Marruecos abate con un dron a un mando militar del Frente Polisario

El ataque contra el jefe de la Guardia Nacional saharaui, Adah el Bendir, en Rouss Irni es el último episodio de una escalada bélica de los últimos seis meses

Bandera de la República Árabe Saharaui Democrática
CEDIDA POR EL FRENTE POLISARIO
  (Foto de ARCHIVO)
23/12/2019
Bandera de la República Árabe Saharaui Democrática CEDIDA POR EL FRENTE POLISARIO (Foto de ARCHIVO) 23/12/2019Servicio Ilustrado (Automático) CEDIDA POR EL FRENTE POLISARIO

Un dron del Ejército marroquí acabó este martes con la vida del jefe de la Guardia Nacional saharaui. Adah el Bendir, de 65 años, fue abatido cuando milicias del Frente Polisario trataban de atacar posiciones del Ejército marroquí, recogen tanto medios de comunicación oficialistas marroquíes como afines al movimiento independentista. Ninguna instancia oficial ha confirmado desde Rabat la noticia. Es la primera vez que el Ejército marroquí recurre a un dron para acabar con la vida de un mando militar del movimiento saharaui.

La información fue confirmada a la agencia AFP por el ex dirigente del Polisario Mustafa Salma en la noche del miércoles tras hacerse eco del anuncio en una radio estatal argelina. Un comunicado del Ministerio de Defensa de los independentistas saharauis recogido por la agencia de prensa oficial SPS -suprimido horas después de su publicación-, hacía constar que «el comandante de la Gendarmería Nacional, el mártir Adah el Bendir, cayó el martes en el campo de honor, encontrándose en misión militar en la zona liberada de Rouss Irni, en Tifariti».

Tifariti es una localidad y región situada al noreste del Sáhara Occidental en el entorno de uno de los puntos del muro de separación construido por Marruecos en territorio saharaui y que limita ambos campos en conflicto. Esta zona está controlada por el Frente Polisario.

Según fuentes del movimiento, El Bendir, que se unió a las filas del Frente Polisario en 1978, fue alcanzado por el dron tras haber liderado una incursión a través del citado muro. «A unos cien kilómetros del lugar del ataque contra los marroquíes, un dron mató al jefe de los gendarmes en la región de Tifariti. Murió en territorio saharaui liberado», aseguraba a AFP una fuente oficial saharaui horas después de la publicación del citado comunicado.

Por su parte, la página de Facebook Far-Maroc, medio no oficial de las Fuerzas Armadas marroquíes, anunciaba que «varios elementos de primera línea» del Polisario, entre ellos el líder de la Gendarmería, han muerto como consecuencia de una operación contra «movimientos sospechosos de líderes del Polisario en el interior de zonas tampón». El líder del movimiento saharaui, Brahim Ghali, ha sobrevivido a las maniobras marroquíes, según se asegura en el citado perfil de Facebook. Ello hace pensar que Ghali era el objetivo principal de la acción marroquí.

«Ésta es una prueba más de que existe una guerra intensa en la zona y de por qué Marruecos está empeñado en negarla», afirma una fuente oficial saharaui citada por la agencia Efe que en otras ocasiones ha dado cuenta de bajas marroquíes. En noviembre del año pasado y tras treinta años de alto el fuego regresaban las hostilidades entre el Ejército marroquí y el Frente Polisario.

El pasado 13 de noviembre fuerzas marroquíes penetraran en el paso de Guerguerat, que separa Mauritania del territorio que fuera colonia española hasta 1975 con intención de despejar la zona, única ruta comercial hacia África Occidental. Para los saharauis se trata de una vía ilegal.Un día después de la ofensiva, el secretario general del Frente Polisario y presidente de la República Árabe Saharaui Democrática, Brahim Ghali, aseguró que suponía una violación del alto el fuego y dio por rota la tregua firmada en 1991. A finales de enero, la República Saharaui anunció una escalada.