El submarino indonesio desaparecido está en una depresión a 700 metros de profundidad

Las posibilidades de rescatar la embarcación se reducen cada vez más, ya que solo tiene oxígeno hasta el sábado

El submarino indonesio KRI Nanggala-402 en una foto de archivo
El submarino indonesio KRI Nanggala-402 en una foto de archivoANTARA FOTOvia REUTERS

Los barcos de la Armada de Indonesia buscan el jueves un submarino que probablemente cayó a demasiada profundidad para ser rescatado, lo que reduce las posibilidades de supervivencia de las 53 personas a bordo. El jefe de la Marina indonesia, Yudo Margono, afirmó este jueves que el submarino tiene capacidad para unas 72 horas de oxígeno. Mientras tanto, varios países vecinos han prestado sus barcos de rescate para apoyar la compleja operación. El KRI Nanggala 402 con motor diésel estaba participando en un ejercicio de entrenamiento el miércoles cuando se perdió el contacto.

Las autoridades informaron de una mancha de petróleo y el olor a combustible diesel cerca de la posición de inicio de su última inmersión, a unos 96 kilómetros al norte de la isla turística de Bali, aunque no ha habido una prueba clara de que estén vinculados al submarino. La marina de Indonesia dijo que cree que el submarino se hundió a una profundidad de 600 a 700 metros, mucho más abajo de la profundidad de colapso estimada, en 200 metros, de acuerdo a una empresa que reacondicionó el buque en 2009-2012.

Ahn Guk-hyeon, funcionario de Daewoo Shipbuilding and Marine Engineering de Corea del Sur, dijo que la mayoría de los submarinos colapsan si se adentran más de 200 metros debido a la presión sobre el casco. Y añadió que su compañía actualizó gran parte de las estructuras y sistemas internos del submarino indonesio, pero actualmente carece de información sobre el barco porque no ha estado involucrado en ningún trabajo en los últimos nueve años.

Frank Owen, secretario del Instituto Submarino de Australia, también señaló que el submarino podría estar a una profundidad demasiado grande para que lo salve un equipo de rescate. “La mayoría de los sistemas de rescate en realidad solo tienen una capacidad de unos 600 metros”, dijo. “Pueden ir más profundo que eso porque tendrán un margen de seguridad integrado en el diseño, pero las bombas y otros sistemas que están asociados con que pueden no tener la capacidad para operar. Para que puedan sobrevivir a esa profundidad, pero no necesariamente operar“.

Búsqueda del submarino

El ejército de Indonesia dijo que cinco barcos de la Armada y un helicóptero estaban participando en la búsqueda, mientras que un barco de reconocimiento hidro-oceanográfico equipado con capacidades de detección submarina se dirigía al lugar donde se detectaron los derrames de petróleo. Se espera que los barcos de rescate de Singapur y Malasia lleguen el sábado.

El ejército indicó que Australia, Estados Unidos, Alemania, Francia, Rusia, India y Turquía también han ofrecido asistencia. “La noticia del submarino desaparecido es profundamente preocupante”, dijo la ministra de Relaciones Exteriores de Australia, Marise Payne, durante una visita a Nueva Zelanda. “Brindaremos toda la asistencia que podamos. No hay duda de que la búsqueda y los rescates submarinos son muy complejos “.

El ministro de Defensa australiano, Peter Dutton, calificó el incidente de “una terrible tragedia”. El hecho de que el submarino esté “en una parte muy profunda de las aguas” hace que sea “muy difícil para la recuperación o para la ubicación”, añadió. El ministro de Defensa de Singapur, Ng Eng He, confirmó que había enviado su barco de rescate submarino. “Nuestras fervientes oraciones y esperanzas están con la tripulación de KRI Nanggala, por su seguridad y resistencia”, escribió en Facebook.

La marina de Indonesia dijo que pudo haber ocurrido un fallo eléctrica durante la inmersión, lo que provocó que el submarino perdiera el control y no pudiera llevar a cabo los procedimientos de emergencia que le habrían permitido resurgir. Estaba ensayando para un ejercicio de lanzamiento de misiles que iba a tener lugar el jueves. El jefe militar Hadi Tjahjanto y otros líderes militares debían asistir.