proteger el Capitolio y quienes trabajan allí en nombre del pueblo estadounidense”.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, calificó a Evans como un “mártir de la democracia” en otro comunicado oficial emitido horas más tarde.

Esa misma tarde, la del fatídico viernes de Pascua, en el tranquilo vecindario a las afueras de Virginia donde a menudo se veía al agente “Billy” Evans con sus hijos, varios de sus compañeros policías descargaban bolsas de plástico con suministros, incluidos bocadillos y refrescos, llevándolos hasta la casa del agente fallecido en servicio.

Los vecinos se fueron acercando para ofrecer su ayuda a los agentes en la preparación del recuerdo a su compañero, como manda la tradición en Estados Unidos tras la muerte de un ser querido. Parecía, según el Washington Post, que la familia se había preparado para una celebración familiar en casa, a juzgar por la decoración de flores blancas del frondoso callejón sin salida de la vivienda y las letras que con gel de colores dibujaban “Feliz Pascua” sobre la puerta de vidrio de la entrada.

Era un “padre cariñoso” para sus dos hijos y “siempre sonriendo”, dedicado tanto a su trabajo como a su familia, según recuerdan sus vecinos. Algunos de ellos le recordaron, tras el asalto al Capitolio, que había sido muy afortunado por no estar de servicio ese 6 de enero.