La mujer de Navalni alerta de que está “escualido” tras visitarle en prisión

“Habla con dificultad y cada cierto tiempo tiene que recostarse sobre la mesa para descansar”, narra Yulia Navalnaya

El opositor ruso Alexei Navalni y su esposa, Yulia Navalnaya, al volar rumbo a Moscú el pasado 17 de enero
El opositor ruso Alexei Navalni y su esposa, Yulia Navalnaya, al volar rumbo a Moscú el pasado 17 de eneroMARIA VASILYEVAREUTERS

La rusa Yulia Navalnaya, esposa del líder opositor Alexei Navalni, visitó hoy por vez primera a su marido en la prisión en la que cumple una condena de dos años y medio, y alertó de que está “escuálido”.

“Nunca había visto un rostro tan escuálido, pero no tiene intención de rendirse”, escribió Naválnaya en Instagram.

El mensaje está acompañado de una foto de la mujer del opositor con el centro penitenciario número 2 de la región de Vladímir, a unos cien kilómetros de Moscú, al fondo. “Habla con dificultad y cada cierto tiempo tiene que recostarse sobre la mesa para descansar”, dijo.

También destacó que su marido adelgazó “mucho” desde que entrara en prisión y, más aún, desde que se declarara en huelga de hambre el 31 de marzo.

“Pesa 76 kilos, cuando mide 1,90. Después de mi cita con Alexei estoy aún más preocupada por él”, señaló Navalnaya, que habló con su marido por teléfono y a través de un cristal.

También aludió a la denuncia que Navalni tiene previsto presentar contra la cárcel por impedirle leer el Corán, según explicó él mismo en Twitter. “Los libros son todo para nosotros”, dijo Navalni, que ya abandonó la enfermería en la que fue ingresado debido al deterioro de su estado de salud.

Navalni ha perdido 16 kilos desde que ingresara en prisión en febrero y 9 desde que iniciara su huelga de hambre en protesta por la negativa de los servicios penitenciarios a que fuera examinado por un médico de confianza.

El opositor, que sufre una doble hernia y una protusión discal, denunció que la administración amenaza con alimentarle de manera “forzosa”.

Al respecto, los servicios penitenciarios informaron hoy de que los exámenes médicos a los que fue sometido Navalni el pasado 6 de abril demostraron que el estado del reo, que no ha contraído ni coronavirus ni turberculosis, es “satisfactorio”.

Los aliados de Navalni y Amnistía Internacional denuncian que las autoridades rusas están sometiendo al político a “una muerte lenta”.

El líder opositor, que ya estuvo en coma en agosto de 2020 tras ser envenenado con un agente químico, ha acusado al presidente ruso, Vladimir Putin, de haber ordenado su asesinato al Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB).