World Press Photo: estas son las imágenes nominadas a mejor foto del año

Los ganadores serán anunciados hoy en una ceremonia virtual. Un total de 4.315 fotógrafos de 130 países presentaron este año 74.470 imágenes al concurso

Un total de seis fotografías buscan ser la mejor del año en el World Press Photo 2021
Un total de seis fotografías buscan ser la mejor del año en el World Press Photo 2021World Press PhotoLa Razón

El reconocido concurso World Press Photo Contest, que premia a las que considera como las mejores fotografías del mundo durante al año anterior, anuncia hoy 15 de abril de manera virtual -como ya hiciera en 2020- a los ganadores de las distintas categorías del certamen que analiza sus instantáneas del 2020.

En esta edición número 64, la pandemia de la covid-19 y sus efectos fueron el objetivo de muchos de los trabajos de estos profesionales del fotoperiodismo. También hay otras temáticas que van desde la lucha contra la invasión de langostas del desierto y la explosión en el puerto de Beirut hasta el conflicto de Nagorno Karabaj. Otras historias documentan las protestas sociales en todo el mundo, los efectos del cambio climático y relatos sobre los derechos de las mujeres y de los pueblos indígenas.

En total hay nominados 45 fotógrafos de 28 países, entre los que se cuentan Argentina, Brasil, Perú, Estados Unidos o España. No obstante, se han presentado al World Press Photo 2021 un total de 4.315 fotógrafos de 130 países con más de 74.00 imágenes, un importante incremento de propuestas con respecto al año anterior.

Estas son las seis fotografías que buscan ser la mejor del año y la historia que envuelve a cada una:

El primer abrazo de la pandemia (Mads Nissen)

Mads NissenLa Razón

Rosa Luzia Lunardi (85) es abrazada por la enfermera Adriana Silva da Costa Souza, en la residencia Viva Bem, Sao Paulo, Brasil, el 5 de agosto de 2020. Este fue el primer abrazo que Rosa recibió en cinco meses. En marzo, los hogares de adultos mayores del país habían cerrado sus puertas a todos los visitantes como resultado de la pandemia de la Covid-19, lo que impidió que millones de brasileños visitaran a sus familiares.

Un hombre herido tras la explosión en Beirut (Lorenzo Tugnoli)

Lorenzo TugnoliLa Razón

Un hombre herido se encuentra cerca del lugar de una explosión masiva en el puerto de Beirut, Líbano, mientras los bomberos trabajan para apagar los incendios que envolvieron los almacenes después del estallido el 4 de agosto de 2020.

Lucha contra la invasión de langostas en África oriental (Luis Tato)

Luis TatoLa Razón

Henry Lenayasa, jefe del asentamiento de Archers Post, en el condado de Samburu, Kenia, intenta ahuyentar a un enjambre masivo de langostas que asola un área de pastoreo el 24 de abril de 2020. Los enjambres de langostas devastaron grandes áreas de tierra, justo cuando comenzaba el brote del coronavirus.

Salir de casa en Nagorno-Karabaj (Valery Melnikov)

Valery MelnikovLa Razón

Azat Gevorkyan y su esposa Anaik aparecen en la foto antes de salir de su casa en Lachin el 28 de noviembre. Muchos armenios abandonaron áreas que volverían al control de Azerbaiyán después de la Segunda Guerra de Nagorno-Karabaj. El distrito de Lachin fue el último distrito (de tres) abandonado por Armenia el 29 de noviembre de 2020.

La transición: Ignat (Oleg Ponomarev)

Oleg PonomarevLa Razón

Ignat fue acosado durante sus años escolares y el psicólogo de la escuela lo enfrentó luego de los rumores de que hablaba de sí mismo usando el género masculino. Ignat se sinceró con el psicólogo sobre su identidad de género, el primer extraño al que le había contado todo, pero pidió mantenerlo en secreto. Toda la escuela se enteró y los insultos y humillaciones se hicieron permanentes.

Debate en memoria de la emancipación de Lincoln (Evelyn Hockstein)

World Press Photo
World Press PhotoEvelyn HocksteinLa Razón

Anais, de 26 años, aboga por la eliminación del Monumento a la Emancipación con un hombre (derecha) que desea conservarlo, en Lincoln Park, Washington, el 25 de junio de 2020. El Monumento a la Emancipación muestra a Lincoln sosteniendo la Proclamación de la Emancipación en una mano, con la otra sobre la cabeza de un hombre negro con taparrabos, arrodillado a sus pies. Los críticos argumentan que la estatua es paternalista, degradante en su descripción de los estadounidenses negros, y que no hace justicia al papel que jugaron los negros en su propia liberación.