La mala gestión de la pandemia en Europa

Lo que ha pasado y las consecuencias que tiene para la Unión Europea

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der LeyenAris Oikonomou

Observe la devastación causada por la pandemia del covid-19 y algo extraño destaca. La Unión Europea es rica, científicamente avanzada y está dotada de excelentes sistemas de asistencia sanitaria y bienestar y de un consenso político fuertemente inclinado a cuidar de sus ciudadanos. Sin embargo, durante la pandemia ha tropezado.

En la clasificación brutal y contundente de muertes, a la UE en su conjunto no le ha ido tan mal como a Gran Bretaña o a Estados Unidos, con 138 muertes registradas por cada 100.000, en comparación con 187 y 166 respectivamente, aunque Hungría, la República Checa y Bélgica han tenido peores resultados que otros. Sin embargo, está atrapada en una oleada violenta alimentada por una variante mortal. Eso subraya el peligro de la baja tasa de vacunación de Europa. Según nuestro rastreador, el 58% de los adultos británicos han recibido una dosis, en comparación con el 38% de los estadounidenses y solo el 14% de los ciudadanos de la UE.

Los países europeos también están atrasados en el otro marcador covid-19, la economía. En el último trimestre de 2020, Estados Unidos estaba creciendo a una tasa anualizada del 4,1%. En China, que combatió el virus con firmeza totalitaria, el crecimiento fue del 6,5%. En la zona del euro, la economía seguía contrayéndose. Hace un año, el presidente español, Pedro Sánchez, calificó al covid-19 como la peor crisis que aqueja a la UE desde la Segunda Guerra Mundial. ¿Cómo ha funcionado tan mal su respuesta?

Parte del problema de Europa es la demografía. Las poblaciones de la UE son mayores según los estándares mundiales, lo que las hace más susceptibles a la enfermedad. Otros factores menos conocidos, como las ciudades abarrotadas, también pueden hacer que los europeos sean vulnerables. La movilidad transfronteriza, que es uno de los grandes logros de la UE, probablemente funcionó a favor del virus, y nadie querrá frenar eso cuando la pandemia disminuya.

Pero parte del problema de Europa es la política. Jean Monnet, un diplomático francés que ayudó a fundar el proyecto europeo, escribió que “Europa se forjará en crisis”. Cuando las cosas están en su peor momento, se aprovechan esas palabras para sugerir que la UE arrebatará la victoria de las fauces de la derrota. Efectivamente, durante la crisis del euro, el Banco Central Europeo (BCE) finalmente salvó la situación con nuevas políticas; asimismo, la crisis migratoria de 2015 mejoró enormemente a Frontex, la fuerza de seguridad fronteriza de la UE.

Sin embargo, la máxima de Monnet también es fuente de autocomplacencia. La guerra civil en Yugoslavia en la década de 1990 llevó a la declaración de que “esta es la hora de Europa”. Siguieron años de matanza. Del mismo modo, la decisión del año pasado de otorgar a la Comisión Europea la responsabilidad exclusiva de comprar y distribuir las vacunas covid-19 para 450 millones de personas ha sido un desastre.

Tenía sentido unir el esfuerzo de investigación de 27 países y sus fondos para la compra anticipada de vacunas, al igual que la Operación Warp Speed en Estados Unidos reunió a 50 estados. Sin embargo, la burocracia de la UE administró mal las negociaciones del contrato, quizás porque los gobiernos nacionales generalmente supervisan la salud pública. El proyecto fue manejado principalmente por la presidenta de la comisión, Ursula von der Leyen, quien alegremente calificó la decisión de expandir su imperio como una “historia de éxito europeo”.

Difícilmente. Su equipo se centró demasiado en el precio y muy poco en la seguridad del suministro. Regatearon inútilmente sobre la responsabilidad en caso de que las vacunas causaran daños. Europa titubeó en las vacaciones de agosto. Era como si forjar una unión cada vez más estrecha al estilo Monnet fuera el verdadero premio y la tarea de la vacunación fuera un espectáculo secundario. Las disputas posteriores, la competitividad y la amenaza de bloqueo de las exportaciones de vacunas han contribuido más a socavar la confianza en la vacunación que a restaurar la reputación de la comisión. Si todavía fuera miembro de un gobierno nacional, es difícil imaginar que Von der Leyen pudiera permanecer en su puesto.

Europa también se ha quedado corta económicamente. Una vez más, ha utilizado la pandemia para lograr avances institucionales, mediante la creación de un nuevo y sustancioso instrumento conocido como Plan de Recuperación para Europa Next Generation o NGEU. Con un valor de 750.000 millones de euros (880.000 millones de dólares), está dirigido principalmente a los países más débiles que más lo necesitan. Más de la mitad del dinero son subvenciones, no préstamos, lo que reduce el efecto sobre la deuda nacional. También se paga generando una deuda de la que la Unión en su conjunto es solidaria. Eso es bienvenido, porque crea un mecanismo que rompe el vínculo entre la recaudación de dinero y la solvencia de los gobiernos nacionales. En futuras crisis esto podría proteger a los países de la zona euro de la fuga de capitales.

Sin embargo, al igual que con las vacunas, el triunfo en la creación del NGEU oculta su lenta ejecución. El primer dinero aún tardará meses en ser pagado, ya que los estados miembros se pelean con la comisión sobre sus programas individuales. Para fines del próximo año, solo se habrá desembolsado una cuarta parte del fondo.

Esta falta de urgencia es síntoma de un problema mucho mayor: el descuido de la salud subyacente de las economías europeas. Incluso con su nuevo dinero, el presupuesto de la UE representará solo el 2% del PIB en el próximo período fiscal de siete años. A nivel nacional, donde los gobiernos suelen gastar alrededor del 40% del PIB, los europeos han sido culpables de una excesiva cautela.

Las consecuencias serán profundas. Para fines de 2022, se espera que la economía de Estados Unidos sea un 6% mayor que en 2019. Por el contrario, es poco probable que Europa produzca más de lo que producía antes de la pandemia. Es cierto que el estímulo de 1,9 billones de dólares de Joe Biden después de casi 4 billones en la era Trump corre el riesgo de sobrecalentar la economía, pero Europa se encuentra en el otro extremo. Sus déficits presupuestarios para 2021 promedian quizás la mitad de lo que Estados Unidos está planeando. Después de la combinación de la crisis financiera y el covid-19, la producción de la UE será un 20%, o 3 billones de euros, menor que si hubiera mantenido el crecimiento que logró en 2000-07. La UE ha suspendido sus reglas fiscales que limitan el déficit. Gracias en parte al activismo monetario del BCE, los gobiernos europeos tienen el espacio fiscal para hacer más. Deberían usarlo.

Una Unión cada vez más pequeña

Europa puede consolarse con el hecho de que el programa de vacunación se pondrá al día durante el verano. En todo el continente, el euroescepticismo ha estado en declive durante la pandemia, y los políticos que solían coquetear con la salida, como Matteo Salvini o Marine Le Pen, han cambiado de opinión. Pero, inexorablemente, la UE se está quedando atrás de China y Estados Unidos porque no logra lidiar de manera competente con cada crisis sucesiva. En un mundo peligroso e inestable, ese es un hábito que debe cambiar.

© 2021 The Economist Newspaper Limited. Todos los derechos están reservados. El artículo original en inglés puede encontrarse en www.economist.com