69 yihadistas liberados de Guantánamo han vuelto a las actividades terroristas

En el campo de prisioneros aún quedan 40, entre ellos el cerebro de los atentados del 11-S

Foto de archivo de uno de los puestos de vigilancia del Campamento Delta de la base naval estadounidense en la bahía de Guantánamo.
Foto de archivo de uno de los puestos de vigilancia del Campamento Delta de la base naval estadounidense en la bahía de Guantánamo.

Un total de 69 yihadistas que estuvieron detenidos en la Base Naval USA de Guantánamo (GTMO), en Cuba, han vuelto a las actividades terroristas una vez puestos en libertad, según la Oficina del Director de Inteligencia Nacional, que cita HSToday. De los 729 detenidos liberados quedan aún unos 40), 125 reingresaron en dichas organizaciones; 36 han fallecido y otros 20 están “bajo custodia extranjera”.

Entre los que todavía están en la base, figura Jalid Sheij Mohammed, más conocido por Khalid Sheikh Mohammed (KSM), autor intelectual de atentados del 11-S, según se ha reconocido en publicaciones internas la propia Al Qaeda. Fue acusado de crímenes de guerra y asesinato masivo por una comisión militar. Puede ser condenado a muerte.

“Basándonos en las tendencias de los últimos 17 años, evaluamos que algunos los que permanecen detenidos en el GTMO buscarán volver a participar en actividades terroristas o insurgentes después de ser transferidos a otros países”, agrega el informe.

El mayor peligro supone los lleguen a países con conflictos e inestabilidad interna; y los que sean reclutados por “organizaciones insurgentes y terroristas”.

“Si bien la aplicación de las condiciones de transferencia probablemente ha disuadido a muchos ex detenidos a volver a comprometerse (con el terrorismo), algunos lo han hecho y lo harán, independientemente de las condiciones de transferencia”, añade.

Se subraya que los liberados “se comunican habitualmente entre sí, con las familias de otros ex detenidos y con miembros de organizaciones terroristas”. “Las razones de la comunicación van desde lo mundano (recordar experiencias compartidas) hasta lo nefasto (planificar operaciones terroristas)”, dice el resumen del informe.

El centro de detención de Guantánamo es una prisión militar de alta seguridad que, desde 2002, ha sido utilizado para mantener encarcelados a individuos detenidos, la mayoría en Afganistán, pero también en otros países, acusados de terrorismo. Fue una de las medidas adoptadas tras los atentados del 11-S.

En las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2008, los dos candidatos, Barack Obama (demócrata) y John McCain (republicano) se comprometieron a cerrar el campo si llegaban al poder.

Durante la administración de Bush, 500 prisioneros fueron enviados a otros países o liberados. En el mandato de Obama, 197. Con Donald Trump, sólo uno. La Administración de Joe Biden se ha comprometido a cerrar el campo de prisioneros.